La catástrofe del tsunami: Países en crisis

Las enfermedades amenazan a la población de Banda Aceh

Imagen del UNICEF
© UNICEF Indonesia/2005/Nettleton
Una mujer baña a su pequeña hija en un campamento de socorro en Banda Aceh

BANDA ACEH, Indonesia, 19 de enero de 2005 – Las condiciones de saneamiento de los campamentos de socorro de Banda Aceh se han deteriorado desde que el tsunami azotó la región en diciembre. Oficiales del UNICEF que han visitado la ciudad afirman que esa situación constituye un caldo de cultivo para las enfermedades transmitidas por el agua, como la diarrea y el cólera, que se propagan velozmente y son letales en los niños.

Manuel Freitas, Oficial de Proyectos de Abastecimiento de Agua y Saneamiento del UNICEF, ha examinado las letrinas y las redes de abastecimiento de agua de los atestados campamentos provisionales de socorro de la ciudad. Muchas de las más de 100.000 personas desplazadas continúan viviendo en las mezquitas, las escuelas y los espacios públicos donde se refugiaron inicialmente.

El tsunami destruyó la mayor parte del acueducto de Banda Aceh, ciudad que una vez fue hogar de aproximadamente 230.000 personas. De acuerdo con algunos organismos de socorro, solamente el 30% del suministro de agua se está movilizando por el sistema.

La situación es particularmente grave en algunos campamentos de emergencia, donde miles de familias desplazadas están concentradas en zonas pequeñas que, además de estar inundadas de basura, no cuentan con suficientes retretes. Las lluvias torrenciales que han caído últimamente han creado las condiciones ideales para que proliferen los mosquitos y ya se han reportado varios casos de paludismo.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Indonesia/2005/Nettleton
Las deficientes condiciones de saneamiento son un tormento adicional para las familias de Banda Aceh.

El UNICEF está coordinando los esfuerzos de la comunidad internacional tendientes a abastecer de agua y de servicios de saneamiento a la población. Así mismo, está promoviendo la construcción de letrinas, la distribución de conjuntos de higiene y la instalación de plantas de tratamiento de agua.

“La primera fase es suplir las necesidades más urgentes de esos campamentos transitorios. No obstante, cuando la gente se mude en los próximos meses a estructuras nuevas y más permanentes, debemos asegurarnos de que dispongan de instalaciones sanitarias adecuadas y de suficiente agua salubre”, dice Freitas.

El tsunami también afectó gravemente a los funcionarios de obras públicas de Banda Aceh. El Ministerio de Obras Públicas, del cual dependen las instalaciones de saneamiento de la ciudad, apenas está empezando a reconstruir su oficina. Al igual que muchas oficinas gubernamentales, este ministerio estaba ubicado en un sector de la ciudad que fue duramente golpeado. El primero de los dos pisos del edificio, que fue construido hace 12 años y anteriormente albergó una oficina para 200 personas, se inundó por completo. Como resultado, todas las computadoras quedaron destruidas, junto con la información que guardaban.

El UNICEF está trabajando hombro a hombro con un aliado de la mayor importancia, el Ministerio Provincial, para rehabilitar esos equipos. Durante los meses venideros, el UNICEF y sus socios seguirán esforzándose para mejorar los servicios de saneamiento y evitar que las enfermedades se propaguen.


 

 

Vídeo (en inglés)

19 de enero de 2005: Steve Nettleton informa desde Banda Aceh sobre el trabajo que realiza el UNICEF para mejorar las condiciones de saneamiento y prevenir la propagación de las enfermedades.

Anchura de banda:
baja | alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Enlaces sobre el tsunami

Búsqueda