La catástrofe del tsunami: Países en crisis

Ayuda para niños y niñas de Malasia traumatizados por el tsunami

Imagen del UNICEF
© UNICEF Malaysia/2005/Nadchatram
Nur Alia, una niña de 9 años de la isla malasia de Langkawi, le cuenta a su consejera, la Dra. Sarimah Bt Sudin, acerca de sus pesadillas recurrentes con la gigantesca ola negra.

Por Lydia Lubon

LANGKAWI, Malasia, diciembre de 2005 – Es difícil imaginar que la playa donde Nur Alia, una niña de 9 años, juega rayuela con sus amigos de la aldea, fue completamente devastada por el tsunami del Océano Índico en diciembre de 2004. Ella avanza en el juego entre risitas, olvidándose por un momento de las recurrentes pesadillas que la obsesionan desde el día en que “vino la ola”.

Casi un año después del tsunami, la vida al parecer discurre tranquilamente aquí en la costa de la isla de Lagkawi: los pescadores se encaminan a sus botes, niños y niñas juegan en las playas y los vecinos de la aldea se dedican a sus quehaceres habituales. En la actualidad ya han despejado la mayoría de los escombros gracias a la ayuda económica del gobierno; pero las secuelas emocionales dejadas por el desastre natural, especialmente entre los niños, distan de haberse sanado.

“Volvieron… mis sueños de las olas volvieron. Tenía miedo”, dice Nur Alia refiriéndose a sus pesadillas recurrentes. La niña ha asistido a sesiones de consejería durante unos siete meses, desde principios de este año. “Estuvo tomando el medicamento para las pesadillas, pero en los últimos meses suspendió el tratamiento en la medida en que se mejoraba. Desde entonces ha recaído”, dice la Dra. Sarimah Bt Sudin mientras le sonríe afablemente a Nur Alia.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Malaysia/2005/Nadchatram
Nur Alia juega con sus amigos a la rayuela a la orilla del mar. A diferencia de sus amigos, Nur Alia estaba sola cuando el tsunami se abalanzó sobre su casa a sólo 50 metros de la costa.

Trastorno del estrés postraumático

Los síntomas del trastorno del estrés postraumático se cuentan entre los problemas psicosociales más comunes que se observan en niños y niñas luego de un desastre. Es típico que incluyan insomnio, inquietud, depresión, fobia, ansiedad y pesadillas. Si no se atiende, el trastorno suele recurrir varios meses y hasta años después del suceso que lo provocó.

Ésa es una de las razones por las que UNICEF reaccionó en el transcurso de la semana que siguió al desastre y comisionó rápidamente a un equipo de investigadores del Colegio Universitario HELP para llevar a cabo un “análisis de las necesidades” en la región de Malasia afectada por el tsunami. El equipo, compuesto de tres psicólogos y una consejera, encontró que el desastre natural había dejado profundas cicatrices emocionales en los niños y niñas que lo experimentaron.

“En la mayoría de los países en desarrollo, es raro que se recurra a intervenciones psicosociales en presencia de un desastre natural”, dice el Dr. Goh Chee Leong, Director del Centro de Psicología del Colegio Universitario HELP. “Esta falta de apoyo emocional puede tener un efecto bastante negativo en los niños traumatizados”.

En respuesta a esta necesidad insatisfecha, UNICEF ha abordado el impacto emocional a largo plazo sufrido por los sobrevivientes del tsunami en Malasia. Hasta ahora, UNICEF y sus aliados han organizado dos ciclos de talleres para ofrecer adiestramiento psicosocial postraumático a unos 60 líderes comunitarios influyentes de la región. UNICEF espera que este grupo pueda organizar en años venideros redes de apoyo de salud mental en comunidades afectadas por el tsunami. Gaye Phillips, representante de UNICEF en Malasia, explica en qué consiste este empeño: “Lo que resulta emocionante de este proyecto en particular es el hecho de que estamos levantando una infraestructura integrada para el bienestar psicosocial que va a durar mucho más que el simple período de recuperación después del tsunami”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Malaysia/2005/Nadchatram
Nur Alia y su madre, Supiah Minan.

Soñar otra vez

Entre tanto, en la isla de Langkawi, numerosos niños y niñas afectados por el tsunami se han beneficiado, al igual que Nur Alia, del Colegio Universitario HELP y de la iniciativa de UNICEF de abordar la amenaza del trauma a largo plazo. “Aunque Nur Alia haya sufrido una recaída, ha mejorado mucho emocionalmente desde las primeras semanas gracias a la consejería. Ha recobrado el apetito y tiene un buen rendimiento en la escuela”, dice la Dra. Sarimah, mientras coloca una mano tranquilizadora en el diminuto hombro de la niña. Al fin del día, Nur Alia regresa a su hogar de la aldea con la esperanza de que los sueños normales vuelvan a ocupar el lugar de sus pesadillas con “la gran ola”.

Sabine Dolan colaboró con este informe desde Nueva York.


 

 

Vídeo (en inglés)

Steve Nettleton, corresponsal de UNICEF, informa sobre los programas psicológicos auspiciados por el organismo para ayudar a niños y niñas que padecen del trauma como consecuencia del tsunami.

Anchura de banda
baja | alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Actualización oficial (en inglés)



Children and the Tsunami, A Year On - un proyecto de documento de UNICEF [PDF]
Búsqueda