Haití

El primer día de clases, UNICEF brinda apoyo a los niños haitianos afectados por el terremoto

Por Benjamin Steinlechner

PUERTO PRÍNCIPE, Haití, 5 de octubre de 2010 – Para miles de desplazados que se albergan provisionalmente en el campamento de Primature, en la capital de Haití, ayer fue un día que comenzó como todos los que han transcurrido desde que llegaron al asentamiento tras el terremoto de enero pasado. Para otros, sin embargo, ayer fue un día muy diferente, ya que comenzaron las clases escolares.

VÍDEO (en inglés): 4 de octubre de 2010 - Bob Coen, corresponsal de UNICEF, informa sobre el regreso a las aulas de los niños y niñas afectados por el terremoto en Haití, que fue también el primer día de clases de los que nunca habían ido a la escuela.  Véalo en RealPlayer

 

Desde que el terremoto causó la muerte de su padre y destruyó el hogar de su familia, Judeline, una niña de seis años, vive con su madre, su hermano y una prima en una tienda de campaña en la barrosa colina sobre la que se extiende el campamento de Primature. Ayer comenzó una nueva vida para Judeline, que asistió a la escuela por primera vez en su vida.

“La reanudación de las clases en las escuelas tiene un carácter simbólico”, afirmó Françoise Gruloos-Ackermans, Representante de UNICEF en Haití. “Éste es el futuro del país, y me siento muy feliz porque todos los donantes y aliados —tanto los bilaterales como los multilaterales— estamos unidos en esta batalla. Porque esto es una auténtica batalla”.

Aulas reconstruidas

La Representante de UNICEF y Joël Desrosiers Jean-Pierre, Ministro de Educación de Haití, celebraron el inicio del año escolar colaborando en la reapertura de la escuela Celie Lilavois, cuyos edificios habían sufrido graves destrozos durante el terremoto. Un equipo de construcción de UNICEF trabajó sin parar para que las cuatro nuevas aulas semipermanentes estuvieran listas para el gran día.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Judeline Janvier e Ismeralda Dalovma, ambas de 6 años de edad, exhiben sus nuevas mochilas en la escuela Celie Lilavois de Puerto Príncipe, Haití. El centro escolar quedó destruido tras el terremoto de enero y la unidad de construcción de UNICEF lo reconstruyó a tiempo para el inicio de la nueva temporada escolar.

“Este año, el objetivo del estado no es sólo que regresen a clases los niños y niñas que estudiaban antes del desastre, sino que todos los niños puedan ir a la escuela”, afirmó el Ministro de Educación. “Todos los niños y niñas de nuestro país deben ir a la escuela”.

El ministro hizo sus observaciones durante la ceremonia de inauguración en la escuela Celie Lilavois.

El movimiento “Ir a la escuela”

Gruloos-Ackermans se también se refirió al tema al decir que el comienzo del nuevo año académico en Haití constituye el movimiento “Ir a la escuela”. Al respecto, señaló que UNICEF, el Gobierno y sus aliados no sólo quieren que los niños que ya iban a la escuela regresen a clases, sino que también comiencen sus estudios primarios los que nunca habían recibido educación escolar. “Ésa”, explicó, “es la diferencia entre ‘regresar a la escuela’ e ‘ir a la escuela’”.

Imagen del UNICEF
Françoise Gruloos-Ackermans, Representante de UNICEF en Haití, habla con Judeline Janvier e Ismeralda Dalovma tras la inauguración de la escuela Celia Lilavois de Puerto Príncipe, la capital haitiana.

Para los niños y niñas haitianos, el comienzo del año escolar representa mucho más que la posibilidad de recibir educación.

“Algunos niños han perdido a sus padres”, explicó la Directora de la Escuela Celie Lilavois, Henriette Moisset. “Esos niños están realmente traumatizados, de manera que tratamos de darles esperanzas, conversamos con ellos y les ofrecemos un entorno que les ayuda a deshacerse de la pesada carga que llevan. La situación de esos niños es muy difícil”.

Un ámbito acogedor

En esta etapa de recuperación del terremoto, resulta fundamental que los niños de Haití cuenten con ámbitos de educación seguros y acogedores. En la escuela Celie Lilavois, todos los alumnos reciben alimentos suministrados por el gobierno. UNICEF, por su parte, les entrega conjuntos de materiales escolares en el marco de su apoyo a los estudiantes y maestros. Para fin de este año, UNICEF habrá distribuido unos 720.000 conjuntos de materiales y útiles escolares a los alumnos de casi 2.000 escuelas de todo el país.

Al iniciar su primer día de clases Judeline se sintió un poco atemorizada, como suele sucederles a todos los niños del mundo. Pero no tardó mucho en sentirse muy cómoda con el entorno acogedor de su aula. Con apoyo sostenido, Judeline y muchos miles de niños haitianos más podrán recibir la educación que les encamine a un futuro mejor.


 

 

La educación en situaciones de emergencia


UNICEF informa sobre la necesidad de la educación en medio de las situaciones de emergencia. En tales circunstancias, la escuela es nada más y nada menos que un salvavidas.

 VÍDEO (en inglés) alta | baja

Búsqueda