La catástrofe del tsunami: Países en crisis

Actividades de recuperación del tsunami: “Van a permanecer allí por un largo tiempo”

Imagen del UNICEF
© UNICEF/ HQ05-0296/Estey
Indonesia: una niña en el puesto médico de Darussalam, apoyado por UNICEF, para las personas desplazadas por el tsunami en Banda Aceh, capital de la Provincia de Aceh.

Por Chris Niles

NEW YORK, 20 de junio de 2005 – Seis meses después del tsunami que causó un gran número de muertes y una oleada de destrucción en la región del Océano Indicó, UNICEF ha contribuido a ganar una importante batalla contra las enfermedades que se pueden prevenir y sigue comprometido con la recuperación a largo plazo.

UNICEF y su red de aliados han vacunado aproximadamente a 1.200.000 niños y niñas contra el sarampión y proporcionado suplementos de vitamina A a cerca de 850.000. Más de un millón de personas reciben diariamente agua potable y cientos de miles disponen ya de instalaciones de saneamiento.

Tres cuartos de millón de niños y niñas regresaron a la escuela a los dos meses del desastre, equipados con materiales escolares esenciales. Para los niños y las niñas, regresar a la escuela fue una parte importante de la vuelta a la normalidad tras la catástrofe.

Más importante aún, a pesar de los temores iniciales de una propagación descontrolada de las enfermedades, ningún niño ha muerto como resultado de enfermedades evitables derivadas de la crisis del tsunami.

Los niños y las niñas, y las familias afectadas por el tsunami, pueden soñar de nuevo con el futuro: un futuro que no sería posible sin la cooperación y el apoyo de los gobiernos, de otros organismos de las Naciones Unidas, y de millones de individuos en todo el mundo que ofrecieron su ayuda de manera generosa.

Necesidades de la comunidad

El UNICEF ha dejado de concentrarse en el socorro de emergencia para trabajar con los gobiernos y otros aliados locales en la planificación de las actividades de recuperación a medio y largo plazo. Antes de comenzar la reconstrucción en profundidad, es preciso abordar cuestiones como los derechos sobre las tierras y las regulaciones en materia de seguridad, y las tareas de reconstrucción deben realizarse de una manera equitativa y sostenible.

“Ahora es el momento en que tenemos que hablar con las comunidades y decirles: ‘¿qué necesitan? ¿dónde lo necesitan?’ y asegurarnos de que comenzamos a reconstruir todo ello”, dijo Dan Toole, Director de Operaciones de Emergencia de UNICEF.

Las instalaciones de salud y educación destruidas por el tsunami han sido restauradas, y los equipos comienzan a construir nuevas instalaciones. UNICEF se ha comprometido a ofrecer a los niños, las niñas y sus familias mejores oportunidades, asegurando que todas las instalaciones cumplan con las regulaciones más modernas.

Mantener el impulso

La organización y sus aliados utilizan las actividades de socorro para abordar cuestiones más amplias como la desnutrición, el suministro inadecuado de agua potable y la trata de niños y niñas.

El tsunami es uno de los peores desastres naturales de los últimos tiempos y desencadenó una sorprendente oleada de generosidad en todo el mundo. UNICEF solicitó 306 millones de dólares para financiar sus programas durante el primer año de las actividades de socorro. Ha recibido 216 millones de dólares más para asegurar que la recuperación continúa sin interrupción durante los próximos tres a cinco años.

“Tenemos que mantener el impulso”, dijo Dan Toole. “Hemos mantenido el nivel de trabajo. Tenemos muy buenos equipos sobre el terreno. Trabajan duro y saben que van a permanecer allí por un largo tiempo.”


 

 

Vídeo

20 de junio de 2005:
Carolina Ramirez corresponsal de UNICEF en Nueva York , informa sobre las actividades de recuperación del tsunami.

Anchura de banda:
baja | alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Actualización

Búsqueda