Haití

UNICEF intensifica las labores de protección de la salud y la seguridad infantiles en la zona del terremoto en Haití

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-0009/Amézquita
Los trabajadores cargan los suministros de rescate de UNICEF para los supervivientes del terremoto en un avión de carga del aeropuerto de Tocumen de la Ciudad de Panamá (Panamá), con rumbo a Puerto Príncipe, la capital de Haití.

Por Tim Ledwith

NUEVA YORK, EE. UU, 16 de enero de 2010 – Millares de personas han muerto, un número desconocido están heridas y aproximadamente 300.000 no tienen hogar tras el terremoto que sacudió el 12 de enero Puerto Príncipe y otras zonas densamente pobladas de Haití, con un total de más de 3 millones de personas afectadas.

Ya van cuatro días y UNICEF y sus aliados intensifican las operaciones de suministro de emergencia para proteger la salud de los niños en peligro.

Vea el VÍDEO

Además de provisiones que ya estaban en el país, la ayuda viene de las reservas regionales de UNICEF preubicadas en Panamá, con el envío adicional realizados desde almacén central de la organización en Copenhague, Dinamarca.

El centro de atención puesto en el agua y el saneamiento

Las tareas son decisivas en Haití, donde casi la mitad de la población tiene menos de 18 años de edad. Puesto que los niños son particularmente susceptibles a las enfermedades diarreicas, necesitan urgentemente acceso a agua potable y saneamiento apropiado inmediatamente después de desastres como éste.

Imagen del UNICEF
© UN Photo/Dormino
A displaced family washes in a public fountain near the Haitian National Palace in Port-au-Prince, Haiti, where water supplies are severely limited.

"Nuestro centro de atención principal, en términos de suministro, es el agua y el saneamiento", dijo el Dr. Robin Nandy, Asesor Superior de Salud en Situaciones de emergencia de UNICEF.

Debido a la falta de saneamiento en las comunidades sacudidas por el temblor, añadió el Dr. Nandy, "hay un riesgo enorme de enfermedades transmisibles como la diarrea y el sarampión. Y esto podría causar una cantidad enorme de enfermedades, así como muertes, entre mujeres y niños en particular".

Llegan los expertos y los suministros

Como parte de las labores para prevenir una segunda oleada de muertes en la zona del terremoto, un avión de carga de DHL con agua y suministros de saneamiento de UNICEF aterrizó temprano esta mañana en Puerto Príncipe, la capital haitiana. Se trataba del segundo envío de estas características que llegaba en 24 horas.

Las cisternas de agua y las pastillas de purificación de agua se descargaron del avión para su distribución de manera concertada con los aliados de UNICEF sobre el terreno. El envío aéreo también contenía sales de rehidratación orales, que pueden salvar vidas de niños pues combaten los efectos de la deshidratación por causa de la diarrea. Dos expertos en agua y saneamiento viajaban en el vuelo también.

Mientras tanto, 5.000 litros de agua potable se han entregado a los residentes de la ciudad costera de Jacmel, junto con 2.500 equipos de cocina para familias desplazadas. Las provisiones fueron dispensadas en coordinación con el Programa Mundial de Alimentos.

Asimismo, a partir de mañana UNICEF y sus aliados distribuirán 26 contenedores de agua en zonas afectadas gravemente. Las principales compañías de distribución de agua de Haití están proporcionando camiones cisterna para llenar los contenedores que pueden albergar entre 5.000 y 10.000 litros cada uno.

Más ayuda en camino

Se espera que dos aviones más cargados con ayuda de UNICEF para Haití aterricen este fin de semana en Santo Domingo, la capital de la vecina República Dominicana. Las aeronaves llevarán medicinas esenciales y materiales de construcción, entre otros artículos necesarios.

Imagen del UNICEF
© UN Photo/Abassi
Las víctimas del terremoto descansan en un refugio improvisado en un aparcamiento del hospital general de Puerto Príncipe, Haití.

El Supervisor del almacén, Christian Dehoux, también viaja en unos de esos vuelos, un avión de British Airways que trae 40 toneladas métricas de ayuda de emergencia de la División de Suministros de UNICEF en Copenhague.

"Tendremos algunos equipos de emergencia, botiquines, muchas lonas para construir refugios", dijo cuando se reunió la carga para el vuelo.

Una historia de penurias

A pesar de toda esta actividad acelerada, las operaciones de asistencia acaban de comenzar en Haití. Eso, por lo menos, es seguro entre las inimaginables muerte, heridas y daños a la infraestructura en la nación caribeña, que ya afrontó la pobreza extrema y una crisis humanitaria grave antes del terremoto.

Para vencer los enormes desafíos que quedan por delante, UNICEF publicó ayer un llamamiento de 120 millones de dólares estadounidenses para financiar la respuesta ante la crisis de Haití durante los próximos seis meses. La petición a los donantes internacionales formaba parte de un llamamiento más amplio de la Naciones Unidas para recaudar 562 millones de dólares.

Los suministros y el equipo de socorro llegan ya para ayudar a aliviar el sufrimiento de una población cuya historia está demasiado plagada ya de penurias. Lograr que esos suministros lleguen hasta los niños y las familias que los necesitan desesperadamente es la principal prioridad de UNICEF.


 

 

Vídeo (en inglés)

15 de enero de 2010: La jefa de Protección Infantil de UNICEF, Susan Bissell se refiere a la necesidad de mantener a los niños y niñas a salvo tras el terremoto de Haití.
 VÍDEO alta | baja

 

15 de enero de 2010: El Asesor Superior de Salud en Situaciones de emergencia de UNICEF, Robin Nandy, se refiere a las complicaciones de la salud infantil  derivadas del terremoto ocurrido en Haití.
 VÍDEO  alta | baja

El Supervisor del almacén de la División de Suministros de UNICEF en Copenhague, Christian Dehoux, comenta las labores de rescate de la división en Haití.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda