Nutrición

“Una crisis de la infancia” se desarrolla en la región del Sahel, en África occidental y central

Por Priyanka Pruthi

NUEVA YORK, EE.UU., 27 de diciembre de 2011. A pesar de que la batalla contra el hambre debida a la sequía continúa en el Cuerno de África, una nueva crisis ha comenzado a desarrollarse en ocho países de África occidental.

VÍDEO: Diciembre de 2011. La corresponsal de UNICEF Concha Grijalba, informa sobre la creciente crisis en la región africana del Sahel, donde más de un millón de niños corren peligro de padecer desnutrición grave.

 

Más de un millón de niños de la región del Sahel, en África occidental y central, corren peligro de sufrir desnutrición grave. La escasez de lluvias, las malas cosechas y el aumento de precios de los alimentos han dejado a cientos de miles de niños vulnerables y debilitados.

La prevención de una emergencia

Junto con sus aliados sobre el terreno, UNICEF ha comenzado a distribuir suministros para preservar vidas, pero la región es enorme y los trabajadores humanitarios tratan de llegar a los más afectados antes de que sea demasiado tarde. UNICEF estima que más de 1.025.000 niños necesitarán tratamiento contra la desnutrición grave y aguda en 2012.

“Los alimentos terapéuticos listos para el consumo, formulados especialmente, son la mejor manera de tratar la desnutrición aguda grave en niños menores de cinco años, y de lograr así que tengan una posibilidad de sobrevivir y recuperarse”, dijo Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF. “El mayor desafío que afrontamos ahora es conseguir cantidades suficientes de estos alimentos fundamentales para los niños a medida que aumentan la necesidades en los próximos meses y antes de que se pierda la oportunidad”.

Níger será uno de los países más afectados, con cerca de 330.600 niños menores de cinco años en riesgo de desnutrición grave y aguda. El Gobierno ya ha emitido una alerta indicando que más de la mitad de las aldeas del país son vulnerables a la inseguridad alimentaria. Otros países y regiones donde se espera que los niños necesiten tratamiento son Burkina Faso, el norte de Camerún, Chad, Malí, Mauritania, el norte de Nigeria y el norte de Senegal.

VÍDEO: Vea el anuncio de interés público de UNICEF que insta a los donantes a prestar asistencia para los niños afectados por la crisis en la región africana del Sahel.

 

“En muchos de estos países, el nivel de desnutrición crónica existente, es decir, los niños que cada día comen menos, los niños que se enferman con demasiada frecuencia y como resultado padecen desnutrición crónica, que afecta a su salud, su capacidad de aprendizaje, su rendimiento en la escuela, y que tendrá consecuencias en la forma en que puedan vivir y actuar como adultos en última instancia, es una situación muy común”, explica Werner Schultink, Jefe de Nutrición de UNICEF.

Medidas sencillas, consecuencias duraderas

Evitar una tragedia en el oeste de África requerirá una respuesta intensa. Las intervenciones en el transcurso del próximo año deben involucrar no sólo a programas de nutrición y salud, sino también el suministro de agua potable e instalaciones sanitarias en los centros de alimentación, así como la educación de emergencia para los niños desplazados con sus familias

“Tenemos que emprender acciones para reducir el nivel de desnutrición crónica y esto se puede hacer con métodos relativamente simples: si las madres amamantaran con mayor frecuencia, si la situación de la higiene mejorara, si el lavado de manos mejorara, si el tratamiento eficaz de la diarrea mejorara, si... se pudieran proporcionar a bajo costo conjuntos sencillos de vitaminas y minerales, lograríamos una gran reducción en la desnutrición crónica”, dijo Schultink.

Lake pidió a la comunidad internacional dar un paso adelante en nombre de los niños de la región del Sahel, una de las regiones más pobres del mundo, donde la población ha sufrido los efectos de la desnutrición durante décadas.

“Los niños que hoy están en peligro en el Sahel no son meras estadísticas por las cuales podríamos medir la magnitud de un desastre humanitario potencial”, dijo. “Son niñas y niños individuales y cada uno tiene el derecho a sobrevivir, prosperar y contribuir a sus sociedades. No debemos fallarles”.


 

 

Búsqueda