Haití

Mejorar las condiciones de vida mediante el acceso al agua potable en Haití

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2011/Steinlechner
Babylove Milande Clement, de 7 años, lleva agua a su tienda de campaña en un campamento para personas desplazadas de la capital haitiana de Puerto Príncipe, un trayecto diario que es ahora más fácil gracias a un pozo de agua construido con la asistencia de UNICEF.

Por Benjamin Steinlechner

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 23 de agosto de 2011. Babylove Milande Clement tiene 7 años y debe realizar todos los días un recorrido agotador bajo el sol desde el campamento para personas desplazadas donde vive, a las afueras de Puerto Príncipe, hasta el lugar donde compra agua potable para ella y su madre. Luego, con el cubo lleno de agua mantenido cuidadosamente en equilibrio sobre su cabeza para que no se derrame una gota, realiza el trayecto de vuelta desde el quiosco de agua hasta la tienda de campaña donde las dos viven solas.

“Tengo que ir y volver al quiosco de agua por lo menos cuatro veces al día”, dijo Babylove con una voz cansada.

Una alternativa sostenible

El caso de Babylove no es excepcional, ya que el acceso al agua potable para la población de los campamentos y para muchas comunidades en Haití representa a menudo un costo prohibitivo.

“Los quioscos venden el agua potable depurada de 0,5 centavos a 1 dólar por cada 5 galones”, explicó Georges Tabbal de la sección de Agua, saneamiento e higiene (WASH, por sus siglas en inglés) de UNICEF. “Debido a que la mayoría de los haitianos viven con menos de 1 dólar al día, el precio del agua es más de lo que muchos pueden pagar aquí”.
 
Esta necesidad de asegurar un abastecimiento de agua potable accesible es la razón por la que UNICEF y sus aliados de la ONG Allied Recovery International (ARI) han unido sus esfuerzos para proporcionar a los barrios de Leogane y Puerto Príncipe pozos comunitarios:  una alternativa más barata y sostenible a la de los quioscos.
 
“La construcción de pozos es una de las maneras más eficaces y más barata de facilitar el acceso al agua potable a tantas personas como sea posible”, dijo Tabbal. “En cada sitio habrá también un comité a cargo para asegurarse de que sigue funcionando correctamente”.

Evitar las enfermedades

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2011/Steinlechner
Unos niños accionan una nueva bomba de agua instalada con la asistencia de UNICEF cerca del campamento donde viven en las afueras de Puerto Príncipe, Haití; gracias a la bomba, el agua es más accesible y asequible para los habitantes del campamento.

“Tenemos dos depósitos de agua aquí, pero no se puede beber, es sólo para lavarse”, dijo Louie Marie Silia Auguste, una vecina de 57 años de Babylove que la cuida mientras su madre trabaja. “Algunas personas la beben de todas formas porque tienen mucha sed, pero generalmente se enferman”.
 
Tabbal destacó que las campañas de educación del año pasado para la promoción de buenas prácticas de higiene y los mensajes de prevención del cólera, que recibieron el apoyo de UNICEF, han sido eficaces. “Hemos hecho hincapié en la importancia de la depuración del agua con cloro durante la epidemia de cólera”, dijo. “Las actividades de movilización comunitaria han logrado que la gente sea más consciente ahora de los riesgos de enfermedades transmitidas por el agua, como el cólera”.

UNICEF brinda apoyo 

Los 60 pozos de UNICEF y ARI seleccionados para su instalación en Leogane y Puerto Príncipe tienen entre 40 y 60 metros de profundidad, lo que hace que sea poco probable que se contaminen. La existencia de un pozo que genere agua suficiente para 500 personas al día también es un incentivo adicional para que las personas desplazadas abandonen los campamentos temporales y regresen a sus barrios originales. Hasta la fecha, las comunidades utilizan ya 57 pozos.
 
Mientras inspeccionaba un pozo terminado en una escuela del centro de Puerto Príncipe, Tabbal observó cómo los niños trataban de hacer funcionar la bomba de pie del pozo con curiosidad.

“Este agua parece todavía turbia así que vamos a limpiar el pozo con alta presión”, señaló Tabbal. “Después, estará listo para su uso”.

Al mejorar el acceso al agua potable y asequible, la oficina de UNICEF en Haití facilita la vida de los miles de niños y niñas de los campamentos para personas desplazadas de Haití y las comunidades remotas.


 

 

Búsqueda