UNICEF en situaciones de emergencia

UNICEF emite un llamamiento para resolver las necesidades de los niños, las niñas y las mujeres en las situaciones de emergencia a escala internacional

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ07-0159/Pirozzi
El Informe sobre la Acción Humanitaria de UNICEF realiza una petición de fondos para resolver las necesidades de los niños, las niñas y las mujeres afectados por situaciones de emergencia a escala internacional, entre ellos las víctimas de la pobreza y de los conflictos persistentes, como este niño del Chad.

Por Elizabeth Kiem

NUEVA YORK, EEUU, 12 de febrero de 2008 – En una petición a los donantes para contribuir a resolver 29 crisis específicas en todo el mundo, UNICEF presenta hoy su Informe sobre la Acción Humanitaria, en el que presenta las necesidades de financiación de la organización para las actividades en las situaciones de emergencia en 2008.

El informe describe las necesidades financieras más allá de los presupuestos ordinarios de los programas de país. El llamamiento por más de 850 millones de dólares en todo el mundo dedica las mayores asignaciones al Pakistán, Uganda, el Sudán y la República Democrática del Congo.

“Desde Somalia y la República Democrática del Congo al Iraq, Zimbabwe y el Sudán, los niños, las niñas y las mujeres siguen soportando la mayor carga de los conflictos, el desplazamiento y el deterioro de la situación”, escribe la Directora Ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman, en el prefacio del informe.

El Sudán tiene aún las mayores necesidades

Como ocurrió el año pasado, al Sudán corresponden la mayor proporción de las necesidades de financiación para situaciones de emergencia de la organización en 2008, con más de una quinta parte del total, o 150 millones de dólares. La crisis que se está produciendo en la región de Darfur, en el Sudán, ha incrementado el número de personas desplazadas hasta 2,1 millones. En el sur del Sudán, la situación es también precaria, y las tasas de morbilidad entre las madres y los niños se encuentran entre las mayores del mundo.

 

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ07-0370/Thomas
En la República Popular Democrática de Corea, la devastación provocada por las inundaciones recientes ha aumentado la vulnerabilidad de los niños, a pesar de los progresos alcanzados durante el último decenio.

De parecida envergadura es la necesidad de proporcionar protección y apoyo a los niños y niñas atrapados en los conflictos de la República Democrática del Congo, la República Centroafricana y el Chad.  En estos lugares perennemente afectados por los problemas, UNICEF trata de lograr un amplio preposicionamiento de suministros y personal para alcanzar la máxima eficacia.

“En los países con situaciones de emergencia crónicas […] que se producen de manera predecible cada año, siempre existe una necesidad humanitaria”, dice Steve Adkisson, que representó a UNICEF en el Chad de 2004 a 2007. “Pero si la financiación no llega de manera uniforme y oportuna, es necesario distribuir los suministros por aire en lugar de por carretera”. Y cada vez que esto ocurre, añadió el Sr. Adkisson, “hay que emplear más fondos en la distribución de los suministros”.

Fuera de África, los países que hacen frente a las mayores necesidades son los que se recuperan de los desastres naturales. Dos años después de un terremoto devastador, por ejemplo, el Pakistán sigue dependiendo de asistencia para reconstruir escuelas y hospitales. Y en la República Popular Democrática de Corea se necesitan más fondos para abordar las necesidades de los niños y niñas a quienes las graves inundaciones ocurridas el año pasado han hecho más vulnerables.

Lecciones del tsunami

La financiación de los donantes para los programas de socorro de emergencia de UNICEF ha disminuido desde 2005, cuando la respuesta mundial al devastador tsunami en el Océano Indicó, ocurrido en diciembre de 2004, supuso un incremento de las contribuciones para situaciones de emergencia que superó por primera vez los 1.000 millones de dólares.

Desde la tragedia, UNICEF ha aplicado con éxito programas que han beneficiado a seis millones de niños y mujeres en ocho países afectados por el tsunami.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-0152/Kamber
En Somalia, la reanudación del conflicto ha colocado a más de 1,5 millones de personas en necesidad urgente de asistencia humanitaria. Menos del 30% de la población tiene acceso a servicios de salud o de agua potable.

En el Informe sobre la Acción Humanitaria de este año se exponen las lecciones aprendidas del tsunami como parte de un programa amplio de reforma humanitaria. Entre estas “buenas prácticas” cabe destacar:

• Para llegar a todos los niños y niñas afectados por una situación de emergencia se necesita una coordinación efectiva, el establecimiento de alianzas y la gestión de UNICEF
• Es preciso proporcionar a los niños y las comunidades el conocimiento y las aptitudes necesarias para descubrir las señales de alerta, y para prepararse y superar mejor las situaciones de desastre
• Una respuesta eficaz a las situaciones de emergencia exige que la persona adecuada se encuentre en el lugar adecuado en el momento adecuado
• Para abordar al máximo las necesidades de emergencia es preciso proporcionar los suministros adecuados, en el lugar adecuado y en el momento adecuado
• Es esencial disponer de información precisa a fin de planificar, supervisar, coordinar e identificar a los más vulnerables, y rendir cuentas a las partes interesadas
• Se necesita una financiación adecuada y procedimientos financieros y administrativos flexibles para responder rápidamente a las situaciones de emergencia repentinas.

Ayudar al sistema a distribuir asistencia

En su calidad de organismo de las Naciones Unidas con un mandato legal para proteger a la infancia, UNICEF es uno de las mayores organizaciones dedicadas al socorro de emergencia.

Más que dedicarse simplemente a la adquisición de asistencia, la organización proporciona servicios de agua y saneamiento en las situaciones de emergencia y codirige programas educativos en situaciones de crisis y después de una crisis.

“Si no recibimos la asistencia que necesitamos, tendremos menos posibilidades de asumir la labor de coordinación y de ayudar a todo el sistema a prestar asistencia”, dijo la Directora Ejecutiva Adjunta de UNICEF, Hilde Johnson. “No se trata solamente de UNICEF. Se trata también de nuestra capacidad para ayudar a todo el mundo a realizar mejor sus tareas”.


 

 

Vídeo (en inglés)

Enero de 2008:  La corresponsal de UNICEF, Elizabeth Kiem, analiza el Informe de 2008 sobre la Acción Humanitaria de UNICEF.
 VIDEO  altabaja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda