Iraq - País en crisis

Panorama general

Imagen del UNICEF
© UNICEF
Este mapa no refleja ninguna toma de posición por parte del UNICEF con relación a la situación jurídica de ningún país o territorio ni el reconocimiento de ninguna frontera.

Los niños representan casi la mitad de la población del Iraq, que cuenta en la actualidad con cerca de 25 millones de habitantes. Sin embargo, la mayor parte de sus derechos no son siempre respetados. Garantizar los derechos de la infancia permitiría asegurar el bienestar no solamente de la generación actual, sino también de las generaciones del futuro. Pero si persisten las condiciones actuales, será mayor el número de niños que sufren a causa de problemas de la salud y el analfabetismo :

  • Entre los niños de 6 a 12 años, casi 1 de cada 4 (un 31,2% de las niñas y un 17,5 % de los varones) no acude a la escuela.
  • Las niñas y las mujeres, en particular, sufren grandes desigualdades en materia de enseñanza. La tasa de alfabetización ha disminuido considerablemente en el caso de las mujeres, y el número de niñas que no van a clase es el doble que el de los varones.
  • La tasa de desnutrición aguda infantil se ha reducido: de un 11% en los peores momentos de la crisis, en 1996, ha disminuido a un 4% este año. Sin embargo, cerca de un millón de menores de cinco años sufren todavía a causa de la desnutrición crónica.
  • Hoy en día, la mortalidad infantil (107 muertes por cada 1.000 nacidos vivos) es más de dos veces superior a nivel que había a finales de los años 1980. La tasa de mortalidad de los menores de cinco años (131 muertes por cada 1.000 nacidos vivos) es dos veces y media superior al nivel que imperaba hace 10 años.
  • Las enfermedades que se pueden evitar, como la diarrea y las infecciones agudas de las vías respiratorias, provocan un 70% de las muertes infantiles.
  • La calidad del agua se ha deteriorado gravemente durante los años 1990. A pesar de las reparaciones que se han llevado a cabo, los niños y las mujeres siguen estando expuestos diariamente a riesgos de salud relacionados con el agua. El abastecimiento de agua potable es un problema nacional y los casos de enfermedades diarreicas han aumentado, de una media de 3,8 episodios por niño y por año en 1990 a cerca de 15 episodios en 1996. Durante el mismo período, el número de casos de fiebre tifoidea ha aumentado de 2.240 a más de 27.000.
  • El número de niños que trabajan en las calles ha aumentado, así como el número de huérfanos que necesitan la ayuda del Estado. La incapacidad de las instituciones para responder a las necesidades de estos niños no hace sino agravar la situación.
  • La mortalidad derivada de la maternidad ha aumentado considerablemente, un factor que indica que las mujeres no se benefician de la atención obstétrica necesaria en caso de complicaciones durante el embarazo y el parto.

Es importante distinguir las diferentes causas de esta situación. Hay causas directas, como por ejemplo las enfermedades y la desnutrición; causas indirectas, como la situación de los servicios sociales, el abastecimiento de agua y el saneamiento, los centros sanitarios y de enseñanza, así como la seguridad alimentaria en el hogar; y causas esenciales que se relacionan con cuestiones como el control y el reparto de los recursos nacionales, los mecanismos institucionales y la organización social (incluida la situación de la mujer).

Las causas esenciales relacionadas con las sanciones no pueden considerarse más que en el marco de una resolución política internacional de la situación actual. Sin embargo, los poderes públicos nacionales pueden remediar las otras causas esenciales relacionadas con el reparto de los recursos y la capacidad institucional. A menos que se aborden las causas esenciales que conducen a la denegación de los derechos de la infancia a la vida, la supervivencia y la educación, lo mejor que cabe esperar de las intervenciones es que impidan que la situación se deteriore y tratar de mejorarla.

Las intervenciones que se han llevado a cabo hasta la fecha han procurado remediar las causas directas e indirectas, pero no las causas esenciales.

El UNICEF cree que la defensa de los derechos de la infancia y de la mujer es una prioridad absoluta en el Iraq. Las actividades de movilización orientadas hacia los derechos humanos podrían favorecer una concienciación que permita:

  • Obtener los recursos necesarios para rehabilitar sectores sociales fundamentales de una manera durable y viable
  • Apoyar la reorganización de las actividades humanitarias hacia una planificación a largo plazo del desarrollo
  • Fomentar el análisis de las políticas que obstaculizan la eficacia de las intervenciones, como la inclusión de los sucedáneos de la leche materna en la ración alimentaria universal.

Las otras intervenciones del UNICEF siguen siendo importantes para aliviar las dificultades y proporcionar datos y experiencias fundamentales, pero la movilización y la investigación son cruciales en una situación como la que atraviesa el Iraq.


 

 

Llamamientos humanitarios

Los ultimos llamamientos para la asistencia humanitaria a los países y regiones en crisis estan disponibles en nuestras páginas Países en crisis (en inglés).
Búsqueda