Etiopía

Los programas de alimentación terapéutica para pacientes ambulatorios, que reciben apoyo de UNICEF, proporcionan servicios que salvan vidas en Etiopía

Por Indrias Getachew

BORENA, Etiopía, 24 de agosto de 2011. Berida Jateni, de 40 años, parece preocupada, está demacrada y aparenta mucha más edad de la que tiene. Sentada junto a su choza en Borena, un poblado asolado por la sequía cerca de la frontera con Kenya, lamenta los efectos de la sequía que amenaza con destruir su modo de vida dedicada al pastoreo.

VÍDEO: 5 de agosto de 2011. El corresponsal de UNICEF, Dailo Alli, informa sobre los esfuerzos para ayudar a las familias etíopes que lo han perdido todo debido a la sequía.  Véalo en RealPlayer

 

Los cadáveres en descomposición del ganado son testigos de la tragedia que sacude Borena desde hace más de dos años, cuando cayeron las últimas lluvias abundantes. Una serie de estaciones consecutivas sin lluvia han diezmado los rebaños del ganado del que los pastores de Borena dependen en gran medida para su subsistencia. Los hombres aptos de las zonas en peor situación, cerca de la frontera con Kenya, se han trasladado al norte en busca de agua y pasto con el ganado sobreviviente.

La pérdida del ganado ha eliminado una fuente fundamental de ingresos y de nutrición para los habitantes de Borena. Esto tiene una incidencia especial en los niños. La hija menor de Berida, Firdoze Liben, tiene 10 meses de edady le diagnosticaron desnutrición grave aguda hace dos semanas, una enfermedad mortal si no se trata.

“Firdoze solía beber leche de vaca pero ahora no tenemos nada, porque todas las vacas murieron”, dice Berida.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Ethiopia/2011/Getachew
Health Extension Worker Kalkidan Yimam (right) discusses the progress of 10 month old Firdoze Liben, sitting on her mother, Berida Jateni’s lap, during the HEWs home visits to check on children with severe acute malnutrition enrolled in the Meleb Health Post Outpatient Therapeutic Feeding Programme.

Los agentes de divulgación de la salud Kalkidan Yimam y Tesfaye Chaltu caminaron a través del reseco paisaje para visitar a los niños con desnutrición grave que están inscritos en el programa de alimentación terapéutica para pacientes ambulatorios, que dirigen desde el puesto de salud del poblado de Meleb. Su primera parada fue la casa de Berida y Firdoze. 

Trabajadores de la salud que salvan vidas

Las consecuencias de la sequía sobre la salud y el estado nutricional de la comunidad están a la vista. Cuando salió de su choza, Berida era una mujer muy delgada que cargaba a su bebé, Firdoze. Por suerte, ahora ha llegado un poco de ayuda.

“Esta es una comunidad pastoril en gran parte y se ganan la vida y crían a sus hijos mediante la venta de leche y la alimentación de los niños a base de leche”, explicó Kalkidan Yimam. “Pero ahora, debido a que el ganado ha muerto no tienen nada que dar a sus hijos y, como resultado, los niños están sufriendo”.

Kalkidan explicó que se encontraron con Firdoze cuando iban de casa en casa para supervisar a los niños y comprobar si padecían desnutrición. Con una cinta métrica especial que colocaron alrededor del brazo de la niña, determinaron que estaba gravemente desnutrida y pidieron a la madre que la llevara al puesto de salud. Cuando llegó, Firdoze pesaba 5,7 kg.
 
“Estaba realmente en malas condiciones”, comentó Kalkidan, por lo que se siguió el protocolo de admisión y se empezó a administrar a la niña alimentos terapéuticos listos para su consumo. “Está mucho mejor y su peso va en aumento”, señaló Kalkidan, mientras anotaba con orgullo que ahora, sólo dos semanas después del inicio del tratamiento, la niña ya pesa 6,4 kg.

Llegar a los más vulnerables

Imagen del UNICEF
© UNICEF Ethiopia/2011/Getachew
Berida Jateni feeds her baby Firdoze Liben, 10 months, with RUTF, used to treat severe acute malnutrition. Firdoze has been enrolled in the Outpatient Therapeutic Feeding Programme (OTP) run from the Meleb Health Post. Firdoze weighed 5.7 kgs when admitted to the OTP programme. Two weeks later she weighed 6.4 kgs and is recovering well.

Kalkidan y Chaltu han recibido capacitación para tratar a niños con desnutrición grave por medio del programa de alimentación terapéutica para pacientes ambulatorios, que recibe apoyo de UNICEF y forma parte del programa ambulatorio de salud del Gobierno, creado para prestar servicios básicos integrales de salud, nutrición, higiene y saneamiento a la población rural.

En el país hay más de 16.000 puestos de salud operativos, cada uno con dos agentes de divulgación de la salud capacitados, como Kalkidan. Desde 2008, UNICEF ha apoyado la capacitación y la provisión de suministros para los agentes de divulgación de la salud del programa, lo que les permite prestar servicios vitales a las comunidades en cerca de 8.800 lugares.

Este aumento impresionante de la capacidad nacional para responder a la desnutrición garantiza la distribución oportuna y eficaz de asistencia humanitaria en Etiopía durante esta época de crisis, mitiga así los peores efectos que la prolongada sequía tiene sobre los niños, los más vulnerables y los primeros en sucumbir a la desnutrición.

Se necesitan más recursos

Sin embargo, con la peor sequía de los últimos tiempos, el sistema no da abasto y UNICEF busca urgentemente recursos adicionales para garantizar que los agentes de divulgación de la salud como Kalkidan puedan continuar su labor para salvar vidas.
 
UNICEF y sus aliados brindan apoyo al Gobierno de Etiopía para responder a las necesidades inmediatas de las comunidades afectadas por la sequía, entre ellas Borena. Esto exigirá incluir el apoyo a la diversificación de los medios de subsistencia, así como ayuda para recuperarse de la sequía.

 


 

 

Búsqueda