Indonesia

UNICEF entrega botiquines en Sumatra Occidental, que se recupera de un reciente terremoto

Imagen del UNICEF
© UNICEF Indonesia/2009/Djuhari
Ante la mirada de un trabajador humanitario, Mirna Majid, una recién casada, muestra el contenido de un botiquín de UNICEF, que consiste en artículos de primera necesidad para que las familias protejan su salud inmediatamente después de un desastre natural.

Por Lely Djuhari

TANJUNGSARI, Indonesia, 9 de octubre de 2009 - Los niños, niñas y familias de Tanjungsari, una aldea del distrito de Agam en la provincia indonesia de Sumatra Occidental, sufrieron en un breve plazo de tiempo una sucesión de tres desastres naturales de enormes proporciones.

El 30 de septiembre, un terremoto que registró 7,6 en la escala Richter destruyó la mayor parte de las viviendas de la aldea, que se encuentra en la zona montañosa que rodea el lago Maninjau. Poco después, un remezón de ese sismo provocó el desprendimiento de rocas de material calcáreo de los acantilados que rodean al poblado. Además, hace varias noches, las lluvias torrenciales provocaron deslizamientos de lodo que enterraron lo poco que quedaba en pie.

Unos 2.000 habitantes de la región se vieron obligados a buscar refugio en una de las viviendas comunales tradicionales de Sumatra Occidental en una aldea vecina. Sin embargo, la mayoría de los hombres de la aldea permaneció entres las ruinas, protegiendo sus propiedades. Ahora, la única manera de llegar a Tanjungsari es en motocicleta, ya que los caminos están cubiertos por un metro y medio de lodo y grandes rocas que se desplomaron por las laderas de las montañas.

Esta semana, los damnificados recibieron más de 40.000 botiquines que UNICEF envió a la provincia. Cada botiquín contiene un balde de plástico, jabón, detergente, un cepillo de dientes, pasta dentífrica y toallas. En las circunstancias en que se encuentran las personas afectadas, se trata de elementos imprescindibles para evitar las enfermedades.

Problemas de distribución
Tres días después del terremoto, Marni Majid, de 52 años, asistió en la vivienda comunal a las nupcias de su hija Mirna, de 20. El padre de Mirna no estuvo presente en la austera celebración, ya que debió permanecer en Tanjungsari. Según la madre, no hubo “ni azúcar para el té de jazmín”.

 “Este cubo de agua y este detergente nos parecen un regalo de boda de gran lujo”, comentó la recién casada. “Son cosas que necesitamos con urgencia”.

Debido a la falta de instalaciones sanitarias, existe preocupación acerca de posibles brotes de enfermedades. UNICEF colabora con la Organización Internacional para las Migraciones para distribuir los botiquines en todas las zonas afectadas del distrito de Agam y alrededores.

Pese a que se cuenta con suficientes suministros de socorro, aún existen problemas para distribuirlos, especialmente en las zonas donde los desastres naturales destruyeron o dañaron gravemente los caminos y sistemas de comunicación. Además, las labores de distribución se complican debido al mal estado del tiempo, que no mejorará en los próximos días y que podría causar nuevos deslizamientos de tierra.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Indonesia/2009/Djuhari
Marni Majid camina junto a cajas de botiquines que UNICEF distribuye en la provincia de Sumatra Occidental, una región de Indonesia gravemente castigada por un terremoto.

En el mercado de la localidad, que fue construido en el decenio de 1930, las mujeres hablan sobre la situación y se preguntan cuándo podrán reanudar su acostumbrado baño cotidiano. Por ahora, obtienen aguas de un lago volcánico, y han solicitado pastillas de purificación de agua y un contenedor para su almacenamiento. UNICEF ha anunciado que enviará esos elementos a Sumatra Occidental en cuanto se reabran los caminos.

El abastecimiento de los damnificados por el terremoto
Hasta la fecha, UNICEF ha entregado casi 3.000 botiquines y un número similar de bidones al Ministerio de Obras Públicas de la provincia, además de 24 contenedores a la compañía gubernamental de suministro de agua y a un hospital de Padang, la capital de la provincia.

Hasta ahora no se ha registrado un aumento de las enfermedades infecciosas, lo que confirma la importancia de haber respondido tan rápidamente a las necesidades en materia de suministro de agua potable.

UNICEF elabora folletos y carteles para informar a los habitantes de las aldeas aisladas sobre cómo mejorar sus prácticas de higiene y saneamiento. En esos materiales se tratan temas tales como la importancia del lavado de las manos con agua y jabón y la necesidad de hervir el agua para el consumo. Se trata de medidas simples que pueden salvar muchas vidas en situaciones de desastre.

“Esos pequeños avances no sólo les demuestran a los damnificados que en las actividades de socorro se da prioridad a los servicios básicos sino que se les protege también de posibles brotes de enfermedades transmitidas por el agua”, explicó Claire Quillet, Especialista en Agua, Saneamiento e Higiene de la Oficina de UNICEF en Indonesia, que colabora con la respuesta de emergencia desde Padang.


 

 

Búsqueda