República Democrática del Congo

Mia Farrow, Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, observa la devastación en Kivu Septentrional, donde también se llevan a cabo labores de socorro de emergencia

Imagen del UNICEF: Goodwill Ambassador Mia Farrow is visiting conflict-affected North Kivu
© UNICEF/NYHQ2008-1262/ Asselin
Mia Farrow, Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, junto a niños y niñas desplazados que viven en el campamento de Kibati, en las afueras de Goma, en la región oriental de la República Democrática del Congo.

KIVU SEPTENTRIONAL, República Democrática del Congo, 12 de diciembre de 2008 – Mia Farrow, Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, lleva cabo una visita a la región de Kivu Septentrional, castigada por el conflicto armado, como parte de una misión de tres días en la región oriental de la República Democrática del Congo.

El objetivo de la visita consiste en comprobar los efectos de los recientes combates, que provocaron el desplazamiento de unos 300.000 pobladores en los últimos tres meses. El número total de personas desplazadas se acerca al millón, lo que representa un 20% de la población de Kivu Septentrional.

“He viajado para entender mejor la manera en que los pobladores confrontan esta crisis y para enterarme de sus necesidades y de lo que debemos hacer”, dijo la Sra. Farrow. “Estar aquí junto al personal de las ONG reconforta un poco. UNICEF hace todo lo que está su alcance para ayudar a los afectados y eso me da esperanzas. Si viajara sola, quizá me sentiría más deprimida, ¿Porque qué puede hacer una persona sola?”.

La terrible situación de los niños

Los niños y niñas son, como siempre, los más vulnerables, y su situación y la de las mujeres es desesperada. Miles de niños, niñas y mujeres han recibido muy pocos alimentos desde que emprendieron la huida. También han tenido un acceso muy limitado al agua potable y a la atención de la salud. Se calcula que cientos de niños y niñas han quedado separados de sus familias y que deben valerse por ellos mismos para sobrevivir.

En Kayna, la Sra. Farrow visita un centro de alimentación terapéutica que fue saqueado por un grupo armado. “Pienso que el 11 de noviembre este sitio debió haber estado lleno de niños y niñas... de niños y niñas enfermos”, comentó la Sra. Farrow. “Cómo es posible que un centenar de hombres armados lleguen aquí; obliguen a los niños enfermos y gravemente desnutridos a alejarse monte adentro, y se lleven todo lo que había, incluso los pocos alimentos de los que disponían, además de los productos de alimentación terapéutica, la leche...? ¿Qué clase de hombres son éstos?”.

Imagen del UNICEF: Goodwill Ambassador Mia Farrow is visiting conflict-affected North Kivu
© UNICEF/NYHQ2008-1263/ Asselin
Mia Farrow, Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, suministra vitamina A a un niño en el puesto sanitario de Majengo durante una campaña de vacunación que se llevó a cabo en la localidad de Goma y que contó con apoyo de UNICEF.
Por segundo año consecutivo, miles de niños y niñas de la región tuvieron que interrumpir el año escolar cuando apenas comenzaba. La Sra. Farrow conversó con un grupo de padres y madres preocupados de la aldea de Rutshuru, que se encuentra actualmente bajo control de los rebeldes.

“Hasta saquearon las escuelas y se llevaron todo, absolutamente todo”, le explicó un padre a la Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF.

El desplazamiento crea una situación de emergencia

La Sra. Farrow también visita zonas de Kivu Septentrional donde el conflicto armado provocó el desplazamiento de la población. Allí verificó la manera en que UNICEF y sus aliados responden a las necesidades de los niños, niñas y familias. Se calcula que unos 300.000 pobladores fueron desplazados durante los últimos tres meses debido a la violencia que no tiene visos de terminar en el futuro próximo.

La Sra. Farrow se sintió profundamente afectada por lo que vio y por los niños y niñas que la saludaron cuando llegó el campamento. “Hay culpables y hay víctimas. Yo estoy aquí junto a las víctimas, sintiendo lo que todos sentimos por ellas, porque se trata de seres humanos atrapados en un entramado de violencia”.

“Me alegra mucho estar aquí junto a UNICEF, porque de esa manera no soy sólo una persona más”, expresó la Embajadora de Buena Voluntad. “Estoy aquí con UNICEF, cuyo personal trabaja día y noche, haciendo frente a esta situación de emergencia. Pero también soy un ser humano individual y me pregunto cuál es mi responsabilidad como ser humano, más allá de mi relación con UNICEF. ¿Qué puedo hacer? ¿Qué escribiré sobre esto? ¿Con quién hablaré sobre esto? ¿Cuál es mi obligación moral?”.


 

 

Vídeo (en inglés)

11 de diciembre de 2008: Amy Bennett, corresponsal de UNICEF, informa sobre la visita que realizó Mia Farrow, Embajadora de Buena Voluntad del organismo internacional, a la región congolesa de Kivu Septentrional, azotada por el conflicto armado.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda