UNICEF en situaciones de emergencia

UNICEF advierte acerca del peligro de las bombas sin estallar mientras miles de familias libanesas regresan a sus hogares

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-1146/Brooks
Las familias que regresan a sus hogares en el Líbano afrontan la devastación y la amenaza de bombas que no han estallado.

Por Jane O’Brien

NUEVA YORK, Estados Unidos, 15 de agosto de 2006 – Miles de niños y niñas libaneses que regresan a sus hogares tras el alto el fuego entre Israel y Hezbolá corren grave peligro debido al gran número de bombas sin estallar que hay en la región, advirtió UNICEF.

Se calcula que una décima parte de los proyectiles que cayeron en territorio libanés durante los 34 días de conflicto no ha detonado. Muchos artefactos explosivos que no estallaron se encuentran en escuelas, hospitales y viviendas.

“Los niños y niñas son más vulnerables ante este peligro debido a que son más curiosos y se acercan y recogen cosas desconocidas. Además, tienen menos información, son más pequeños y, por lo tanto, sufren en mayor medida los efectos de cualquier explosión", explica Dan Toole, Director de Programas de Emergencias de UNICEF.

Centro humanitario en Tiro

UNICEF ha iniciado una vasta campaña de educación y concienciación en Siria y el Líbano. Como parte de esa campaña se distribuyen decenas de miles de panfletos, y las estaciones de radio y televisión difunden advertencias sobre los peligros de las bombas sin estallar.

Imagen del UNICEF
© Reuters/Bensemra
Aunque miles de familias desplazadas regresan a sus hogares en la parte meridional del Líbano tras el alto el fuego entre Israel y Hezbolá, muchos caminos son intransitables debido a los bombardeos.

“En situaciones bélicas normales, un 10% de la munición no estalla al hacer impacto", señaló el Sr. Toole. “Lo que ignoramos en el caso del Líbano es qué significa en números ese 10%, aunque sabemos que el número de bombas lanzadas en ese país fue enorme. También hemos confirmado que en un par de lugares se usaron bombas de racimo".

Una de las zonas más castigadas fue la ciudad portuaria meridional de Tiro, donde ahora se está organizando un centro humanitario desde el que se distribuirá ayuda a las regiones circundantes que quedaron aisladas debido a los bombardeos.

UNICEF tiene a su cargo el suministro de agua y saneamiento ambiental, y colaborará también para que los niños y niñas retornen a la escuela en el futuro inmediato.

Caminos dañados y congestionados

Muchos pobladores quedaron aislados en sus hogares al desatarse las hostilidades y necesitan con carácter urgente alimentos, agua y diversos suministros médicos. UNICEF distribuye decenas de miles de litros de agua en las partes afectadas de Tiro, Sidón y Rmeish.

La situación se ha complicado debido a que los miles de refugiados que regresan a sus lugares de origen también necesitan ayuda. Unas 10.000 personas ya han abandonado los refugios donde se albergaban en Siria y se calcula que otras 200.000 se trasladan hacia el sur del país.

El intenso tráfico ha congestionado los caminos, que ya estaban muy dañados y presentaban dificultades al tránsito. Aproximadamente la mitad de las 800.000 personas que habrían sido desplazadas por el conflicto está constituida por niños y niñas.


 

 

Vídeo (en inglés)

El corresponsal de UNICEF, Karim Bin-Humam, nos informa sobre la nueva campaña que indica los riesgos de las bombas que no han detonado a las familias que regresan a sus hogares en el Líbano.

 VÍDEO altobajo

Vídeo (en inglés)


15 de agosto de 2006:
Dan Toole, Director de Programas de Emergencias de UNICEF, explica que las bombas sin estallar constituyen un grave peligro para la niñez del Líbano.

 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda