La catástrofe del tsunami: Países en crisis

El compromiso de UNICEF con las intervenciones a largo plazo en la región afectada por el tsunami

Reconstruyendo mejor

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2008-1371/Pietrasik
En el distrito de Ampara en Sri Lanka, un trabajador asciende una escalerilla en uno de los tanques de almacenamiento de agua de la planta de Thirkkoeil, que se construyó con fondos suministrados por UNICEFy que brindará agua potable a unas 6.000 familias

Por Jane O’Brien

NUEVA YORK, USA, 23 de diciembre de 2008 – La situación de emergencia que se desató hace cuatro años como consecuencia de un tsunami en el Océano Índico está llegando a su fin. Sin embargo, UNICEF mantiene su compromiso con diversas intervenciones a largo plazo que implican mucho más que reparar o remplazar lo que resultó destruido por el desastre natural.

La política de “reconstruir mejor” de UNICEF significa la satisfacción de las necesidades de millones de niños, niñas y mujeres vulnerables de maneras diversas con las que no se contaba antes del tsunami.

Por ejemplo, en la región se están construyendo escuelas mejor diseñadas y más resistentes a los terremotos; se brinda atención de la salud a comunidades antes marginadas y apartadas, y se suministra agua y saneamiento ambiental a poblaciones que hasta entonces eran inaccesibles.

Atención de la salud y cuidado de los niños
En Tamil Nadu, uno de los estados de la India más castigados por el tsunami, se entregaron equipos para la atención de los recién nacidos a 98 establecimientos de atención primaria de la salud. Esos equipos han mejorado de manera notable la atención neonatal y seguirán salvando vidas durante muchos años.

También se han establecido en todo el país Centros de Servicios Integrados para el Desarrollo del Niño, donde se brindan servicios de nutrición a los niños, niñas y madres. UNICEF ha equipado esos centros con muebles, utensilios de cocina, juguetes y otros materiales de recreación.

Ratnasamy Sangeetha formó parte de los cientos de voluntarios que fueron reclutados después del tsunami para restablecer los servicios de cuidado de los niños. En la actualidad trabaja en el Centro de Servicios Integrados para el Desarrollo del Niño del distrito de Cuddalore, en el estado de Tamil Nadu.

“Yo noto una visible mejoría en el estado nutricional de los niños y niñas”, comenta. “Cuando el centro abrió sus puertas, recibimos a varios niños y niñas con peso inferior al normal. Pero con el correr de los días varios de ellos mejoraron rápidamente”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF HQ/2008/Pietrasik
Esta ambulancia de atención de la salud neonatal de emergencia ha salvado la vida a 28 niños y niñas recién nacidos que sufrían asfixia, convulsiones y graves problemas respiratorios. La unidad de transporte, que opera en Tamil Nadu, fue donada por UNICEF

Aquí está nuestra esperanza

En Banda Aceh, Indonesia, se están construyendo centenares de escuelas que pueden resistir mejor los terremotos. Una de ellas es la escuela de Peukan Bada, en cuya construcción se aplicaron criterios de seguridad más rigurosos y donde se pone en práctica el enfoque de las escuelas acogedoras para los niños.

La escuela original, que se encontraba en una de las zonas más castigadas por el tsunami, fue demolida por el muro de agua, que causó la muerte de 130 alumnos.

“Antes de que UNICEF construyera este nuevo edificio”, explica Sawina, la directora del establecimiento, “dábamos clases en una escuela provisional. En esa época sólo teníamos 50 alumnos y alumnas. Pero debido a las condiciones y comodidades que ofrece la nueva escuela, ahora tenemos 141 estudiantes. Aquí está nuestra esperanza... nuestra esperanza para el futuro”.

Un legado duradero
Otro aspecto en el que se ha logrado avances a largo plazo es el del suministro de agua y saneamiento ambiental. K. Rathneswary, una integrante de la comunidad tamil hindú de Sri Lanka, tiene 50 años de edad y vive a orillas del mar en Karathivu. La Sra. Rathneswary perdió a su marido, su hijo y su hogar debido al tsunami.

En los meses inmediatamente posteriores al desastre natural, la mujer tuvo graves dificultades para obtener agua potable para sus cuatro hijos restantes. Hoy en día, sin embargo, saca agua de un pozo que construyó UNICEF.

“Este pozo nos benefició a todos”, explica. “Todos los vecinos sacan agua de aquí. Es un pozo nuevo, y al contrario que los pozos viejos, no está contaminado por el agua del tsunami”.

En su mayoría, los gobiernos de los países afectados por el tsunami tratan de incorporar a sus programas ordinarios los servicios que hasta ahora han prestado los organismos y organizaciones de socorro de emergencia. Las labores de socorro hicieron posible que se reconstruyera mejor y se pusieran en marcha proyectos que deberían continuar. Se trata de un legado duradero que beneficiará a millones de niños y niñas en los años por venir.


 

 

Vídeo (en inglés)

Diciembre de 2008:

Jane O’Brien, corresponsal de UNICEF, informa sobre los esfuerzos por reconstruir mejor tras el tsunami de 2004.

 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda