Iraq

UNICEF de luto por la pérdida de Janan Jabero (1954-2007), integrante del personal de la oficina del organismo en el Iraq

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iraq/2007
El 31 de diciembre de 2006, Janan Jabero, integrante del personal de UNICEF, salió de su hogar en Bagdad para encontrarse con un amigo. Fue hallado muerto a tiros varios días más tarde.

Por Claire Hajaj

AMÁN, Jordania, 10 de enero de 2007 – El último día de 2006, Janan Jabero, un ingeniero de 52 años que formaba parte del personal de la oficina de UNICEF, salió de su hogar en Bagdad para encontrarse con un amigo. Janan nunca acudió a esa cita. Varios días después, sus familiares y colegas se enteraron de que había aparecido, muerto a tiros, en el interior de su automóvil.

La muerte del Sr. Jabero constituyó una de las muchas tragedias cotidianas que sufre la población del Iraq. Otro tiroteo inexplicable, otra vida tronchada y otra familia de luto.

Durante los siete años que trabajó con UNICEF, el Sr. Jabero representó todo aquello en lo que el Iraq aún podía tener esperanzas. Janan representaba la defensa de los niños y niñas, la búsqueda de posibilidades y todo aquello que UNICEF trata de lograr en Iraq bajo las condiciones más difíciles que se pueda imaginar.

Preocupación por la seguridad de la niñez

El Sr. Jabero se sumó al personal de la oficina de UNICEF en el Iraq en 1999. En aquella época, el organismo internacional estaba sumamente preocupado por la reducción de la calidad y la cantidad de los servicios de educación en el país tras varios años de guerra y sanciones.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ03-0047/Noorani
Un niño dibuja en una escuela en la región septentrional de Iraq. Janan Jabero, un ingeniero que integraba el personal de UNICEF, colaboró en el proceso de rehabilitación de muchos establecimientos de enseñanza de ese país.

En ese entonces, ya se había llevado a cabo un proyecto de restauración de miles de escuelas inseguras, dañadas o destruidas. El Sr. Jabero, que se había recibido de ingeniero civil en la Universidad de Bagdad, decidió poner sus conocimientos y aptitudes al servicio del sistema de educación del país.

 “El Sr. Jabero era un perfeccionista que se preocupaba por los más mínimos detalles”, comentó su colega Mowafaq Quattan. “Cuando participaba en la reconstrucción de una escuela se aseguraba de que los cristales de las ventanas y los artefactos de iluminación fueran de la mejor calidad, y que las instalaciones eléctricas y sanitarias fueran las adecuadas para los niños y las niñas. Su principal preocupación era la seguridad y la comodidad de los niños”.

“Quería que las escuelas duraran muchos años y que los alumnos se sintieran bien en las mismas” agregó el Sr. Quattan. “Quería ver sonrisas en los rostros de esos niños y niñas”.

Aún en la actualidad, la Oficina de UNICEF en el Iraq continúa usando sistemas perfeccionados por el Sr. Jabero, como las directrices técnicas y de adjudicación de contratos para la restauración de escuelas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iraq/2007
Durante sus siete años trabajando con UNICEF en Iraq, el Sr. Jabero se conoció por ser un perfeccionista y por tener como principal preocupación la seguridad y el bienestar de los niños.

Recordando a “un auténtico creyente”

Ni siquiera el inicio de la guerra, en 2003, logró alejar al Sr. Jabero de su trabajo. A pesar de los constantes peligros, él y otro ingeniero de UNICEF circulaban por las calles de Bagdad o viajaban a otros puntos del país. Ambos llevaron a cabo importantes evaluaciones sobre el estado y la condición de las escuelas y otros edificios del Ministerio de Educación que habían sido saqueados o incendiados, ayudando de esa manera a UNICEF a acelerar la reanudación de las actividades escolares.

Debido a su voluntad inquebrantable de defender los intereses superiores de los estudiantes del Iraq, así como su espíritu de lucha, su contagioso optimismo y su valor, el Sr. Jabero se había ganado el apodo de “Tigre”. Muchos donantes internacionales y dignatarios de visita en el país conocieron su apasionada convicción de que trabajar en el Iraq significa creer en su futuro.

Inmediatamente después de conocida la noticia de la muerte del Sr. Jabero comenzaron a llegar mensajes de condolencias provenientes de todo el mundo. Quienes lo conocieron afirman que sus conocimientos y aptitudes profesionales hacían de él un colega invalorable, mientras que su carácter y personalidad lo convertían en un amigo inestimable.

 “El Sr. Jabero era un auténtico creyente en el futuro del Iraq, una fuente inagotable de optimismo en una época de tinieblas”, afirmó Roger Wright, Representante de UNICEF en el Iraq. “Todos los que trabajamos en la oficina de UNICEF en el Iraq estamos decididos a mantener vivo su espíritu y continuar con su labor. Nos proponemos convertir en realidad su sueño de un mejor país para todos los niños y niñas del Iraq”.


 

 

Audio (en inglés)

10 enero2007:
Roger Wright, Representante de UNICEF en el Iraq, rinde homenaje a Janan Jabero, un integrante del personal de la organización que fue asesinado a principios de mes.
AUDIO escuchar

10 enero 2007:
Roger Wright, Representante de UNICEF, se refiere a las difíciles condiciones en que se desarrollan las labores de UNICEF en medio del conflicto en el Iraq.
AUDIO escuchar

Búsqueda