Panorama: República Árabe Siria

En Siria, la capoeira ayuda a los niños palestinos a superar sus lesiones psicosociales

Imagen del UNICEF
© UNICEF Syria/2009
En el campamento de refugiados al-Tanf, en Siria, niños palestinos de origen iraquí practican capoeira, una expresión artística afrobrasileña que integra elementos de la danza, la música y las artes marciales.

Por Magda Qandil

CAMPAMENTO DE AL-TANF, República Árabe Siria, 2 de octubre de 2009  - En el campamento de refugiados de al-Tanf, localizado en una tierra de nadie de la zona fronteriza de Siria y el Iraq, los niños y niñas palestinos que han huido del conflicto armado en Iraq participan en diversas actividades orientadas a que superen sus lesiones psicosociales.

“Una vez les trajimos representaciones teatrales interactivas, otra vez payasos, y en tiempos más recientes lecciones de capoeira, que ha resultado la actividad que ha dado mejores resultados hasta ahora”, afirma Patrizia Giffoni, que desde hace un año y medio trabaja como asesora de actividades psicosociales en al-Tanf.

Su equipo, que cuenta con el apoyo de UNICEF, está formado también por un coordinador de proyecto llamado Mohammed Nayef y 20 voluntarios juveniles seleccionados entre los habitantes del campamento.

Una forma de liberar emociones

En la capoeira se combinan las artes marciales, la danza y la música. En el campamento de al-Tanf, las clases de capoeira están a cargo de CapoeirArab, una asociación siria que ya ha brindado capacitación a unos 2.500 niños, niñas y jóvenes, en su mayoría pertenecientes a comunidades con graves problemas sociales.

“Se trata de una forma de combate ritual en la que no hay contacto físico, sino visual”, explica Giffoni. “Sin embargo, contiene elementos simbólicos del ataque y la defensa, lo que permite que los niños manifiesten su ira y frustración de manera sana y saludable”.

La asesora agrega que la música, el ritmo y el canto coral de la capoeira ayudan a que los niños estabilicen sus emociones y entablen relaciones sociales armónicas.

Las clases de capoeira han sido muy útiles también para los demás habitantes del campamento de al-Tanf. A las sesiones no sólo asisten los niños, niñas y jóvenes sino también sus padres y abuelos, que participan tocando música, llevando el ritmo con las palmas y cantando.

La prestación de servicios

Las clases de capoeira también han sido enormemente valiosas porque han ayudado a los refugiados a mantener una actitud positiva a pesar de los varios incendios ocurridos en el campamento, que destruyeron muchos bienes, causaron lesiones a varias personas y ocasionaron varias muertes. Giffoni comenta que para los refugiados, los incendios son un doloroso recordatorio de todo lo que han perdido.

Según Christian Boysen, Oficial del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente, el campamento cuenta ahora con algunos elementos antiincendios, como mantas protectoras, guantes, extintores de pequeño tamaño y alarmas. Sin embargo, al-Tanf aún carece de cisternas de agua con equipos de bombeo y mangueras, imprescindibles para extinguir las llamas.

Pese a que Al-Tanf se encuentra bajo la jurisdicción del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados, sus pobladores reciben servicios de otros organismos de las Naciones Unidas.

El Alto Comisionado para los Refugiados tiene a su cargo la única escuela que funciona en el campamento y también presta servicios de atención de la salud. UNICEF, por su parte, financia los servicios de apoyo psicosocial que se brindan mediante proyectos que implementa la filial italiana de la ONG internacional Terre des Hommes.


 

 

Búsqueda