Sudán

El Representante de UNICEF ve oportunidades en el Sudán meridional y necesidades urgentes en Darfur

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ04-0942/Shehzad Noorani
Un niño se lava la cara en el campamento para personas desplazadas de Krindig, en las afueras de El Geneina, la capital de Darfur Occidental. UNICEF respalda las actividades de rehabilitación e instalación de bombas de agua manuales y otros servicios de suministro de agua y saneamiento ambiental a los habitantes del campamento.

Por Sabine Dolan

NUEVA YORK, ESTADOS UNIDOS, 16 de marzo de 2006 – Ted Chaiban Representante de UNICEF en el Sudán, se encuentra hoy en Washington, D.C., donde se reúne con funcionarios de gobierno de los Estados Unidos para tratar la grave situación de Darfur y la región meridional del Sudán. El Sr. Chaiban hace especial hincapié en la necesidad urgente de crear mayor conciencia y de asignar más fondos para ayudar a millones de personas, en su mayoría niños, niñas y mujeres, que sufren las consecuencias del conflicto en todo el territorio sudanés. Después de sus reuniones en el Capitolio, el Sr. Chaiban se dirigirá a Londres y Berlín para participar en encuentros con otros representantes gubernamentales y donantes.

“En lo inmediato, confrontamos una grave crisis financiera en lo que respecta a la asistencia a la población de Darfur, y eso es algo que debemos resolver de inmediato”, explicó ayer el Sr. Chaiban en una entrevista realizada en la Sede de UNICEF en Nueva York. “Pero también necesitamos recursos para poder ayudar a que el Sudán en su conjunto avance hacia la recuperación y el desarrollo”.

Veinte años de conflicto

En la región sudanesa de Darfur sigue produciéndose una de las crisis humanitarias más graves del mundo. Unos 3,5 millones de personas –un número equivalente a la mitad de la población de la región antes de que se desatara el conflicto− sufren los efectos de esa crisis. Aproximadamente 1,8 millones de pobladores han sido desplazados por el conflicto.

A pesar de que el conflicto civil en el Sudán meridional ha disminuido en intensidad, los indicadores relacionados con los derechos de la niñez de la región figuran aún entre los peores del mundo. “En el Sudán meridional, uno de cada cuatro niños morirá antes de cumplir cinco años”, comentó el Sr. Chaiban. Y agregó que la tasa de mortalidad materna del Sudán meridional, del orden de 1.700 muertes por 100.000 nacidos vivos, es similar a la del Afganistán, y que apenas el 1% de las niñas de la región terminan la educación escolar primaria.

“De manera que las necesidades causadas por más de 20 años de conflictos y subdesarrollo son enormes”, destacó el Representante de UNICEF.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/ HQ04-0947/Shehzad Noorani
En una escuela del campamento para personas desplazadas en El Geneina, Darfur Occidental, una maestra dicta una clase a sus alumnos y alumnas de tercer grado.

La oportunidad de obtener resultados positivos

En enero de 2005, un acuerdo de paz integral entre el norte y el sur del Sudán puso fin oficialmente a lo que había sido la guerra civil más larga en la historia del África, ya que se había prolongado durante más de dos décadas. El Sr. Chaiban opinó que a medida que se va estableciendo la paz, el mejoramiento de la situación social y política ofrece la oportunidad de ayudar a esa región afectada por la crisis.

“El aspecto más excitante e interesante del actual trabajo en el Sudán”, comentó el Representante de UNICEF, “es que tenemos la oportunidad inédita de lograr avances reales y de carácter sostenible en pro de los niños y niñas”.

“Gracias al proceso de paz entre el norte y el sur, por primera vez podemos tratar de vacunar contra el sarampión a todos los niños y niñas; podemos tratar de que todos los niños y niñas que nunca asistieron a clase vayan a la escuela; podemos tratar de triplicar el número de puntos de abastecimiento de agua en el Sudán meridional y la regiones marginales del país, y podemos poner en marcha vastas campañas relacionadas con cuestiones que la sociedad debería confrontar de manera sistemática, como el VIH y la protección de la niñez”.

La escasez de fondos para Darfur

Entretanto, agregó el Sr. Chaiban, aún faltan muchos meses para que se logre un acuerdo político sobre la crisis en Darfur. UNICEF, otros organismos de las Naciones Unidas y diversos aliados locales prestan ayuda humanitaria a los niños y niñas vulnerables, así como a sus familias, concentrándose en cuatro aspectos fundamentales: el agua y el saneamiento ambiental; la salud y la nutrición; la educación, y la protección de la infancia. UNICEF también colabora en materia de suministro de socorro de emergencia y albergue a los pobladores desplazados por la violencia.

El Sr. Chaiban calculó que unos 2 millones de niños y niñas dependen en Darfur de las labores que desarrolla UNICEF para brindarles protección contra las enfermedades y los conflictos, así como para darles la oportunidad de ir a la escuela. Sin embargo, en vísperas de su gira por varias capitales occidentales, el funcionario advirtió que la grave escasez de fondos pone en peligro la posibilidad de que UNICEF siga brindando esa asistencia esencial a los niños y niñas de Darfur.

Tim Ledwith colaboró en la elaboración de este artículo.


 

 

Vídeo (en inglés)

15 de marzo de 2006:
Ted Chaiban, Representante de UNICEF en el Sudán, se refiere a la situación en Darfur y el Sudán meridional.

Anchura de banda
baja
| alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda