UNICEF en situaciones de emergencia

Adolescentes de Israel y el Líbano conversan sobre sus vidas durante la guerra

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-1164/Debbas
Dos días después de que entrara en vigencia el alto el fuego entre Israel y Hezbolá, un niño se detiene ante un edificio destruido por las bombas en la aldea de Aita Shaab, en la región meridional del Líbano.

Por Blue Chevigny

NUEVA YORK, Estados Unidos, 19 de septiembre de 2006 – Recientemente, una adolescente de Israel y otra del Líbano tuvieron oportunidad de conversar telefónicamente sobre sus vidas y sobre sus experiencias durante la guerra entre Israel y Hezbolá.

Joy, de 15 años de edad, vive en Beirut, la capital del Líbano,  y Omer, de la misma edad, reside en la ciudad israelí de Haifa.

Las niñas no se conocían ni habían conversado anteriormente, pero ambas estaban interesadas en charlar con otra persona joven al otro lado de sus respectivas fronteras. UNICEF Radio editó la conversación que mantuvieron y con la misma montó una crónica radial que consta de dos partes. (Haga clic en el enlace de audio que se encuentra a la derecha para escuchar la Parte 2 de la crónica).

Cómo vivieron la guerra

Ambas niñas se sorprendieron mucho este verano, cuando se desencadenó la guerra en el Líbano y la región septentrional de Israel.

“Sabía que había tensiones entre ambos países”, afirmó Joy, “pero no esperaba que Israel reaccionara de manera tan violenta. Estaba sentada en casa y alguien me llamó para contarme lo que estaba sucediendo, porque yo no estaba mirando las noticias”.

“¡Dios mío!”, pensó Joy, “¡La guerra que vivieron mis padres me está sucediendo a mí!”.

Joy añadió que durante la guerra su hermano partió hacia el Canadá, donde cursa estudios universitarios. Ella, sin embargo, no quería irse. “El Líbano es mi vida”, afirmó.

De manera similar, Omer comentó que ella no quiso alejarse de su hogar en Haifa, a pesar de las invitaciones que recibió de parientes radicados en regiones de Israel menos castigadas por el conflicto.

“Continuamos con nuestras vidas, a pesar de todo”, explicó. “Yo preferí quedarme aquí. Resultaba extraño pensar que estábamos en guerra, porque en realidad lo que conocemos aquí como una vida normal no lo es tanto, ya que periódicamente estallan bombas en autobuses y restaurantes. Todo eso forma parte de nuestra vida cotidiana”.

La violencia en tela de juicio

Joy estaba espantada por el nivel de violencia que sufrió la población de la región meridional del Líbano. Por otra parte, la niña criticó la matanza de civiles en el norte de Israel.

“Eran personas inocentes que no tenían nada que ver con la guerra”, dijo. “Eran personas que estaban ahí sentadas, simplemente”.
Omer comentó que en Israel, la gente podía diferenciar entre Hezbolá y la población libanesa. “Yo me enojé mucho con el gobierno y con el ejército de Israel”, agregó.

“¿No tenías al principio esperanzas de que todo se solucionaría?”, le preguntó Joy a Omer. “¿O esperabas que Israel los encontrara y los matara?”.

 “No creo que la solución consista en matarlos”, respondió Omer. “Porque si no son los de Hezbolá serán otros los extremistas dispuestos a lograr sus objetivos mediante la violencia. Para lograr soluciones a largo plazo tenemos que tomar medidas más profundas que eso”.

“¿Qué quieres decir con eso de más profundas?”, preguntó Joy.

“No lo sé muy bien... Quiero decir... Quizá se trate de cambiar el concepto de que mediante el uso de la violencia uno puede obtener lo que desea, ya se trate de territorios o de otras cosas. De alguna manera hay que cambiar la idea de que es posible obtener más matando más gente”, respondió Omer.

“Eso es algo que todos anhelan, pero me parece que no es posible”, opinó Joy. “Estoy segura de que siempre existirá ese odio que se origina en experiencias pasadas”.

El papel de los futuros dirigentes

Omer insistió en que a pesar de todo tiene esperanzas de que algún día haya paz. Joy dijo que estaba de acuerdo en que sería maravilloso lograr la paz, pero que no se le ocurría nada que ellas, por ser jóvenes, pudieron hacer al respecto.

 “No sé”, replicó Omer. “Nosotros seremos las que reemplazaremos a los estúpidos que ahora ejercen el poder, de manera que...”.

“¡Exactamente!”, exclamó Joy. “Pero los jóvenes que quieren llegar a ser parlamentarios o cosas por el estilo probablemente admiran a esa gente, así que estaremos en las mismas, si no peor”.

 “Espero que no”, agregó Omer.

“Yo también espero que no, por supuesto”, continuó diciendo Joy. “Me encantaría conocer Israel. Me han dicho que es un país bonito”.

“Sí”, terminó diciendo Omer. “Y a mí me gustaría mucho visitar el Líbano”.


 

 

Audio (en inglés)

13 de septiembre 2006:
Dos niñas de 15 años de edad –Omer en Israel y Joy en el Líbano– conversan sobre sus experiencias durante la guerra y descubren que tienen cosas en común.- Parte 1
AUDIO escuchar

19 de septiembre 2006:
Omer y Joy conversan sobre sus vidas durante la guerra.- Parte 2
AUDIO escuchar

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Radio UNICEF

La juventud opina

Búsqueda