Sudán

Una joven que ha vuelto al Sudán meridional piensa en el referéndum y en la situación posterior

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sudan/2007/Warren
Woro Fatuma, de 19 años, ha regresado al Sudán meridional con su familia, que huyó de su casa ubicada cerca de Juba hace casi 14 años en los momentos más críticos de la guerra civil sudanesa que duró dos décadas.

JUBA, Sudán meridional, 7 de enero de 2011. Con el referéndum del Sudán meridional centrado en la independencia y programado para el 9 de enero, cientos de miles de sudaneses del sur del país están volviendo a sus casas para votar. Aunque algunos han recibido la ayuda del Gobierno sudanés meridional, otros muchos están regresando por sus propios medios en tren, por vía fluvial, aérea y por carretera.

Woro Fatuma, de 19 años, sus padres y sus cinco hermanos se encuentran entre los que han regresado desde Jartum, en el norte, y luchan por establecerse en un nuevo entorno. Viven en una improvisada construcción con tejado de paja en Gudele, una zona de viviendas de rápido crecimiento situada en las afueras de la ciudad de Juba.

Años escolares perdidos

Hace casi 14 años que la familia de Woro huyó de su casa cerca de Juba en los momentos más críticos de la guerra sudanesa, que duró dos décadas y terminó en 2005.

“Me acuerdo de que mis hermanos mayores dejaron de ir a la escuela o de visitar a sus amigos”, dijo Woro. Su padre, Samuel Fatuma, recordaba que entonces era difícil seguir viviendo en Juba ya que el acceso a la zona estaba restringido y los alimentos y otros productos básicos se acababan enseguida.

De manera que Woro y su familia salieron hacia Jartum a bordo de un avión de carga. “Cuando aterrizamos no sabíamos dónde ir”, dice Fatuma.

Durante la etapa que la familia Fatuma pasó en Jartum, Woro perdió más de cinco años de escolarización mientras la desplazada familia luchaba por sobrevivir. Cuando cumplió 12 años se matriculó por fin en la escuela primaria. Está previsto que acabe su educación primaria a finales de este año.

”Otro desplazamiento”

Después de haber realizado el agotador viaje de tres semanas a Juba, tras recorrer miles de millas en una barcaza por el Nilo, Woro ahora está ilusionada por continuar sus estudios cuando el año académico comience en abril en el Sudán meridional.

“No puedo permitirme otra interrupción. La edad va en mi contra”, dice. Sin embargo, la realización de sus estudios se producirá con los esfuerzos de su familia por progresar como telón de fondo.

“Esto es como otro desplazamiento”, señala Woro, “más o menos lo mismo que cuando llegamos a Jartum tras huir del sur, sólo que esta vez estamos en un lugar pacífico y tenemos algunos ahorros de los que deberemos depender durante unas pocas semanas”.

Decidida a conseguirlo

A pesar de los retos a los que se enfrenta, Woro dice que quiere terminar sus estudios rápidamente, hacerse enfermera y ayudar a ofrecer una atención sanitaria de calidad a las niñas y los niños del Sudán meridional. “Este sueño me mantiene despierta y centrada en mi escuela”, dice Woro.

La decisión de Woro representa la de muchas y muchos jóvenes cuyas familias están regresando a sus casas desde el norte.

“La realización de los sueños y aspiraciones de niños y jóvenes del Sudán meridional, como Woro, es crucial para la construcción de la nación”, dice la doctora Yasmin Haque, Directora de programa de UNICEF para el Sudán meridional. “No existe prioridad más importante que la de hacer posible que la generación actual de niños y niñas realice su potencial al máximo para sacar el mayor provecho de su talento y habilidades, y poner así fin a la pobreza y el sufrimiento que ha sido, durante demasiado tiempo, la realidad del Sudán meridional”.


 

 

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda