Sudán

El Representante de UNICEF en el Sudán ve señales de esperanza y oportunidades en medio del caos de Darfur

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Ted Chaiban, Representante de UNICEF en el Sudán, conversa con pobladores de la localidad de Jabal Mara, en Darfur meridional, una región bajo el control de las fuerzas rebeldes.

Por Amy Bennett

NUEVA YORK, Estados Unidos, 14 de marzo de 2007 – Ted Chaiban, Representante de UNICEF en el Sudán, regresó recientemente de la región sudanesa de Darfur, donde observó la situación y las condiciones en los campamentos para familias y niñas y niños desplazados, quienes no pueden regresar a sus hogares debido al violento conflicto que aún sacude a la región.

El Sr. Chaiban informó que en los campamentos que visitó, donde se han instalado entre 50.000 y 100.000 personas desplazadas, ya no hay lugar para albergar más gente. Y agregó que el desafío consiste ahora en encontrar otros sitios donde instalar a otras personas desplazadas que necesitan albergue, alimentos, agua y atención básica de la salud.

“La solución sería que se volviera a poner en marcha el proceso de pacificación”, comentó el Sr. Chaiban. “Las Naciones Unidas y la Unión Africana han aunado esfuerzos y restablecido sus vínculos con las partes en disputa a fin de lograr una solución política al problema. Resulta fundamental que se llegue a una solución inmediata porque no estamos en condiciones de absorber más personas desplazadas”.

Desafíos para los trabajadores humanitarios

“La situación de los trabajadores humanitarios en Darfur es muy difícil”, continuó diciendo el Sr. Chaiban. “Creo que deberíamos estar muy orgullosos de que no hemos sido superados por las circunstancias; de que hemos mantenido bajas las tasas de desnutrición y mortalidad y de que hemos podido vacunar a un número tan elevado de niños y niñas en los campamentos, así como brindarles educación escolar”.

En algunos campamentos, las labores humanitarias cesaron recientemente debido a problemas de seguridad. El Sr. Chaiban apuntó que los pobladores de los campamentos viven en estado de temor, especialmente de noche, y pasan sus días dedicados a actividades básicas de supervivencia, como recoger agua y leña y tratar de mantener unidas a sus familias.

Pero a medida que se establecen masivamente en los campamentos, los pobladores desplazados sienten la necesidad de mejorar sus vidas y las de sus familias e hijos. Y eso también, dijo el funcionario, constituyen un reto.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Los niños de un campamento instalado en Darfur forman fila para saludar a funcionarios de UNICEF de visita.

No sacrificar la educación de los niños

Brindar educación escolar a los niños y niñas en los campamentos, donde resulta difícil obtener alimentos, agua y techo, puede parecer un lujo. Pero UNICEF se ha propuesto convertir la tragedia en que viven los niños y niñas desplazados de Darfur en una oportunidad para que progresen.

“Hoy hay más niños que reciben educación escolar que nunca, incluso más que en el período previo al conflicto”, aseguró el Sr. Chaiban.

Gracias a los esfuerzos de UNICEF y sus aliados, muchos de esos niños y niñas están completando el octavo grado, que es el último del ciclo escolar primario en este país. Para ello asisten a clases en escuelas rudimentarias construidas con un armazón de acero y techadas con paja. Sin embargo, se trata de escuelas que funcionan perfectamente, y muchos niños y niñas que asisten a ellas se preparan para rendir los exámenes de ingreso a la escuela secundaria.

Una oportunidad extraordinaria para el Sudán meridional

El Sr. Chaiban señala que aunque los medios periodísticos se concentren en la situación de Darfur, y a pesar de que el conflicto y los campamentos continúen siendo los temas más importantes de la región, en el Sudán meridional se producen hechos positivos que no deberían ser ignorados. Esas circunstancias son el resultado del acuerdo de paz firmado en enero del 2005 por representantes del Sudán septentrional y el Sudán meridional, mediante el que se puso fin de manera oficial a la guerra civil más prolongada de la historia de África, ya que duró más de dos décadas.

“Una de las cosas más conmovedoras que he visto”, comentó el funcionario, “fue una familia desplazada que regresaba a su hogar en el Sudán septentrional. Llegaron cargando todas sus pertenencias sobre sus espaldas. Fue como una reunión familiar, algo hermoso de ver. Y ese fue uno de los resultados del proceso de paz, del que nosotros hemos sido en parte protagonistas”.

“Tenemos delante una de esas oportunidades que sólo se dan una vez por generación de ayudar a gente que ha vivido en situación de conflicto durante 20 años y en el subdesarrollo por más de 50. Tenemos la posibilidad de poner fin a esa situación, de manera que vamos a dar los pasos necesarios para que esa gente disfrute de un futuro mejor”.


 

 

Video (en inglés)

13 de marzo de 2007:
Ted Chaiban, Representante de UNICEF en el Sudán, se refiere a su reciente visita a los campamentos para personas desplazadas en Darfur.

 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda