Panorama: Líbano

Los refugiados palestinos en el Líbano septentrional sufren a causa del desplazamiento y las necesidades

Imagen del UNICEF
© UNICEF Lebanon/2007/Ireland
Varios niños juegan con voluntarios juveniles de UNICEF en Baddawi, donde buscaron refugio sus familias al desatarse los enfrentamientos armados en el campamento de refugiados palestinos de El Bared, cerca de Trípoli.

Por Blue Chevigny

NUEVA YORK, 1 de junio de 2007 – Ante la persistencia de los problemas que sufren los refugiados palestinos en el Líbano septentrional, quienes han sido desplazados debido al conflicto armado en el campamento de El Bared, cerca de Trípoli, UNICEF continúa dando respuesta a la crisis de manera coordinada con el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas y otros aliados.

Ese conjunto de organismos y organizaciones colabora con el propósito de satisfacer las necesidades urgentes de los niños y niñas refugiados, así como las de sus familias, que sufren los efectos de los conflictos y graves carencias en materia de servicios básicos. El Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas calcula que unas 21.000 personas ya han abandonado el campamento de El Bared.

Los refugiados se han instalado, en su mayoría, en el cercano campamento de Baddawi, donde se albergan en cinco escuelas que han sido convertidas en refugios para los desplazados, así como con familias anfitrionas que los reciben a pesar de que ya viven en condiciones de hacinamiento. Otros refugiados han abandonado completamente la región septentrional del Líbano y se han dirigido a otros puntos del país.

Algunas señales de progreso

UNICEF y sus aliados prestan servicios de suministro de agua y saneamiento, atención de la salud, higiene y asistencia médica a los pobladores afectados. Nicole Ireland, especialista en comunicación de UNICEF, informa que la organización desempeña un papel preponderante con respecto a la educación y protección de los niños y niñas en los campamentos, donde la situación afecta particularmente a las mujeres y los niños.

“Viven en circunstancias muy anormales”, dijo la Sra. Ireland en referencia a los niños y niñas refugiados. “Los niños no pueden ir al escuela y sus familias han sufrido desplazamiento”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Lebanon/2007/Ireland
Un niño proveniente de El Bared participa en una clase de arte de un centro de recreación infantil y juvenil localizado en el campamento de Baddawi, en la región septentrional del Líbano. El centro de recreación recibe apoyo de UNICEF.

Sin embargo, una semana después de la llegada de los niños y las familias al campamento de Baddawi, ya hay algunas señales de progreso. “Se entretienen en un patio de recreo que cuenta con toboganes y columpios, y además realizan juegos estructurados”, indica la Sra. Ireland. “Ayer, cuando visité el lugar, a los chicos les estaban pintando las caras de colores, y además dibujaban y organizaban partidos de fútbol”.

“Lo más importante”, añade, “es que vi muchas caras sonrientes. Resulta increíble cuán resistentes pueden ser estos niños y niñas cuando pueden disfrutar de un mínimo de normalidad”.

Bienestar físico y emocional

UNICEF también trata de garantizar el bienestar psicosocial de los niños y niñas del campamento de Baddawi mediante la coordinación de las actividades en un centro de recreación juvenil que allí funciona.

Para algunos niños y niñas, lo importante es poder volver pronto a la escuela. “Hay unos 1.000 jóvenes de 15 a 17 años que tienen que rendir pronto exámenes de clasificación que pueden pesar en su educación futura”, señala la Sra. Ireland. “Para ayudarlos, UNICEF organiza su transporte en autobuses hasta las escuelas del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas abiertas en Trípoli y otras zonas vecinas, y en las cuales los jóvenes podrán estudiar y prepararse y, llegado momento, rendir los exámenes”.

UNICEF también ayuda a los alumnos más jóvenes distribuyendo sus conjuntos de materiales escolares conocidos como Escuela en una caja. El objetivo consiste en crear ámbitos escolares acogedores móviles, para que los niños puedan reanudar su educación aunque estén desplazados.

Uno de los aspectos de su visita al campamento que más impresionó a la Sra. Ireland fue que las familias refugiadas deben volver a iniciar sus vidas prácticamente desde cero. “Se trata de personas que huyeron de sus hogares sin nada, salvo la ropa que llevaban puesta. De manera que han vuelto a empezar de la nada”, comenta la funcionaria. “UNICEF trabaja para que se dé prioridad a esos niños y niñas, y a sus familias. Y queremos que todos estén sanos, tanto en lo físico como en lo emocional”.


 

 

Audio (en inglés)

31 de mayo de 2007:
Una especialista en comunicación de UNICEF se refiere a su visita a la región septentrional del Líbano, donde han hallado refugio muchos palestinos que carecen de servicios básicos.
AUDIO escuchar

Radio UNICEF

Búsqueda