Myanmar, República de la Unión de

UNICEF se centra en restaurar la normalidad para los jóvenes supervivientes del ciclón Nargis

Imagen del UNICEF
© UNICEF Myanmar/2008
Kaung Myat, de 12 años de edad, y su hermano Aung Myint Myat, de ocho, entre los escombros de lo que fuera la choza de bambú de su familia en la aldea de Gyo Phyu, en la región sudoccidental de Myanmar.

GYO PHYU, Myanmar, 12 de mayo de 2008 – “Cuando el agua comenzó a subir, huimos a los terrenos más elevados”, explicó Kaung Myat, de 12 años de edad, rodeado de los escombros de lo que fuera la choza en que vivía con su familia en la aldea de Gyo Phyu, que forma parte del municipio de Kungyangone, en la provincia de Yangon, en Myanmar meridional.

Una semana después de que su familia perdiera todas sus pertenencias tras el paso del ciclón Nargis por la región del delta del Irrawaddy, el niño no atinaba a describir con palabras la situación de su familia. Afortunadamente, tanto él como su hermano Aung Myint Myat, de ocho años, tienen donde vivir. Sin embargo, ambos están preocupados porque ignoran cuándo se reanudarán las clases escolares.

Ese es un tema que también preocupa a UNICEF. El nuevo año escolar debería comenzar el 1 de junio, pero teniendo en cuenta que un 90% de las escuelas de la región fueron destruidas por el desastre natural, quedan por resolver enormes complicaciones logísticas.

Escuelas en una mochila

La escuela a la que asistían hasta ahora Kaung y Aung es uno de los 3.000 establecimientos de enseñanza de Myanmar que han sufrido graves daños debido al ciclón y a las posteriores inundaciones. Ambos desastres naturales han dejado en suspenso la educación escolar de unos 500.000 niños y niñas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ08-0320
Ayudado por sus dos hijos, un hombre carga en su bicicleta un paquete de suministros de ayuda del UNICEF en Kunyangon, una localidad de Yangon meridional que sufrió los embates del ciclón.
La Oficina de UNICEF en Myanmar colaborará con la reparación y renovación de las escuelas dañadas y ayudará a organizar sitios de enseñanza provisorios y seguros para los alumnos de las escuelas que deban ser reconstruidas.

UNICEF también ha ordenado grandes cantidades de “escuelas en una mochila”, la versión más ligera de la “escuela en una caja”. En ambos casos, se trata de conjuntos de elementos y materiales para el aprendizaje y el esparcimiento que se han empleado con éxito en situaciones de emergencia anteriores.

La reanudación del proceso de aprendizaje

Cream Wright, Jefe de Educación de UNICEF, afirmó que los niños y niñas afectados por el ciclón debería ser instalados “a la brevedad posible en ámbitos seguros, de manera que se les pueda brindar apoyo para que se recuperen de las lesiones psicosociales que puedan haber sufrido, y para que puedan reanudar el proceso de aprendizaje”.

“Lo más importante de la educación es que constituye el primer paso para devolver a sus vidas una sensación de normalidad”, agregó el Dr. Wright. “La educación logra eso porque pone a los niños en una situación en la que están seguros. Nuestra prioridad no es que se les enseñe y que aprendan sino que sientan que están en un ámbito seguro”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ08-0336/Jensen
En el depósito central de suministros de UNICEF en Copenhague, Dinamarca, un trabajador apila cajas de suministros de emergencia destinados a los damnificados por el reciente ciclón en Myanmar.
Debido a que UNICEF había hecho acopio preventivo de materiales de construcción, pudo comenzar de inmediato a reconstruir las escuelas más dañadas. Y en los sitios donde las escuelas han quedado totalmente destruidas, el organismo internacional crea ámbitos de aprendizaje seguros.

Información y educación

Como parte de sus labores de socorro, UNICEF se propone distribuir radios de cuerda, para que los niños y niñas que no puedan asistir a clases tengan al menos la oportunidad de recibir información y lecciones escolares por radio.

“Se trata de un recurso con un enorme potencial, tanto en materia de educación como de información”, dijo el Dr. Wright. “Si se comienza con el juego y se avanza paulatinamente hacia la educación estructurada se pueden reanudar las actividades escolares mientra se trata de crear espacios seguros. Y los padres también sienten que las vidas de sus hijos están retornando a la normalidad”.

UNICEF continúa despachando suministros de emergencia desde su depósito central, en Copenhague. Esos envíos contienen botiquines de emergencia, glucosa de uso intravenoso, máscaras y guantes. UNICEF también envía desde Dubai conjuntos familiares de materiales básicos del agua, mientras que el personal de la Oficina de Bangkok prepara el envío de “escuelas en una mochila” para que los niños y niñas de Myanmar puedan reanudar su educación a la brevedad posible.

Los suministros serán distribuidos por el Gobierno y la Cruz Roja de Myanmar, con el apoyo del personal de UNICEF.


 

 

Vídeo (en inglés)

12 de mayo de 2008: 
Cream Wright, Jefe de Educación de UNICEF, se refiere a la manera en que la educación escolar ayuda a los niños y niñas de Myanmar afectados por el ciclón a recuperar la sensación de normalidad en sus vidas.
 VIDEO  alta | baja

10 de mayo de 2008:
Shanelle Hall, Directora de la División de Suministros de UNICEF, habla sobre los envíos que realiza UNICEF a Myanmar desde su depósito central, localizado en Copenhague.
 VIDEO  alta | baja

9 de mayo de 2008:
Chris Niles, corresponsal de UNICEF, informa sobre la necesidad inmediata de agua potable en las regiones de Myanmar afectadas recientemente por un ciclón.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Audio (en inglés)

9 de mayo de 2008:
Niki Abrishamian, que dirige la Sección de Educación de la Oficina de UNICEF en Myanmar, describe los daños que sufrieron las escuelas de ese país debido al reciente ciclón.
AUDIO escuchar

8 de mayo de 2008:
Juanita Vasquez, Oficial a cargo de la Oficina de UNICEF de Myanmar, comenta acerca de la devastación de la que fue testigo en la región del delta del Irrawaddy.
AUDIO escuchar

Búsqueda