Panorama: El Salvador

Miles de familias siguen desplazadas por las lluvias torrenciales en El Salvador

Por Armando Carballido y July Mejía

SAN SALVADOR, El Salvador, 26 octubre de 2011. Después de dos semanas con inundaciones y sin clases, los estudiantes finalmente regresan a la escuela en la provincia de Usulután.

El corresponsal de UNICEF, Pedro Bujalance, informa sobre la entrega de suministros de emergencia de UNICEF en las zonas inundadas de El Salvador.  Véalo en RealPlayer

 

Las lluvias torrenciales caídas a mediados de octubre desbordaron el cauce del río Lempa que arrasó casas, animales y sembradíos. Centenares de escuelas fueron reutilizadas como albergues para los miembros de la comunidad.

Ahora, cuando las escuelas comienzan a reabrir sus puertas, muchos estudiantes reanudan su educación y vuelve la normalidad a sus vidas. En cambio, para otros muchos esto no es todavía posible.

A state of limbo

Víctor Antonio (13 años) vive desde hace dos semanas en la misma escuela de San Marcos Lempa junto a otros 400 niños. Está ansioso por volver a casa y reconstruir su vida. "Quiero ver lo que ha pasado en mi casa. Teníamos una televisión, zapatos, todas las cosas", dijo.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2011/El Salvador
Una madre y su hijo en el albergue de San Marcos Lempa.

Sin embargo, los terrenos siguen sumergidos bajo las aguas y Víctor y los demás atrapados en la ansiedad del limbo.

"Esto es mucho peor"

Salvadoreños no son ajenos a los desastres naturales, pero con unas precipitaciones que triplican la cantidad típica de la temporada de lluvias, el diluvio de este año sorprendió a muchos desprevenidos.

Los funcionarios han denunciado 35 fallecidos y unas 58.8000 personas viven en más de 600 albergues de emergencia en todo el país.

José Antonio Amaya se vio obligado a abandonar su casa en el bajo Lempa por culpa de las lluvias. "Los destrozos cuadruplican los de Mitch y Stan", afirmó, en referencia a los huracanes Mitch y Stan de 1998 y 2005, respectivamente. "Esto es mucho peor".

UNICEF en acción

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2011/El Salvador
Los centros escolares se han convertido en improvisados refugios en El Salvador.

UNICEF brinda apoyo a las comunidades afectadas mediante el suministro de conjuntos de higiene y prevé asistencia adicional en los próximos días.

Sin embargo urge hacer mucho más. Son necesarios agua limpia, alimentos, medicinas y ropa tanto como el apoyo financiero para la reparación de más de 260 escuelas destrozadas.

Con agua estancada y contaminada por todas partes, los funcionarios temen la propagación de enfermedades. "Los trastornos más habituales son problemas de piel debido al exceso de humedad y también afecciones respiratorias", expuso Diógenes José Guzmán, médico en el albergue de San Marcos Lempa.

Las personas refugiadas dan gracias de que las lluvias hayan cesado finalmente, pero saben que ahora comienza una dura labor.


 

 

Búsqueda