Sri Lanka

UNICEF presta ayuda a las familias desplazadas de la región oriental de Sri Lanka, donde las aguas han comenzado a retroceder

El Jefe de Comunicación de la Oficina de UNICEF en Sri Lanka viajó a las regiones de ese país afectadas por las inundaciones con un equipo del organismo internacional y elaboró el siguiente informe.

Por Mervyn Fletcher

BATTICALOA, Sri Lanka, 18 de enero de 2011 – Ha pasado una semana desde que las inundaciones en la región oriental de Sri Lanka revistieron su mayor nivel de gravedad, y la mayoría de las rutas y caminos continúan prácticamente intransitables. Para llegar a la apartada aldea a la que nos dirigimos, tenemos que desplazarnos en bote.

VÍDEO (en inglés): 17 de enero de 2011 - Mervyn Fletcher, Jefe de Comunicación de la Oficina de UNICEF en Sri Lanka, viaja a una apartada aldea de la zona oriental del país para comprobar la situación en que se encuentran las familias desplazadas por las recientes inundaciones.  Véalo en RealPlayer

 

Las familias que evacuaron esa aldea, cercana a Batticaloa, debido a la crecida de las aguas han comenzado a regresar a la misma tras permanecer seis días en terrenos más elevados y seguros. Muchos de los pobladores ya habían sufrido años de conflicto y las consecuencias del tsunami de 2004. Y ahora confrontan los efectos de la crecida de las aguas.

“¿Que vamos a hacer?"

Cuando los integrantes del equipo de UNICEF se encontraron con los habitantes de la aldea, estos veían por primera vez el estado en que quedaron sus hogares.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sri Lanka/ 2011/Madhok
Debido a la crecida de las aguas en toda la región, a la aldea de Karaiyakantivu, que se encuentra cerca de la ciudad de Batticaloa, en la parte oriental de Sri Lanka, sólo es posible llegar en bote.

“Perdimos todos los enseres domésticos, como las ropas de cama, las colchonetas y los utensilios de cocina”, explicó Kannakai, una mujer de edad avanzada. "Hace mucho frío. Nuestra vivienda y nuestros sembrados han quedado completamente destruidos. ¿Qué vamos a hacer?”.

Las nietas de Kannakai –Vithusalini, de 13 años, y Jeevitha, de 7– estaban ayudando a su abuela a recoger agua de un pozo cercano. Debido a que el agua estaba contaminada, la familia iba a hervir el agua antes de consumirla. Y luego se proponían recoger leña, una tarea mucho más difícil.

Problemas de salud y alimentación

Tres doctores recorren en bote esta región de Sri Lanka. Los médicos visitan las comunidades apartadas, a las que llegan con un baúl repleto de medicamentos. En la aldea de Naasivanthivu descubrieron que más de un millar de pobladores se habían refugiado en la escuela de la localidad,  que fue construida después del tsunami con fondos suministrados por UNICEF.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sri Lanka/ 2011/Madhok
En una escuela de la región oriental de Sri Lanka donde se albergan más de un millar de personas desplazadas por las inundaciones, algunos de los damnificados esperan turno para recibir atención médica de un equipo móvil de atención de la salud. Los desplazados que se encuentran en la escuela reciben ayuda de UNICEF.

Los tres doctores a cargo de la clínica móvil indicaron que en la región se ha registrado un aumento de los casos de enfermedades de las vías respiratorias y de diarrea. Desde que se produjeron las inundaciones, UNICEF vigila estrechamente la situación en materia de alimentación, especialmente el estado nutricional de los niños y niñas menores de cinco años.

“Desde antes de las inundaciones, en esta región había una alta tasa de prevalencia de desnutrición”, explica Kirupairajah Gowriswaran, Oficial de Salud y Nutrición de UNICEF. “Pero después de las inundaciones, hemos notado un aumento de los niveles de desnutrición infantil”.

Ayuda a las familias

La Oficina de UNICEF en Sri Lanka ya ha comenzado a dar respuesta a las necesidades de las familias de las zonas inundadas que perdieron sus hogares. A tal fin, ha distribuido tanques cisterna con capacidad para 1.000 litros de agua potable, así como colchonetas a las familias albergadas en las escuelas de la región.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sri Lanka/ 2011/Madhok
UNICEF ha suministrado agua potable, botiquines de higiene de emergencia, colchonetas y utensilios de cocina, además de instalar letrinas especiales, a los damnificados por las inundaciones en la región oriental de Sri Lanka que se albergan provisionalmente en esta escuela.

También se han entregado botiquines de higiene que contienen jabón, pasta dental y toallas, además de utensilios domésticos y de cocina. Además, UNICEF ha instalado en las zonas afectadas por las inundaciones letrinas sobre plataformas elevadas.

Una difícil recuperación

La vida de los damnificados, sin embargo, dista de ser normal. En una de las escuelas que se usan como albergues, por ejemplo, 11 familias deben compartir un aula de pequeñas dimensiones. Esos desplazados dicen que no pueden regresar a sus hogares porque sus viviendas continúan anegadas y porque han perdido todas sus pertenencias.

Se calcula que las inundaciones de Sri Lanka han causado el desplazamiento de unas 367.000 personas que ahora viven en albergues provisionales en 12 distritos del país. Aunque las aguas han comenzado a retroceder después de más de dos semanas de intensas lluvias, para UNICEF y sus aliados el reto de colaborar con las enormes operaciones de limpieza y recuperación recién comienza.


 

 

Audio

(en inglés) 17 enero 2011 – El jefe de comunicación de UNICEF en Sri Lanka, Mervyn Fletcher informa sobre las condiciones que afrontan  las familias desplazadas en la región oriental de Sri Lanka, afectada por las inundaciones.
AUDIO escuche

Enlaces

Búsqueda