Madagascar

La tormenta tropical Hubert deja un saldo de decenas de muertos y miles de damnificados en Madagascar

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010
Tsimba Joël recupera lo que quedó de su hogar y sus pertenencias en la aldea de Tsiatosika, en la región oriental de Madagascar.

Por Fatratra Andriamasinoro and Katharina Koeller

DISTRITO DE MANANJARY, Madagascar, 19 de marzo de 2010 – Una semana después que la tormenta tropical Hubert sembrara el caos en las poblaciones costeras de la región suroriental de Madagascar, las aguas de las crecidas se han retirado y las familias comienzan a regresar a sus viviendas en el distrito de Mananjary.

Pero las zonas vecinas a este distrito aún son inaccesibles, y a varios distritos sólo se puede llegar por mar. El distrito que sufrió más daños fue el de Ikongo, en la parte suroriental de la isla, seguido por el de Mananjary.

"Perdí todo"

Los desprendimientos de tierra que provocó la tormenta interrumpieron el servicio eléctrico e inutilizaron las redes de comunicación. En el distrito de Manakara, localizado al sur de Mananjary, 273 familias permanecen aún en refugios provisionales.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010
Tras el paso de la tormenta tropical Hubert, los alumnos y el personal de la escuela Mahamasina secan los empapados y dañados artículos escolares.

Tsimba Joël, un residente de la aldea de Tsiatosika, localizada a unos 10 kilómetros de Mananjary, presenció la muerte de tres integrantes de su familia como resultado de la tormenta.

“Perdí todo”, explica. “Varios miembros de mi familia perdieron la vida. Nuestras viviendas quedaron completamente enterradas por los desprendimientos de tierra. Tratamos de recuperar todo lo que podemos del lodo, pero me siento totalmente desilusionado”.

Las labores de UNICEF

Pese a las sanciones impuestas recientemente debido a los disturbios políticos que sacuden al país desde 2009, cuando Andry Rajoelina asumió el cargo como presidente del gobierno de transición de Madagascar, el país ha movilizado recursos y personal para paliar las consecuencias del desastre natural.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2010
Los caminos de las zonas costeras de la región suroriental de Madagascar están anegados desde el 10 de marzo, cuando la isla fue azotada por la tormenta tropical Hubert.

UNICEF y sus aliados distribuyen mantas, mosquiteros y equipos y materiales de purificación del agua a las familias afectadas. La Oficina nacional de gestión de las situaciones de desastre colabora estrechamente con UNICEF y las autoridades locales para evaluar la gravedad de la situación y elaborar la respuesta adecuada.

“Las situaciones de emergencia de esta intensidad debilitan de manera considerable los mecanismos para superar la situación con que cuentan las familias ya vulnerables de este país, donde 7 de cada 10 habitantes son pobres”, explica Bruno Maes, Representante de UNICEF en Madagascar. “En situaciones como ésta, la misión de UNICEF consiste en salvar las vidas de los niños y niñas y prestar apoyo técnico, logístico y financiero”.


 

 

Búsqueda