Haití

UNICEF y sus aliados tratan de prevenir un brote mayor mientras asciende el número de muertos en Haití

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-2149/Dormino
Un bebé recibe un tratamiento de rehidratación oral en el centro de salud situado en Grand Dessalines, una aldea a la ribera del río Artibonite en Haití, mientras UNICEF y sus aliados responden al brote de cólera desatado a 70 km. al norte de la capital Puerto Príncipe.

NUEVA YORK, Estados Unidos, 22 de octubre de 2010 – Crece la inquietud en Haití conforme aumenta el número de casos de diarrea aguda provocadas por el cólera. Desde que se confirmaron los primeros casos la semana pasada, se han registrado unos 3.000 casos de cólera y más de 250 fallecimientos provocados por esta enfermedad transmitida por el agua.

AUDIO: escuche

Las víctimas del brote están siendo hospitalizadas con una variedad de efetos secundarios relacionados con la diarrea que incluyen deshidratación, vómitos y dolores abdominales. En su mayoría, los casos confirmados se registraron en las cercanías del río Artibonite, en una región localizada a unas dos horas por automóvil al norte de Puerto Príncipe. Los casos también se producen en los departamentos central y occidental.

Jean-Claude Mubalama, Jefe del programa de salud de la Oficina de UNICEF en Haití, afirmó el viernes que la situación es de actividad intensa y que el personal del hospital St. Nicholas, en la localidad de Saint-Marc, está abrumado por el número de personas enfermas.

“El personal del hospital —el personal médico y las enfermeras— no está muy al tanto de este tipo de enfermedades", señala elMubalama, quien agrega que UNICEF colabora con la gestión de los recursos disponibles y llevando a cabo labores de coordinación con sus aliados locales y gubernamentales, con el fin de ayudar a que las personas afectadas reciban tratamiento lo más rápidamente posible.

Muertes de niños

Los niños son especialmente vulnerables ante esta enfermedad. Mubalama calcula que un 30% de los casos mortales recientes correspondieron a niños y niñas, aunque en el hospital no se registró la edad de los pacientes internados.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-2096/Dormino
Un bebé y otros pacientes afectados por la diarrea aguda yacen sobre el suelo del hospital St. Nicholas de la localidad de Saint-Marc, en el departamento de Artibonite.

“Los niños enfermos llegan al hospital a último momento, cuando ya es muy, muy tarde", explica Mubalama. “Muchos de ellos mueren muy poco después de su llegada”.

Según las autoridades de salud del departamento de Artibonite, la muerte de los enfermos puede producirse apenas tres o cuatro horas después de la aparición de los síntomas. Aunque Mubalama calcula que un 80% de las muertes se produce en los hogares de los enfermos, las probabilidades de supervivencia son mucho mayores para las personas que logran llegar al hospital antes de que los síntomas de la enfermedad sean muy graves.

Deficiencias sanitarias

Aunque se ignora a ciencia cierta cuáles son las causas de los casos de cólera en Haití, existen temores de que se deban a que las aguas del río Artibonite están contaminadas, de manera que el Gobierno de Haití ha ordenado que se realicen análisis de las mismas.

Imagen del UNICEF
Un niño haitiano que padece diarrea aguda llora mientras una enfermera le adminstra una solución de rehidratación intravenosa en el hospital Sr. Nicholas de la aldea de Saint-Marc, en el departamento de Artibonite.

La nueva situación de emergencia de salud no parece ser un resultado directo del intenso terremoto que sacudió Haití en enero. Sin embargo, el hacinamiento y el desplazamiento de los habitantes afectados por el desastre natural han creado condiciones sanitarias deficientes, que constituyen una de las principales causas de los brotes de cólera.

“El terremoto no afectó esta región", aclara Mubalama. “Pero muchos habitantes desplazados de la zona afectada buscaron refugio en el departamento de Artibonite”.

Acceso al agua potable

Con el objetivo de prevenir nuevos casos de infección, UNICEF y sus aliados distribuyen equipos y materiales de purificación del agua, antibióticos, botiquines de prevención y tratamiento de la diarrea y sales de rehidratación oral. Han solicitado asimismo suministros adicionales. El Programa Mundial de Alimentos ha comenzado a distribuir en el hospital de Saint-Marc 9.000 alimentos listos para el consumo, así como galletas de alto contenido energético. Ayer, el Presidente de Haití, René Préval, y varios ministros viajaron a Saint-Marc para participar en una mesa de debate con las autoridades locales sobre el mejor modo de responder a la crisis.

Por todas partes, las labores de socorro continúan mientras el Gobierno, las organizaciones no gubernamentales y la Misión de las Naciones Unidas en Haití prestan asistencia a un número creciente de lugares. Un signo potencial y esperanzadoramente positivo, la tasa registrada de aumento de casos confirmados de cólera es inferior al valor de los primeros días del brote.

El cólera, que es consecuencia del consumo de agua y alimentos contaminados, se propaga por lo general debido a las condiciones sanitarias e higiénicas deficientes. Se trata de una enfermedad prevenible, pero solamente si la población cuenta con acceso a instalaciones sanitarias adecuadas y al agua potable. Esos servicios no están al alcance de gran parte de la población de Haití, que aún se recupera del terremoto que devastó el país hace 10 meses.


 

 

Audio (en inglés)

22 de octubre de 2010: Radio UNICEF conversa sobre los casos confirmados de cólera en Haití con Jean-Claude Mubalama, jefe de la sección de salud de UNICEF en esa nación caribeña.
AUDIO escuche

Búsqueda