Panorama: Irán, República Islámica del

Los niños y niñas de Lorestan, Irán, sufren los efectos del terremoto y sus sacudidas posteriores

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iran/2006/Ghobadzadeh
Los niños y niñas que perdieron sus hogares debido al terremoto se refugian en viviendas precarias en Lorestan, Irán.

Por Zahra Sethna

LORESTAN, Irán, 5 de abril de 2006 – UNICEF es una de las organizaciones con mayor participación en las labores de socorro de emergencia a los afectados por el terremoto del 31 de marzo en Lorestan, Irán, y los subsiguientes temblores secundarios. Christian Salazar, Representante de UNICEF en Irán, inspeccionó en días recientes la situación en la ciudad de Boroujerd, ubicada en una de las regiones más castigadas por el desastre natural. “Parece una ciudad fantasma”, comentó. “El terremoto destruyó 10.000 viviendas y todas las escuelas”.

En las zonas más afectadas por el terremoto y las sacudidas posteriores se perdieron 130 escuelas. Muchos otros edificios sufrieron daños irreparables y han sido declarados inhabitables. “Las familias viven en tiendas de campañas, en sus vehículos y en cualquier otro sitio donde se puedan refugiar”, explica el Sr. Salazar. El funcionario describió que en la zona sacudida por el terremoto, los sobrevivientes han erigido tiendas de campaña en las medianas de las carreteras, en las aceras, en los parques y en muchos otros espacios abiertos.

Debido al descenso considerable de la temperatura durante la noche, los niños y niñas corren grave peligro de contraer enfermedades.UNICEF ha dado respuesta rápidamente a sus necesidades inmediatas de la población mediante el suministro de unas 10.000 mantas.

 “Las temperaturas ya bajaron hasta los cinco grados centígrados”, explica Salazar, quien agrega que la alarmante situación también tiene graves consecuencias psicológicas. “Para los niños y niñas, la situación es muy difícil. No sólo han perdido todo lo que tenían sino que están muy atemorizados por las sacudidas posteriores al terremoto. Lloran mucho y tienen dificultades para dormir”.

Con el objetivo de ayudar a que los niños superen sus traumas, UNICEF se propone brindar respaldo psicosocial y suministrar escuelas provisionales a la comunidad en las semanas próximas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iran/2006/Ghobadzadeh
Mehdi Yaramahdi, de siete años de edad, junto a un miembro de su familia en la tienda de campaña donde vive debido a que el terremoto destruyó su hogar.

Los niños ansían una vida normal

Entre las posesiones que la familia de Mehdi Yarahmadi, de siete años de edad, logró salvar del terremoto que azotó su aldea la semana pasada figuraron los libros escolares del niño. Alertados sobre la inminencia de un terremoto por los temblores iniciales, los miembros de su familia buscaron refugio tras poner a buen recaudo diversos elementos domésticos esenciales. De esa manera evitaron sufrir lesiones graves o la muerte.

El padre de Mehdi, Ahmad Yarahmadi, alienta al niño a que estudie varias horas diarias. Para los niños en situaciones de crisis, es muy importante mantener determinadas rutinas cotidianas que les permiten liberarse parcialmente de las tensiones a las que están sometidos. Aunque la familia de Yarahmadi pudo salvar muchas de sus posesiones, su hogar sufrió graves daños y la familia no puede regresar dado que la vivienda es estructuralmente insegura.

“Perdí las dos vacas con que nos alimentábamos”, explica el Sr. Yarahmadi. “No sé cómo haré para reconstruir mi casa. No tengo dinero ni ingresos para hacer frente a esos gastos”.

Otro joven sobreviviente del terremoto, Ali Biroonvand, de 15 años de edad, está ansioso por regresar a la escuela y ver nuevamente a sus amigos. “Pero debido al terremoto perdí mis libros y mis tareas escolares”, comenta. Aunque Ali trató de regresar a la escuela el lunes, cuando deberían haber comenzado las clases tras el feriado del Año Nuevo Persa, las autoridades decidieron que el edificio era demasiado peligroso y no permitieron el ingreso de los estudiantes.

El director del escuela de Ali, a la que asisten 260 alumnos de la aldea de Darb-e Astaneh, explicó que estaba tratando de obtener suficientes libros y cuadernos para poder reanudar las clases la semana próxima en una tienda de campaña.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iran/2006/Ghobadzadeh
Mehdi es uno de los 36.000 niños afectados por el terremoto que sacudió a Irán el 31 de marzo.

Recuperación y reconstrucción

Tras el terremoto inicial, el gobierno y la Media Luna Roja iraní respondieron rápidamente a la crisis distribuyendo casi de inmediato tiendas de campaña, mantas y otros suministros en la región damnificada. UNICEF se sumó a esas labores mediante la entrega de la primera ayuda internacional que recibieron algunas de las aldeas más afectadas.

Las autoridades de Bam, una localidad iraní que había sufrido las consecuencias de un violento terremoto en 2003, proveyeron suministros adicionales, entre los que figuraron prendas de vestir para niños, mantas, muñecas y tiendas de campañas que habían recibido de UNICEF tras aquel sismo. Las labores que lleva a cabo UNICEF forman parte de un esfuerzo coordinado de las Naciones Unidas que dirigen el Coordinador Residente y la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarias de las Naciones Unidas.

Los niños y las familias de Lorestan continuarán necesitados de considerable asistencia. Esta semana llegó a la región un equipo de funcionarios de UNICEF especializados en la protección de la infancia, un funcionario de educación y un especialista de la UNESCO que facilitará las labores de recuperación y reconstrucción. El equipo se ha abocado a la tarea de evaluar los daños sufridos por los establecimientos de educación y la condición psicosocial de los niños y niñas de la región.

Sobre la base de la evaluación que realice ese equipo se elaborará un plan de acción que se pondrá en práctica en colaboración con el gobierno y diversos aliados. La Dependencia estatal de bienestar social de Irán ha acordado con UNICEF la creación de 35 centros rurales de atención de la niñez que funcionarán en las aldeas más afectadas por el terremoto. Esos centros, así como otras actividades educacionales y psicosociales adecuadas, ayudarán a los niños y niñas a superar las tensiones y traumas que les provocó el terremoto.

Blue Chevigny colaboró en la elaboración de este artículo desde Nueva York.


 

 

Audio (en inglés)

5 de abril de 2006:
Christian Salazar, Representante de UNICEF en Irán, habla con UNICEF Radio acerca de la respuesta a la situación de emergencia creada por el terremoto en Irán.
Búsqueda