África meridional - Países en crisis

Lesotho

Imagen del UNICEF
Este mapa no refleja ninguna toma de posición por parte del UNICEF con relación a la situación jurídica de ningún país o territorio ni el reconocimiento de ninguna frontera.

Casi medio millón de los 2,2 millones de habitantes de Lesotho atraviesan una grave crisis humanitaria que requiere la asistencia inmediata de la comunidad internacional.

  • Unos 85.000 niños menores de cinco años necesitan alimentación suplementaria de emergencia.
  • Unos 62.500 niños menores de cinco años requerirán asistencia alimentaria selectiva en 2002 y 2003.
  • Se calcula que unos 30.000 niños necesitarán alimentación terapéutica en los próximos 12 meses.
  • Unas 444.800 personas (lo que equivale al 32,4 % de la población y al 21% de la población total del país) necesitarán asistencia alimentaria selectiva en 2002 y 2003.
  • Unas 4.000 viviendas y unas 40 escuelas requieren con urgencia mejoras en sus instalaciones sanitarias.
  • Unas 2.000 viviendas y unas 20 escuelas requieren mejoras en el suministro de agua potable debido a la amenaza de las enfermedades transmitidas por el agua y relacionadas con el saneamiento ambiental.

Lesotho es uno de los países más pobres del mundo. Esa nación, cuyo ingreso per capita fue en 1999 de 415 dólares, es uno de los 49 países menos adelantados y ocupa el 120mo lugar entre los 162 países que integran el Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Se trata de una nación con bajo nivel de desarrollo económico, en la que el 58% de la población se encuentra por debajo del umbral de pobreza.

Los avances logrados en Lesotho durante los últimos decenios en materia de desarrollo humano y alivio de la pobreza están desapareciendo rápidamente debido a que el país sufre una de las pandemias de VIH/SIDA más graves del mundo. Se calcula que la tasa nacional de prevalencia de esa infección es del orden del 31%, y de más del 40% en Maseru, la capital. La pandemia amenaza los sectores productivos de la economía, la prestación de servicios sociales y la totalidad de la estructura social de la nación.

En años recientes se ha registrado una marcada disminución de la producción agrícola, de la cual depende un 80% de la población. Se calcula que en 2002 la producción agrícola será inferior en un 60% a la de los años normales; se trata de la segunda cosecha consecutiva significativamente inferior a lo habitual.

La crisis alimentaria se ve agravada debido al aumento de más del 14% de los precios del pan y los alimentos derivados de los cereales entre enero y febrero de 2002, y el incremento a casi el doble del precio del maíz tamizado y sin tamizar a partir de junio de 2001. Todas esas circunstancias afectan más profundamente a las familias más pobres.

El objetivo del Llamado Interinstitucional de las Naciones Unidas consiste en brindar apoyo al Gobierno de Lesotho para que pueda satisfacer las necesidades de los sectores de la población más gravemente afectados por la crisis. El Llamado apunta a la necesidad de ofrecer asistencia alimentaria de emergencia inmediata y a solucionar también graves problemas sanitarios y de nutrición, agrícolas y referidos al agua y el saneamiento ambiental. La ayuda se prestará sobre la base de las necesidades humanas, y de manera incondicional. Se dará consideración especial a los sectores más vulnerables y socialmente excluidos, entre ellos las personas de edad avanzada, las familias a cargo de mujeres y los niños.

Acciones necesarias a las que el UNICEF dará prioridad

  • Tomar las medidas requeridas para que durante el año próximo se suministre alimentación suplementaria inmediata a 85.000 niños y alimentación terapéutica a otros 30.000.
  • Suministrar apoyo nutricional, incluidos los suplementos de micro nutrimentos y la sal yodada, a 75.000 mujeres embarazadas y en lactación.
  • Encabezar una coalición de ONG para dar respaldo al Gobierno, a fin de que pueda dar respuesta a las necesidades en materia de alimentación de los sectores vulnerables de la población, especialmente los niños menores de cinco años.
  • Dar apoyo a los aliados a fin de aumentar la capacidad de detección precoz y gestión eficaz de las principales enfermedades infantiles.
  • Respaldar al Gobierno en sus esfuerzos por acelerar las labores de inmunización sistemática contra el sarampión en regiones determinadas.
  • Reforzar la capacidad de los agentes sanitarios, las organizaciones basadas en las comunidades y las ONG de poner en funcionamiento sistemas eficaces de nutrición y de vigilancia sanitaria.
  • Tratar de garantizar que las vidas de los niños afectados adquieran cierto grado de normalidad mediante la educación escolar. El UNICEF, en colaboración con el Ministerio de Educación y otros aliados, satisface las necesidades más imperiosas, como la carencia de materiales escolares, de libros de texto, de personal docente y de actividades recreativas.
  • Dirigir la evaluación inmediata de las necesidades educacionales y psicológicas de los niños en las regiones afectadas.
  • Continuar apoyando la construcción de aulas y la formación de clases escolares, el suministro de materiales para los refugios, la construcción de instalaciones de agua y saneamiento ambiental, y la capacitación de hasta 1.000 docentes acerca de los programas educacionales y psicosociales, entre ellos los que abarquen la educación sobre la higiene y los mensajes sobre la prevención del HIV/AIDS.
Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ00-0740/PIROZZI
Una madre y su hijo de corta edad sentados en un campo cercano a un centro para madres solteras y sus hijos, al que el UNICEF brinda respaldo cerca de Maseru, la capital de Lesotho. El centro ofrece cursos de alfabetización y brinda a las mujeres otras ap

The objective of the United Nations Inter-Agency Appeal is to support the Government in addressing the humanitarian needs of the population most severely affected by the crisis . The appeal covers the needs for immediate emergency food relief and addresses critical health and nutrition, agriculture, and water and sanitation problems. Assistance will be provided on the basis of human need alone and without conditionality. Special consideration is given to the most vulnerable and socially-excluded groups, including the elderly, female-headed households and children.

UNICEF priorities for action include:

  • Providing for the immediate supplementary feeding of 85,000 children and the therapeutic feeding of another 30,000 children in the next year.
  • Providing 75,000 pregnant and lactating women with nutrition support, including micronutrient supplements and iodized salt.
  • Leading a coalition of NGOs to support the Government in responding to the nutritional needs of the vulnerable population, particularly children under the age of five.
  • Supporting partners to improve early detection and effective management of the major childhood illnesses.
  • Supporting the Government in accelerating routine measles immunization in targeted areas.
  • Strengthening the capacity of health workers, community-based organizations and NGOs to implement effective nutrition and health surveillance systems.
  • Attempting to ensure that affected children have some sort of normalcy in their lives through education. UNICEF, together with the Ministry of Education and other partners, is addressing the most urgent needs, such as the lack of school materials, textbooks, teachers and recreational activities.
  • Leading a rapid assessment of the educational and psychological needs of children in affected areas.
  • Continuing to support the establishment of classrooms and provision of shelter materials, construction of water and sanitation facilities, and training of up to 1,000 teachers on educational and psycho-social programmes, including hygiene education and awareness messages on HIV/AIDS prevention.

 

 

Búsqueda