La catástrofe del tsunami: Países en crisis

Mantener la salud infantil en las islas de Andaman y Nicobar, un año después del tsunami

Imagen del UNICEF
© UNICEF India/2005/Bagla
Biju nació dos meses y medio después de que el tsunami del Océano Índico arrasara las islas de Andaman y Nicobar en diciembre pasado con un saldo de 3.500 muertos.

Por Priyanka Khanna

CAR NICOBAR, India, diciembre 2005 – Un año después de que el tsunami arrasara las islas de Andaman y Nicobar frente a las costas de la India, donde dejó un saldo de 3.500 víctimas mortales -un tercio de las cuales eran menores de edad- 46.000 personas siguen viviendo aquí en albergues temporales. Los suplementos nutricionales y la prevención de enfermedades han ayudado a que los niños y niñas se mantengan sanos, en tanto continúan las obras para restaurar los servicios esenciales.

“La destrucción del tsunami fue casi total”, dice Subash Misra, coordinador del programa de UNICEF para las islas. “Los árboles han desaparecido, especialmente los cocoteros, que eran aquí tan importantes.”

Imagen del UNICEF
© UNICEF India/2005/Bagla
Biju duerme debajo de un mosquitero en la isla de Car Nicobar, donde el paludismo es endémico. UNICEF ha distribuido 20.000 mosquiteros en las islas de Andaman y Nicobar desde que ocurriera el tsunami.

UNICEF fue la única agencia humanitaria a la que le permitieron realizar tareas de socorro en el archipiélago de 572 islas después del tsunami, y sigue siendo el principal aliado del gobierno en la campaña de recuperación.

Medidas contra enfermedades

Los suplementos nutricionales son de vital importancia para mantener a los niños y niñas saludables. Al trabajar en colaboración con el gobierno local, UNICEF proporciona vitamina A y galletas enriquecidas, y apoya los exámenes médicos que se realizan en los centros de salud provisionales.

Una campaña conjunta de vitamina A e inmunización contra el sarampión llevada a cabo en estas islas (también llevada a cabo en el estado de Tamil Nadu en tierra firme) resultó decisiva para evitar cualquier brote importante de la enfermedad en la zona después del desastre.

Imagen del UNICEF
© UNICEF India/2005/Bagla
Para ayudar a combatir la propagación del paludismo, en las islas de Andaman y Nicobar se ha introducido un pez que se come las larvas de los moquitos.

El paludismo es endémico en Andaman y Nicobar. UNICEF ha colaborado en la distribución de 20.000 mosquiteros y de repelente contra mosquitos en las islas, y ha tomado medidas para prevenir que los mosquitos se reproduzcan, incluida la introducción de un pez que se come las larvas de los mosquitos. Como resultado, el número de casos de paludismo ha disminuido desde que ocurriera el tsunami.

UNICEF ayuda también en la capacitación de trabajadores sanitarios de la localidad y en la rehabilitación de los centros de atención infantil, que aquí se llaman “anganwaadis”.

“La contribución de UNICEF es seminal y excepcional”, dice Vivek Porwal, el Subcomisionado de la isla Car Nicobar.

Rachel Bonham Carter colaboró con esta nota desde Nueva York.


 

 

Vídeo (en inglés)

Rachel Bonham Carter, corresponsal de UNICEF, informa cómo este organismo ha ayudado a los niños y niñas en las islas de Andaman y Nicobar a mantenerse sanos un año después del tsunami (producido por Priyanka Khanna en la India.)

Anchura de banda
baja
| alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Actualización oficial (en inglés)



Children and the Tsunami, A Year On - un proyecto de documento de UNICEF [PDF]
Búsqueda