Haití

Cuatro cineastas haitianos exploran las condiciones de la infancia dos años después del terremoto

Por Mariana Palavra

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 12 de enero de 2012. UNICEF propuso a unos jóvenes cineastas haitianos que describieran la forma en que ven a su país –y las condiciones de la infancia– dos años después del terremoto de enero de 2010.

VÍDEO (en inglés): Vea la película de Pierre Lucson Bellegarde, “La Brújula”, sobre una mujer que resultó gravemente herida en el terremoto de 2010.  Véalo en RealPlayer

 

“Este proyecto cinematográfico trata de escuchar la voz de Haití y entender la vida de los niños”, dijo Thomas Nybo, coordinador del proyecto. “Realizamos una convocatoria de propuestas de cortometrajes, bien de ficción bien documentales, y escogimos a cuatro directores, de los cuales tres proceden del Ciné Institute”, la única escuela de cine de Haití, ubicada en la ciudad sureña de Jacmel.

Los cortos describen algunos de los mayores desafíos que enfrentan los niños de Haití: la pérdida de los progenitores debido al terremoto; la situación de una chica que trabaja como restavek, en el servicio doméstico; y los problemas, especialmente económicos, que afrontan las familias para enviar a sus hijos a la escuela.

Una gama de perspectivas

Los cineastas ofrecieron al proyecto varias perspectivas y experiencias.

“Uno de los cineastas, Pierre Lucson Bellegarde, ofreció el perfil de una mujer mayor que resultó gravemente herida en el terremoto y adoptó a dos niños después del sismo, a pesar de vivir en un campamento y disponer de escasos recursos económicos”, informó Nybo.

VÍDEO (en inglés): Vea la película de Michelle Marrion, “La extraviada”, que cuenta la historia de una sirvienta doméstica contratada como plañidera profesional.  Véalo en RealPlayer

 

Bellegarde se interesó por el arte a la edad de 7 años, mientras se recuperaba de una intervención quirúrgica.

“Después de mi operación, mi mejor amigo fue un lápiz y un bloc de notas, donde apuntaba todos mis secretos”, dijo. En Ciné Institute, Bellegarde estudió cinematografía, interpretación, guión y sonido. Su trabajo se centra con frecuencia en la difícil situación de las comunidades marginadas y las personas con discapacidad.

Michelle Marrion lanzó una mirada impávida a una restavek contratada para trabajar como plañidera profesional en el funeral de alguien a quien nunca había conocido.

Marrion nació en los Estados Unidos de padres haitianos y estudió cine y fotografía en la Universidad de Howard. En 1999 comenzó su primer proyecto fotográfico en Haití y los posteriores siempre la han traído de vuelta al país. Desde 2009 divide su tiempo entre Haití y los Estados Unidos y actualmente trabaja en varios proyectos multimedia internacionales que incluyen un documental de larga duración desarrollado en Puerto Príncipe.

VÍDEO (en inglés): Vea la película de Ebby Angel Louis. “Tarde para la escuela”, sobre un padre que intenta que su hija llegue a tiempo a la escuela llevándola en una carretilla.  Véalo en RealPlayer

 

Las familias afrontan las secuelas

Los otros cineastas exploran el tema de las familias que luchan tras las secuelas del terremoto.

Ebby Angel Luis hizo una película divertida sobre un padre analfabeto y su loca carrera para llevar a su pequeña hija a la escuela a tiempo con su carretilla.

Louis es actualmente estudiante en Ciné Institute. Se crió en la campiña de Haití, donde su familia le ayudó a cultivar un interés por la narración.

“El campo era un refugio para mí”, dijo. “Por la noche, después de cenar, bajo la luna llena, mi abuela nos contaba las historias familiares de todos nuestros primos”.

VÍDEO (en inglés): La película de Macdala Prevot, “Un refugio en el jardín de mis padres”, cuenta la historia de una joven que lucha por mantener unida a su familia tras la muerte de sus progenitores.  Véalo en RealPlayer

Por último, Macdala Prevot contó la historia de una adolescente que lucha por mantener unida a su familia tras la muerte de sus padres.

Prevot estudió en Ciné Institute y ha trabajado en varias películas como directora de arte, técnica de sonido, fotografía y productora. También es cantante y en 2010 viajó a los Estados Unidos para ayudar a grabar We are the World, una canción cuyas ganancias beneficiaron los sobrevivientes del terremoto.

En conjunto, sus películas ofrecen una visión de la vida y la lucha de los niños de Haití.

“Al dar voz a los jóvenes de Haití”, dijo Françoise Gruloos-Ackermans, Representante de UNICEF en Haití,  “no sólo nos permiten escuchar lo que quieren decir, sino que también estimulan su creatividad y podemos comprender mejor su realidad. “


 

 

Búsqueda