La catástrofe del tsunami: Países en crisis

El programa educativo EXCEL, un puente hacia el futuro para la niñez de Myanmar durante el período posterior al tsunami

Imagen del UNICEF: Myanmar: Tsunami education
© UNICEF Myanmar/2006
En el marco del Programa Ampliado de Aprendizaje Continuado, un grupo de niños y niñas de Asin Chaing, una aldea de Myanmar, asisten a clase. Para muchos, esta es la primera oportunidad de estudiar.

Por Sandar Linn

ASIN CHAING, Myanmar, diciembre de 2006 – Asin Chaing es una tranquila aldea costera de la División Ayeyarwady de Myanmar. El tsunami de 2004 destruyó gran parte de esta aldea y las comunidades vecinas, que siguen padeciendo las consecuencias de ese desastre. Debido a las penurias que trajo consigo el tsunami, muchos niños y niñas se vieron obligados a dejar la escuela.

Con base en las necesidades de la comunidad, UNICEF y algunos aliados implantaron el Programa Ampliado de Aprendizaje Continuado (EXCEL, por sus siglas en inglés), como parte de las iniciativas para la recuperación después del tsunami. El programa brinda educación básica a los niños y niñas vulnerables y desescolarizados, y les enseña habilidades que los preparan para el futuro.

Para muchos niños de esta zona, EXCEL es su primera oportunidad de asistir a la escuela. Como los horarios son flexibles, a los estudiantes les alcanza el tiempo para estudiar y ayudar en las tareas del hogar.

Educación y habilidades prácticas para la vida

Gracias al programa, la hija de Daw Tin Mar Kyi, Moe Moe, de 16 años, pudo volver a estudiar, en vez de dedicarse de tiempo completo al hogar. “Nuestra vida nómada a lo largo de la costa no me permitía mandar a mis tres hijos a la escuela”, dice Daw Tin Mar Kyi, una mujer de 44 años que vive en la aldea de Asin Chaing.

“Ahora, mis tres hijos están asistiendo al curso, lo que me produce una gran tranquilidad. Pienso que la educación los preparará para salir adelante en la vida”.

El plan de estudios no solo ayuda a Moe Moe y a otros niños y niñas a ponerse al día en cuanto a conocimientos; también les enseña habilidades prácticas que son cruciales para su futuro, como toma de decisiones, autoprotección y pautas de comunicación.

“Me alegra que mi madre me haya permitido inscribirme en este programa para seguir estudiando”, dijo Moe Moe. “Ahora sé cómo protegerme”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Myanmar/2006
Durante una clase del programa EXCEL, varios niños de la aldea de Asin Chaing discuten sobre lo que han aprendido. Hasta hoy, más de 8.600 niños de 13 pueblos han completado el curso, que dura nueve meses.
La participación de la comunidad

Los padres y madres, los maestros y los ancianos de la aldea están apoyando decididamente el programa EXCEL.

“Ayudo a identificar a los niños de 10 a 17 años que no estén asistiendo a la escuela y les indico cómo inscribirse en el programa”, dijo Kyaw Htay, de 29 años, que participa activamente en el programa de la aldea de Asin Chaing. “No es una tarea fácil, pero me siento feliz porque pienso que los niños y las niñas adquieren más seguridad en sí mismos, aprenden a tomar decisiones mejor fundamentadas y pueden llegar a ser un aporte positivo para sus comunidades”.

A pesar de una serie de obstáculos, los jóvenes que se han capacitado como educadores visitan las aldeas tres veces a la semana para dirigir las sesiones del programa EXCEL. Las sesiones duran dos horas y casi siempre se llevan a cabo por la noche. Hasta hoy, más de 8.600 niños de 13 pueblos han concluido el curso de nueve meses que ofrece EXCEL. La mayoría de los asistentes son chicos y chicas trabajadores, y más del 50% son niñas. Cerca de 350 jóvenes educadores ya terminaron su capacitación y trabajan para EXCEL en distintas aldeas.

Resultados positivos

Una evaluación interna efectuada a fines de 2004 por UNICEF y algunos aliados encontró cambios conductuales positivos entre los niños que han participado en el curso de EXCEL. Entre esos cambios se cuentan una mayor comprensión del VIH/SIDA, medidas preventivas más eficaces contra la enfermedad y una actitud más sana hacia las personas que viven con el VIH.

La evaluación también mostró que las pautas de comunicación de los niños han mejorado notablemente.

“Los niños pueden volver a la escuela después de concluir el programa y cuando la situación económica de sus familias lo permita”, dijo Than Than Mon, educador de 24 años. “EXCEL es como un puente hacia un futuro mejor para la infancia más vulnerable y menos favorecida”.


 

 

Vídeo (en inglés)

Diciembre de 2006: Kun Li, corresponsal de UNICEF, informa sobre el Programa Ampliado de Aprendizaje Continuado, dirigido a las comunidades de Myanmar afectadas por el tsunami.

 VÍDEO alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Elemento multimedia

Búsqueda