Cuba

Impactante destrucción ocasionada por el huracán Gustav a su paso por Cuba

Imagen del UNICEF
© UNICEF Cuba/2008/Calero
Las familias desplazadas por el huracán Gustav se reunen después de perder sus casas y pertenencias.

HABANA, Cuba, 5 de Septiembre de 2008 - El huracán Gustav, considerado el más devastador de todos los eventos meteorológicos que han afectado a Cuba en los últimos 50 años, cruzó la isla entre la noche del 30 y la madrugada del 31 de agosto 2008.

Gracias a los esfuerzos de prevención coordinados por la Defensa Civil, Cuba no tuvo que lamentar pérdidas de vidas humanas ante la inclemencia de Gustav que sí dejó una importante huella de destrucción en su recorrido por la Isla de la Juventud y la provincia de Pinar del Río.

"Las imágenes transmitidas por los medios, por muy buenas que éstas sean, nunca llegan a reflejar la verdadera dimensión de la catástrofe",  comenta un reportero recién llegado de la zona devastada. "Cientos de casas destruidas, miles de árboles derribados en las montañas, poblados totalmente arrasados. Es verdaderamente impresionante tener todo ese paisaje ante nuestros ojos".

Imagen del UNICEF
© UNICEF Cuba/2008/Mitjans
Según informes oficiales, 100.000 casas en Cuba sufrieron severos daños o fueron destruidas por el huracán Gustav, y un 60% de las familias en las áreas afectadas carecen de electricidad.

UNICEF, como parte del Sistema de Naciones Unidas, sigue muy de cerca la situación de los niños, niñas y adolescentes y de las familias de ambas zonas afectadas. Desde la oficina de la coordinadora Residente se realizan diariamente informes de situación mientras que el personal sobre el terreno realiza una evaluación preliminar de daños ocasionados por Gustav.

"Esto es lo nunca visto"

Algunos datos preliminares dan una idea de los daños en las dos regiones del país:

  • El 60% del territorio de la provincia de Pinar del Río ha sido severamente dañado y el 40% restante sufrió daños de menor envergadura 
  • Se han detectado daños de envergadura en unas 100.000 viviendas según datos oficiales
  • Las comunicaciones también han sufrido importantes daños y se mantienen interrumpidas en muchos lugares
  • La mayor parte de las familias (60% de los habitantes) no tienen aún electricidad en sus hogares
  • El acceso al agua potable y condiciones de saneamiento adecuado se ha visto muy afectado en ambas regiones debido a la pérdida de tanques de agua en viviendas multifamiliares e individuales
  • La alimentación de la población se ha perjudicado enormemente por los daños en bodegas (tiendas de víveres), almacenes y panaderías

"Hay muchas personas trabajando para recuperar lo perdido, pero será muy difícil, yo diría que imposible", nos dice Esther, una anciana pinareña de 75 años. "Vivo aquí desde que nací. Yo les decía a mis nietos que de ciclones no había quien me hiciera un cuento. Y ya ve usted, esto es lo nunca visto".  Frente a ella, una telaraña de cables caídos y postes eléctricos que no pudieron resistir la fuerza de los vientos.


 

 

Búsqueda