Indonesia

Tras el terremoto en Java, UNICEF amplía las labores de socorro y vigila la actividad volcánica

Imagen del UNICEF
© Reuters
UNICEF vigila estrechamente la creciente actividad del volcán Monte Merapi, localizado en Java Central, Indonesia, mientras continúa prestando socorro a los pobladores damnificados por el reciente terremoto, especialmente en materia de suministro de agua y saneamiento y actividades de inmunización.

Por Sabine Dolan

NUEVA YORK, Estados Unidos, 8 de junio de 2006 – Casi dos semanas después del devastador terremoto que sacudió a Java Central, en Indonesia, UNICEF concentró sus labores de socorro en el suministro de agua potable y saneamiento ambiental adecuado a los sobrevivientes, y ha puesto en marcha una campaña masiva de inmunización.

UNICEF y otros organismos que prestan servicios en la región vigilan estrechamente la actividad volcánica del Monte  Merapi, ubicado en la zona del terremoto.

“La disponibilidad de instalaciones sanitarias y el suministro de agua potable son temas de gran importancia en esta región debido a que hay más de 800.000 personas afectadas por el terremoto", explica Kendartanti Subroto, Oficial de Comunicaciones de la Oficina de UNICEF en Indonesia.

Unas 130.000 personas perdieron sus viviendas debido al desastre, en su mayoría en la ciudad de Yogyakarta, que resultó gravemente castigada por el terremoto.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Indonesia/2006/Punomo
En la aldea de Banyusoco, Java Central, un niño que sobrevivió al terremoto del 27 de mayo recibe una vacuna contra el sarampión. Durante una campaña de inmunización de cinco días de duración, UNICEF dirigió sus esfuerzos a más de un millón de personas.

Vacunas para niños y adultos

Entretanto, los equipos sanitarios se esfuerzan por impedir que las condiciones imperantes en las zonas afectadas traigan aparejada la propagación de enfermedades contagiosas en la población infantil.

“Cuando existen condiciones de hacinamiento, como en Yogyakarta y Java Central, el sarampión se puede propagar fácilmente", explica la Sra. Subroto. Ante tal peligro, UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud de Indonesia iniciaron ayer una campaña de inmunización en la cual los niños y niñas de seis meses a cinco años de edad son vacunados contra el sarampión y reciben suplementos de vitamina A para incrementar su capacidad inmunológica.

El tétanos es otro motivo de grave preocupación. En la población adulta, los primeros casos de esa enfermedad suelen aparecer entre 10 y 15 días después de producirse un desastre natural, como resultado de la infección de las laceraciones y heridas con las esporas del tétanos. A fin de prevenir infecciones, parte de la campaña de inmunización consiste en la vacunación antitetánica de las personas de 15 a 60 años de edad.

En total, esa campaña está dirigida a unos 320.000 niños y niñas en Java Central y Yogyakarta, y se espera suministrar la vacuna antitetánica a por lo menos 1,2 millones de adolescentes y adultos.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Indonesia/2006/Punomo
Debido a que los sobrevivientes de desastres naturales son más susceptibles a las enfermedades contagiosas se llevan a cabo actividades de vacunación contra el tétanos y el sarampión y de distribución de suplementos de vitamina A .

La creciente amenaza del volcán

Mientras continúan las actividades de socorro, se ha producido un preocupante aumento de la actividad volcánica del Monte Merapi, el volcán más peligroso de Indonesia. Hoy ese volcán emitió una densa nube de gases y cenizas calientes que descendió por su ladera meridional y puso en fuga a miles de personas.

Más de 5.000 pobladores de las zonas próximas al Monte Merapi viven en campamentos desde el 13 de mayo, cuando aumentó súbitamente la actividad volcánica. Muchos de esos pobladores regresan a las laderas de la montaña durante el día para trabajar y de noche buscan refugio en los campamentos.

La Sra. Subroto comentó que UNICEF sentía preocupación por el volcán aún antes de que se produjera el terremoto. "Vigilábamos la actividad volcánica del Monte Merapi desde hacía aproximadamente un mes y medio", explicó. "Hasta la fecha hemos solicitado suministros para poder prestar asistencia al gobierno en caso necesario, y estamos  reabasteciendo nuestro depósito en Yogyakarta”. 

Hasta el momento, se ha evacuado a los pobladores de tres aldeas cercanas al volcán, y los de otras seis se encuentran en estado de alerta para su posible evacuación.

UNICEF colabora estrechamente con el Gobierno de Indonesia en materia de coordinación de posibles evacuaciones. En el peor de los casos, una erupción de proporciones podría afectar a unas 80.000 personas.


 

 

Audio (en inlés)

8 de junio de 2006:
Kendartanti Subroto, Oficial de Comunicaciones de UNICEF, brinda información actualizada sobre las labores de socorro en la región de Java Central que resultó devastada por el terremoto. Informa Sabine Dolan, corresponsal de UNICEF.
AUDIO escuchar

Búsqueda