Haití

La nutrición en tiempos de cólera: Un reto para las madres y bebés haitianos

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2010/McBride
Lucienne Rosiere y su bebé de ocho meses Sebastian en una tienda de campaña que cuenta con el apoyo de UNICEF en el campamento para desplazados de Mais Gate, situado en Puerto Príncipe, donde el personal ofrece información sobre el amamantamiento exclusivo y la prevención del cólera.

Por Tania McBride

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 6 de diciembre de 2010 – En medio de las condiciones de estrechez y miseria imperantes en la ciudad de tiendas de campaña que constituye el campamento de Mais Gate, el bebé Sebastian ilumina la mirada de su madre Lucienne. El campamento alberga a los haitianos desplazados por culpa del terremoto ocurrido en enero.

A sus ocho meses, babeando porque le salen los dientes y sus enormes 11 kilos sobre la báscula, Sebastian está alerta, sentado, trepando por su madre y casi se mantiene de pie él solo. En la tienda de campaña para bebés él es Bruto, un ejemplo para las jóvenes madres de un bebé amamantado y bien nutrido.

Lucienne elogia por la buena salud y el crecimiento de Sebastian a las enfermeras de la tienda, que está administrada por la organización no gubernamental Concern y cuenta con el apoyo de UNICEF.

“Antes del terremoto no tenía ni idea de cómo cuidar a un bebé, ni siquiera de cómo sostenerlo, y ciertamente no sabía nada de lactancia materna", recuerda. "De alguna manera, fue debido al tremblement  que mi hijo está sano".

La lactancia materna hace crecer a los niños con fuerza

El día del sismo Lucienne estaba en su casa con otros tres familiares. Resultó ilesa pero al no poder vivir en la casa que quedó dañada, Lucienne ha permanecido en el campamento de Mais Gate, sobrevive de la mejor manera que puede y acude con Sebastian a la tienda de campaña para bebés todos los días.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2010/McBride
El campamento de Mais Gate en Puerto Príncipe es uno de los muchos que han proliferado desde que se produjera el 12 de enero un terremoto en Haití. Muchos de los desplazados viven en condiciones de miseria.

“Vine a las tiendas cuando mi embarazo de Sebastian estaba avanzado", dice. "Con la información que recibí de Mauvette fui capaz de preparar con antelación lo que necesitaría para asegurar la supervivencia de Sebastian".

La enfermera jefe Mauvette, que impartía clases en la escuela de enfermería de Puerto Príncipe antes del terremoto, ha visto a más de 450 mujeres pasar por el programa de la tienda de campaña para bebés en Mais Gate desde que fue establecida a principio de febrero. Según ella, la educación acerca de la importancia de la lactancia materna exclusiva y el cuidado de los lactantes en estas condiciones difíciles resulta decisiva, no sólo para las madres sino también para los padres y otros cuidadores.

“Muchas de las madres que vienen a la tienda habían alimentado a sus bebes con algún tipo de líquidos después del nacimiento y alimentos sólidos antes de que cumplieran los seis meses", apunta Mauvette. "Con mucha educación fuimos capaces de que convencerlas para que amamantaran exclusivamente y sus niños crecen con más fuerza".

La educación ahuyenta los mitos

El personal de la tienda para bebés también ha trabajado para ahuyentar los mitos ligados al terremoto. Por ejemplo, muchas mujeres temían que su leche hubiera quedado afectada por el seísmo y podría dañar a sus bebés. Mauvette y su equipo, incluidas dos enfermeras y un psicólogo, tranquilizaron a las madres por medio de sesiones educativas. Ahora, informan de que aproximadamente el 80% del número de madres practica la lactancia materna exclusiva.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Haiti/2010/McBride
La enfermera jefe de las tiendas de campañas para bebés del campamento de Mais Gate (Puerto Príncipe) ha velado estrictamente por el cumplimiento de las medidas de prevención del cólera, incluido el lavado de manos con jabón de cualquier persona que entre en las tiendas.

“Esto es enormemente alentador en un país como Haití, pues existen pruebas mundiales concluyentes de que la lactancia materna exclusiva es una de las intervenciones de supervivencia infantil más efectivas", explica el Dr. Mohamed Ag Ayoya, Jefe de Nutrición de UNICEF. "Lo que vemos poner en práctica en esta tienda para bebés se está reproduciendo en otras tiendas para bebés que cuentan con el apoyo de UNICEF, en programas terapéuticos basados en la comunidad y también en los centros de estabilización para los niños con desnutrición aguda grave".

Según añade el Dr. Ayoya, más allá de la situación de emergencia actual se necesitará una estrategia sostenible a largo plazo para promover una alimentación adecuada para los lactantes y niños de corta edad en todo Haití. "Resulta fundamental que participe un abanico de personas: mujeres, hombres, profesionales de la salud y dirigentes tradicionales".

La prevención del cólera

Mientras tanto, los charcos de agua estancada se alinean en las carreteras improvisadas del campamento Mais Gate y las personas viven unas sobre otras, con poca o ninguna intimidad, con lonas temporales o tiendas suministradas por los organismos de asistencia. Hombres, mujeres y niños patean el campamento hasta los puntos de suministro de agua para rellenar contenedores con agua para beber, lavar y cocinar.

La tienda para bebés de Concern es un oasis en tiempo de cólera, enfermedad cuyo brote sacudió Haití en octubre. Cualquiera que entra en la tienda debe lavarse las manos minuciosamente con jabón y agua tratada con cloro. Mauvette inspecciona vigilante a las visitas, aquellos que no se lavan de manera suficientemente exhaustiva reciben una demostración del modo en que debe hacerse y una explicación sobre la importancia de prevenir el cólera.

“Cada una de esas madres recibe jabón, sales de rehidratación oral y pastillas potabilizadoras para ayudarles en estos momentos en los que el cólera cunde en Haití", explica la enfermera jefe, en referencia a los suministros diseñados para prevenir y tratar la deshidratación diarreica asociada a las enfermedades de transmisión acuática. "Las tiendas para bebés no son únicamente un lugar para aprender sobre la manera de amamantar exclusivamente", comenta. "En muchos sentidos son una tabla de salvación donde padres y madres se informan y que necesitan para mantener a sus familias sanas y salvas de la propagación de la enfermedad".

Lucienne está de acuerdo. Agradece la camaradería y el apoyo del doctor, las enfermeras y otras madres de las tiendas para bebés. Sin embargo, mueve negativamente la cabeza cuando se le pregunta si querría tener más hijos. "Estas son las peores condiciones para criar a un niño", afirma. "Hasta que no cambie mi situación familiar no someteré a otro niño a esta clase de vida".


 

 

Búsqueda