Somalia

UNICEF prepara la respuesta urgente para contener la propagación del cólera en Somalia

Por Eva Gilliam
 
NAIROBI, Kenya, 18 de agosto de 2011. El bebé de cinco meses de Foday Ali mira a su alrededor y da señales de vida por primera vez en cuatro días desde que fuera ingresado en la unidad de pediatría del centro Banadir en Mogadishu por desnutrición grave. La niña nació en un campamento para desplazados internos en Mogadishu tan sólo unos días después de que su madre completara una caminata de 25 km desde su hogar, situado al norte de El Ma'an.

VÍDEO: 15 de agosto de 2011. Concha Grijalba, de UNICEF, informa sobre los esfuerzos para contener la propagación del cólera y de otras enfermedades transmitidas a través de agua, mientras cientos de miles de familias huyen de la hambruna en Somalia.  Véalo en RealPlayer

 

“Mandé a mis otros seis hijos adelante de nosotros en un camión, pero nosotros fuimos a pie", explicó Foday. "No teníamos otra opción más que venir aquí. Nuestra última cabeza de ganado murió de hambre y no quería que a mis hijos les sucediese lo mismo".

La semana pasada, su recién nacido comenzó a sufrir vómitos y una diarrea grave, de modo que Foday trajo a la niña al hospital.

La enfermedad se propaga

Sólo en julio, el pabellón pediátrico del hospital de Banadir en Mogadishu ha visto casi 900 casos de diarrea acuosa agua: esto supera los casi más de 400 registrados en marzo. Estas enfermedades altamente contagiosas se propagan puesto que cada vez más somalíes abandonan sus casas y vienen a la capital. Aproximadamente el 75% de todos los casos de diarrea acuosa altamente infecciosa se producen entre los niños menores de cinco años.

“Los niños llegan gravemente deshidratados", explicó el Dr. Abdulla Abukar. "Primero se les hidrata de manera intravenosa o con sales de rehidratación oral y luego les administramos antibióticos y medicamentos antiparasitarios".

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Foday Ali, madre de siete hijos, con una de sus dos niños que recibe actualmente tratamiento contra la diarra acuosa aguda en el pabellón pediátrico del hospital Banadir de Mogadishu (Somalia).

El Dr. Abukar afirma que ha examinado recientemente ni más ni menos que 50 casos diarios.

La hambruna que azota la región ha forzado a cientos de miles de somalíes a venir a Mogadishu y a otros centros urbanos en busca de alimento. Muchos llegan en condiciones de desnutrición extrema. La afluencia de tan enormes cifras en las zonas urbanas y los campamentos de desplazados internos dentro de una área en la que el cólera tiene carácter endémico ha tenido consecuencias calamitosas.
 
“Por lo general, la diarrea está causada por un saneamiento muy deficiente y agua contaminada", expone el Dr. Osamu Okunii, Jefe de Supervivencia y desarrollo infantiles de UNICEF en Somalia. "Sin embargo, también se favorece por causa de una desnutrición aguda y la alimentación inadecuada de lactantes y niños de corta edad: si consumen agua antes de los seis meses de edad contraen la diarrea muy fácilmente".

La promoción de una higiene adecuada

Los aliados en materia de salud, nutrición y agua y saneamiento colaboran actualmente con los colectivos locales y recién llegados para minimizar el riesgo de contraer la enfermedad y las muertes subsiguientes. La falta de acceso a agua potable ha acrecentado el riesgo de un brote de enfemedad.

Abdurrahman Ahmed Abdi pertenece a la Asociación de profesionales de la salud del sistema público somalí de salud de Mogadishu y subrayó la importancia de enseñar a las personas las prácticas de saneamiento adecuadas, en particular cuando se trata de proteger el suministro de agua.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Estos niños padecen deshidratación grave y son tratados en el hospital Banadir de Mogadishu (Somalia).

“Estamos enseñando a la gente cómo clorar el agua, usar las letrinas y limpiar la zona que rodea sus refugios temporales", comentó Abdi. Organizamos grupos de desplazados internos que ayudan a limpiar su campamento y a enterrar sus desperdicios. Estas actividades son perentorias".

 

 

UNICEF brinda apoyo

Abdurrahman es uno de los numerosos promotores de higiene que va de puerta en puerta para facilitar educación saludable sobre higiene, así como conjuntos de rehidratación para tratar los casos nuevos de manera urgente. UNICEF suministra asimismo infusiones, antibióticos, sales de rehidratación y zinc en los hospitales locales.

UNICEF y las ONG aliadas también entregan suministros para el tratamiento doméstico del agua, letrinas y agua potable en los campamentos para desplazados internos y los centros de alimentación existentes para niños con desnutrición.

Muchos centros urbanos del sur de Somalia dependen de pozos poco profundos. Si estos no están protegidos o tratados con cloro, pueden convertirse en el perfecto caldo de cultivo para enfermedades transmitidas a través del agua. La Asociación de profesionales de la salud del sistema público somalí de salud, junto con otros aliados, distribuye suministros de cloro y ha tratado casi 217 fuentes de agua y aproximadamente 60 puntos de abastecimiento, en un servicio ofrecido a casi medio millón de residentes y desplazados internos de Mogadishu. Cientos de miles más en todo el sur del país se benefician de las actividades para la cloración de las fuentes de agua.


 

 

Búsqueda