Panorama: Filipinas

UNICEF y sus aliados responden ante la crisis de las inundaciones en Filipinas

Imagen del UNICEF
© UNICEF Philippines/2009/Alquinto
Una familia busca refugio en una tienda improvisada mientras esperan ser evacuados durante una inundación en Bocaue, al norte de Manila. Miles de personas en la capital de Filipinas y en los municipios aledaños quedaron aislados por las inundaciones tras el paso de la tormenta tropical Ondoy.

NUEVA YORK, Estados Unidos, 5 de octubre de 2009 - Más de un centenar de personas han muerto y centenares de miles se vieron obligadas a abandonar sus hogares debido a las inundaciones en Manila, la capital de Filipinas, y zonas vecinas provocadas por la tormenta tropical Ondoy hace una semana. Algunas zonas rurales se han visto afectadas por más inundaciones que han provocado algunas muertes el pasado fin de semana cuando otra tormenta, Parma, asoló principalmente la provincia septentrional de Luzon.

 Vea el VÍDEO

AUDIO: escuche

UNICEF expresó su profunda preocupación por el estado de bienestar de niños, niñas y familias que sufren los efectos de las inundaciones que afectaron a una cuarta parte de Manila y alrededores, además de otras provincias filipinas.

Suministros de emergencia

Como respuesta, UNICEF ha distribuido suministros de emergencia preposicionados, incluidos artículos tanto alimentarios como de otra índole. Mientras tanto, se han enviado 90.000 paquetes con pastillas potabilizadoras de agua y 650 equipos de depuración hídrica desde el almacén de suministros ubicado en Copenhague (Dinamarca), para prestar asistencia a las familias desplazadas que no tienen acceso a agua potable.

"Esto les permitirá disponer de agua potable, ya que estos [envíos] incluyen cisternas para el agua y tratamiento para potabilizar el agua", afirmó Jens Grimm, Especialista en logística de emergencias.

UNICEF está preparando el envío de suministros adicionales por valor de un millón de dólares estadounidenses para prestar asistencia a las familias y niños desplazados.

Imagen del UNICEF
© Reuters/Erik de Castro
Unos habitantes de Cainta Rizal, una localidad al este de Manila, vadean las aguas de las inundaciones causadas por la tormenta tropical Ondoy.

Como un maremoto

Un total de 3 millones de personas, incluido un millón de niños, han sido víctimas de Ondoy y de las inundaciones posteriores. Parma habrá afectado probablemente a otras 200.000 personas o más.

El Dr. Marinus Hotink, Jefe de la Sección de Salud de la Oficina de UNICEF en Filipinas, recorrió con su equipo diversos puntos de la región septentrional de Manila la semana pasada, donde evaluó los daños provocados por la peor tormenta de lluvia que se recuerde en los últimos 40 años.

“Los pobladores lo describen como un tsunami”, comentó el Dr. Hotink. “En una hora, aproximadamente, las aguas subieron entre cuatro y cinco metros sobre su nivel normal, lo que significa que las viviendas ubicadas a orillas del río, los puentes... todo quedó destruido”.

Las comunidades pobres se llevan la peor parte

El Dr. Hotink añadió que las comunidades pobres que habitan varios tugurios de la zona fueron las que sufrieron los peores efectos de la inundación.

“Hay muchas personas pobres que viven a la vera del río”, dijo. “Con los pocos medios de los que disponen, ya están tratando de limpiar los escombros y reconstruir sus viviendas. Esas personas han perdido todo”.

Aunque en la mayoría de los sitios inundados las aguas ya se han retirado, han dejado a su paso una cantidad inmensa de lodo y escombros.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Philippines/2009/Wurzel
Imágenes de devastación tras el paso de la tormenta tropical Ondoy por Manila.

“Debido a que gran parte de los desperdicios de la región normalmente va a parar al río, después de la crecida y la retirada de las aguas toda esa basura se ha acumulado sobre los árboles y las casas, y el olor es repugnante”, agregó el Dr. Hotink. “Los habitantes tratan de limpiar el lodo hediondo y verterlo nuevamente en el río con cubos y con las manos”.

Ayuda a los desplazados

Una de las mayores preocupaciones en materia de salud es la carencia de agua potable, que podría desatar brotes de enfermedades en las zonas afectadas por las inundaciones.

Vanessa Tobin, Representante de UNICEF en Filipinas, visitó las localidades de Taguig, Mandaluyong y Quezon, que figuran entre las zonas más afectadas por el desastre natural. La Representante dijo que estaba profundamente conmovida por el grado de devastación que habían sufrido muchas comunidades, pero que también había quedado muy emocionada ante la generosidad que demuestran los habitantes hacia sus vecinos.

Tobin apuntó que UNICEF participa activamente en las labores de suministro de socorro a las familias desplazadas, que incluyen botiquines médicos y de higiene, pastillas de purificación del agua, retretes portátiles y conjuntos de artículos para las familias, como mantas y jabón. "También estamos colaborando con el Gobierno y otros organismos de asistencia comunitaria para cubrir cualquier deficiencia que se produzca en materia de prestación de ayuda a los afectados”.

UNICEF también toma medidas para subsanar los efectos a largo plazo del desastre natural en los niños y niñas, como la amenaza a su salud que representan las inundaciones y la carencia de agua potable. A ello se suma la preocupación que impera en la región por otras dos tormentas tropicales que podrían desencadenarse próximamente, con sus consiguientes resultados devastadores.


 

 

Vídeo (en inglés)

30 de septiembre de 2009: El Especialista en logística de emergencias, Jens Grimm, informa sobre la respuesta de UNICEF a las inundaciones en masa ocurridas en Filipinas.
 VÍDEO alta | baja

Audio (en inglés)

5 de octubre de 2009: UNICEF Radio entrevista a Joseph Cataan, un superviviente de 20 años de edad y a Vanessa Tobin, la Representante de UNICEF en Filipinas acerca de las recientes inundaciones y el tifón que han asolado el país.
AUDIO escuche

29 de septiembre de 2009: El Dr. Marinus Hotink, Jefe de la Sección de Salud de la Oficina de UNICEF en Filipinas, se refiere a las graves inundaciones provocadas por la reciente tormenta tropical Ondoy.
AUDIO escuche

Enlaces

Galería fotográfica

Búsqueda