Mauritania

Entrevista con Mike Golden: La lucha contra la desnutrición en Mauritania

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mauritania/2012
El experto en nutrición Mike Golden habla con un participante en los talleres de capacitación de la salud respaldados por UNICEF para gestionar las complicaciones asociadas a la desnutrición aguda grave, en Nuakchot (Mauritania).

Por Anthea Moore

NUAKCHOT, Mauritania, 30 de abril de 2012. En el mundo de la nutrición, el erudito Mike Golden es lo más parecido personaje famoso. Golden es célebre por su trabajo en la elaboración de la Fórmula 100 (F-100), la base de los alimentos terapéuticos con que se trata la desnutrición.

Golden está de visita en Nuakchot (Mauritania) para capacitar al personal de salud regional, los pediatras y los médicos en el tratamiento de la desnutrición aguda grave y sus complicaciones médicas. El seminario, que recibe apoyo de UNICEF, contó con la participación de los trabajadores de salud gubernamentales, las ONG y UNICEF.

La capacitación fue muy importante para Mauritania. Las regiones del sur del país se encuentran en medio de una crisis de nutrición que forma parte de la crisis alimentaria que afecta a gran parte de la región africana del Sahel. La inseguridad alimentaria afecta actualmente a unas 700.000 personas en Mauritania. Ya se ha determinado que más de 35.000 niños sufren de desnutrición aguda general, y más de 5.000 de ellos padecen una desnutrición aguda grave, un problema que amenaza la vida. Hasta 12.600 niños podrían sufrir desnutrición aguda grave este año.

UNICEF.org: ¿Cómo llegó a trabajar en la desnutrición?

Mike Golden: Empecé hace 40 años como gastroenterólogo en el Reino Unido. Me di cuenta de que los pacientes celíacos y con la enfermedad de Crohn no se estaban muriendo de estas enfermedades, sino de desnutrición. Así que me fui a Jamaica para estudiar la desnutrición. Dirigí un equipo de investigación de 60 empleados durante 12 años, y estudiamos todos los aspectos de la desnutrición. Nos fijamos en la bioquímica, la neurología, la psicología, la antropología, así como los aspectos psicosociales y de desarrollo. A partir de este trabajo elaboramos la Fórmula 100 y contribuimos a redactar el manual de la Organización Mundial de la Salud [OMS] para el tratamiento de la desnutrición.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mauritania/2012
El experto en nutrición Mike Golden y los trabajadores de salud y médicos regionales posan todos juntos después de una sesión de capacitación en Nuakchot (Mauritania).

UNICEF.org: ¿Por qué la F-100 ha sido tan importante para el tratamiento de la desnutrición?

MG: En la elaboración de la F-100 realizamos todos los métodos técnicos para producir un producto que fuese fácil de usar .Parece sencillo, pero hay mucha ciencia detrás. Llevó 17 años diseñar la F-100 para conseguir que todo lo que una enfermera tenga que hacer sea abrir el paquete y disolverlo en agua.

UNICEF.org: ¿Qué desafíos afrontan los trabajadores de la salud de Mauritania en el tratamiento de la desnutrición?

MG: El personal de salud de Mauritania está trabajando en un sistema de salud que necesita desarrollarse: se necesitan más enfermeras y una mejor coordinación entre los centros de salud y los hospitales. Estuve aquí en 2007 y la situación ha mejorado. Ahora hay un montón de gente con una sólida base en materia de desnutrición. También hay una facultad de medicina y Mauritania está a punto de abrir seis escuelas de enfermería, pero también serviría de ayuda establecer oficinas de distrito contra la desnutrición, además de tener los servicios hospitalarios y de salud combinados y con capacidad para hacer que se cumpla la cooperación.

UNICEF.org: ¿Por qué persiste la desnutrición?

MG: Ningún país va a deshacerse de la desnutrición hasta que disponga de crecimiento económico y movilidad social. La posibilidad de disponer de movilidad social es muy importante; cambia a las sociedades de una manera formidable. Cuando hay desnutrición importante, existe una falta de movilidad social. Las personas desnutridas provienen de los sectores más pobres de la sociedad. Los médicos vienen de la élite y de las clases medias y, a menudo, no entienden cómo viven los pobres.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mauritania/2012
El experto en nutrición Mike Golden lleva a cabo una sesión de capacitación dirigida al personal de salud y los médicos regionales sobre cómo tratar las complicaciones de la desnutrición aguda grave en Nuakchot (Mauritania).

Los pobres tienen aptitudes increíbles para vivir sin casi nada, pero no pueden permitirse el lujo de correr riesgos. No pueden permitirse el lujo de correr el riesgo de creerte si les pides que hagan algo innovador. Si yo le pido a usted que gaste 50 dólares en algo que yo le digo que le va a ayudar, usted lo intentará y tal vez funcione. Ellos no lo harán. No pueden permitirse el lujo de correr el riesgo. Esperarán hasta que vean que ha funcionado en otras personas.

UNICEF.org: ¿Qué podemos hacer para ayudar a conseguir el fin de la desnutrición?

MG: Lo que se necesita ahora es que los servicios de salud más importantes investiguen la manera de prestar servicios con eficacia a los pobres en lugares como Mauritania. Tenemos que maximizar la eficiencia de un pequeño número de personal que no siempre está bien capacitado. Si tenemos un sistema donde los médicos enseñan a las enfermeras y éstas capacitan a sus asistentes, el personal superior puede impulsar al personal subalterno.

Las enfermedades derivadas de la pobreza, como la desnutrición, necesitan médicos sociólogos y antropólogos, gente que vaya a las comunidades, que viva con ellos, que les entienda y que les ayude sin imponer un modelo occidental. Y tenemos que pensar de manera innovadora. Probablemente el invento más importante para la medicina en África sea el teléfono móvil, que permite a los pacientes aislados y a los trabajadores de la salud obtener consejo médico.

Tenemos que pensar de forma original, vivir con la gente y entenderles. Este pensamiento marcará la diferencia.


 

 

Búsqueda