Estado de Palestina

Una madre de Naplusa se repone de su dolor: “Fátima me ayudó”

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2009-0174/Pirozzi
En un campamento de refugiados de la ciudad de Naplusa, en Cisjordania, Fatima Alshopy conversa con Maha Qatouny (der.). La Sra. Qatouny sufrió un aborto tras ser alcanzada por una bala perdida en su hogar cuando estaba embarazada de siete meses.

Por Chris Niles

NAPLUSA, Territorio Palestino Ocupado, 9 de junio de 2009 – Varias veces por mes, Fatima Alshopy recorre las estrechas callejuelas del campamento de refugiados número 1 de la ciudad de Naplusa, en Cisjordania, para visitar a Maha Qatouny, madre de tres niños, que recientemente sufrió una pérdida terrible.

Vea el VÍDEO:

“Me desperté alrededor de las dos de la mañana en medio de un intenso tiroteo”, recuerda la Sra. Qatouny. “Mis hijos estaban gritando. Cuando me dirigía al baño, a corta distancia de la habitación, un proyectil que entró por la ventana me penetró por la espalda y salió por el abdomen. Llevaba siete meses de embarazo”.

El dolor de una pérdida

La Sra. Qatouny tuvo al menos la suerte de salir con vida. Sin embargo, vivió durante varios meses con el dolor de haber perdido a su bebé. Cuando la Sra. Alshopy visitó a la familia por primera vez, los hijos de la Sra. Qatouny se habían atrasado en sus estudios escolares y la mujer no era incapaz de salir de casa.

“Me sentía cada vez más nerviosa”, explica la Sra. Qatouny.

La Sra. Alshopy integra una red de asesores capacitados financiada por UNICEF y la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comunidad Europea. El apoyo de ambos organismos ha hecho posible que sus aliados locales puedan prestar asistencia de manera coordinada a los palestinos que sufren las consecuencias de la violencia constante.

Un equipo cualificado

“Hemos logrado crear un equipo cualificado, que puede intervenir con éxito en las situaciones de crisis y emergencias”, apunta Mustafa Oumar, Director de la Asociación Cristiana de Jóvenes de Naplusa.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2009-0178/Pirozzi
Tres niñas juegan en un centro acogedor para los adolescentes en la aldea de Beitfourik, al este de Naplusa. El centro, que recibe apoyo de UNICEF, ofrece educación y actividades recreativas a 70 niñas.

UNICEF y la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comunidad Europea colaboran desde 2003 en el Territorio Palestino Ocupado, donde ejecutan programas que no sólo prestan asistencia directa a los niños y niñas –como los que les ofrecen espacios seguros donde pueden aprender y jugar sin exponerse a peligros– sino que ayudan a las familias a liberarse de la pesada carga que la violencia impone sobre ellas y sobre sus relaciones personales..

El compromiso de ambos organismos ha posibilitado que los integrantes de la red de expertos altamente capacitados ayuden más eficazmente a un número mayor de palestinos necesitados.

Ayuda en muchos frentes

“Los fondos que recibimos de UNICEF nos ayudan en muchos frentes”, detalla el Sr. Oumar. “Antes de recibir ayuda de UNICEF tuvimos problemas para elaborar y poner en práctica las labores de capacitación, los programas para los niños y niñas y los cursos de capacitación psicológica”.

Gracias a las visitas que le hace Fatima Alshopy, la Sra. Qatouny ha comenzado a reponerse lentamente de su trauma y su dolor. La Sra. Alshopy también ha brindado orientación al marido y a los hijos e hijas de la atormentada mujer.

“Fatima me ayudó. Se convirtió en mi amiga, y yo me acostumbré a estar con ella”, explica la Sra. Qatouny. “Gracias a Dios, ahora me siento mejor”.


 

 

Vídeo (en inglés)

La corresponsal de UNICEF, Chris Niles, informa sobre la manera en que una joven madre de Cisjordania recuperó la esperanza con la ayuda de UNICEF y de l Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comunidad Europea.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Alianza de UNICEF y la Unión Europea

Búsqueda