Haití

Los suministros para los supervivientes del seismo en Haití van en camino

Imagen del UNICEF
© AP Photo/Arduengo
Unas personas de reúnen en un refugio improvisado en Puerto Príncipe, tras el seismo qye arrasó el palacio presidencial, la catedral urbana, hospitales, escuelas, la prisión principal y barrios enteros.

NUEVA YORK, EE. UU, 13 de enero de 2010 – El primer envío de suministors de UNICEF para los supervivientes del terremoto devastador ocurrido ayer va camino de Haití. La ayuda de emergencia se necesita con urgencia, pues los servicios básicos y la infraestructura en la nación más pobre del hemisferio occidental ya estaban cerca del colapso antes incluso del temblor de magnitud 7,0.

AUDIO: escuche

Vea el VÍDEO

Con el apoyo de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que se ocupa del transporte aéreo, los suministros esenciales de la Oficina Regional de UNICEF en la Ciudad de Panamá vuelan rumbo a la República Dominicana esta noche. Llegarán mañana por tierra a la capital haitiana seriamente dañada.

Los artículos transportados por avión incluyen 10.000 lonas, 4.600 contenedores de agua, 5,5 millones de pastillas potabilizadoras de agua, 556.000 bolsitas para la rehidratación oral y otros suministros para cubrir las necesidades básicas de hasta 10.000 familias. Se está trabajando en el envío de suministros para los días próximos días, destinados a 20.000 familias más.

Una destrucción "increible"

Sobre la base de informes iniciales, está claro que el terremoto y aproximadamente 40 réplicas han dejado un sufrimiento inmenso en un país deficientemente equipado para adaptarse hasta en el mejor de los casos. Escuelas, casas y carreteras han quedado destruidos y no hay bastantes instalaciones médicas para tratar a los heridos.

Imagen del UNICEF
© AP Photo/Arduengo
Una niña herida yace tendida en el arcén de una carretera mientras la atienden una día después de que el terremoto sacudiera Puerto Príncipe.

El epicentro del temblor estaba a sólo 17 kilómetros de Port-au-Prince. Como resultado, "la destrucción en la ciudad es increíble", según afirmó  Bernt Aasen, Director Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe. "No tenemos ninguna indicación aún acerca del número de personas muertas o heridas, pero estamos hablando aproximadamente de miles. Este es un desastre enorme para Haití".

La prioridad de UNICEF es garantizar que la infancia haitiana obtenga la asistencia básica cuanto antes.

"Los suministros más importantes que estamos enviando ahora son los conjuntos de materiales para familias, [que] contienen equipos para cocinar y todo lo que una familia necesita", dijo  Aasen. "Entonces tendremos que enviar suministros médicos y UNICEF dispone de botiquines genéricos con todas las medicinas que sabemos que se necesitan en una situación como ésta".

Puesto que la nutrición adecuada y el acceso al agua potable son decisivos para la supervivencia de los niños después de tales desastres, también se están planificando los envíos de alimentos terapéuticos y cisternas para el agua plegables.

Sobre el terreno, en Jacmel

Cuando el temblor sacudió ayer alrededor de a las 17.00 h. hora local, el Representante de UNICEF en Haití, Guido Cornale, estaba en la ciudad costera de Jacmel, a unas tres horas de la capital en automóvil.

"Ha sido uno de los temblores más poderosos que he experimentado en mi vida. Ha sido un infierno. Fue muy violento, muy breve, muy ruidoso", dijo Cornale.

Imagen del UNICEF
© AP Photo/Cruz
Unas personas se elevan entre los escombros a lo largo de la carretera Delmas, un día después de que el terremoto de magnitud 7,0 sacudiera Puerto Príncipe, Haití.

Esta mañana, Cornale se unió a fuerzasd de protección civil y funcionarios gubernamentales de distrito en Jacmel para evaluar daños. Él vio cómo sacaban a personas de entre los escombros de edificios destruidos; unos habían sobrevivido con heridas, mientras que otros habían muerto. El Representante de UNICEF estimó que aproximadamente el 20% de los edificios en la ciudad de 50.000 habitantes ha quedado destruido.

A lo largo del día, Cornale estuvo esporádicamente en contacto con colegas en Port-au-Prince, donde las oficinas de UNICEF quedaron gravemente dañadas. Se inquietó por su bienestar cuando expresó que: “no estamos seguros de que todo nuestro personal esté a salvo”.

Una respuesta con determinación

Mientras tanto, en una declaración a la Junta Directiva de UNICEF reunida en Nueva York esta semana, la Directora Ejecutiva, Ann M. Veneman, reafirmó la determinación del organismo para responder con eficacia a la crisis en Haití a pesar de los numerosos desafíos que se plantean .

"Las estimaciones de los expertos señalan que el 46% de los casi 10 millones de personas de Haití tiene menos de 18 años de edad", dijo Veneman. "Las necesidades especiales de los niños en materia de alimentos, refugio y protección deben incorporarse en el inicio mismo de las actividades de socorro, y UNICEF hará todo lo que esté en su poder para garantizar que se resuelvan estas necesidades".


 

 

Audio (en inglés)

13 de enero de 2010: Desde Jacmel, Haití, el Representante de UNICEF, Guido Cornale, habla con Radio UNICEF acerca de los efectos devastadores del terremoto reciente.
AUDIO escuche

Vídeo (en español)

13 de enero de 2010: La corresponsal de UNICEF, Chris Niles, informa sobre las tareas de socorro de UNICEF en Haití, golpeado por un terremoto de intensidad 7,0.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

La Directora Ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman, responde ante el devastador terremoto ocurrido en Haití.
 VÍDEO  alta | baja

Búsqueda