Côte d'Ivoire

UNICEF ayuda a ofrecer servicios de apoyo y asesoramiento a los escolares después de la crisis en Côte d’Ivoire

Por Edward Bally

ABIYÁN, Côte d’Ivoire, 18 de mayo de 2011.  La persistente crisis política en Côte d’Ivoire ha tenido enormes efectos sobre los adolescentes y los niños de ese país. Desde el comienzo de la crisis, el pasado mes de noviembre, más de 300.000 habitantes han huido de sus hogares.

VÍDEO: 18 de mayo de 2011. UNICEF informa acerca de los servicios de apoyo y asesoramiento ofrecidos con la ayuda de UNICEF a los niños que se reincorporan a la escuela después de la crisis en Côte d’Ivoire.  Véalo en RealPlayer

 

De ellos, aproximadamente un 60% son mujeres y niños. Muchas viviendas fueron incendiadas y durante varios meses, más de 800.000 niños se vieron imposibilitados de asistir a la escuela. Si bien la crisis se ha mitigado, son muchos los que todavía padecen traumas y heridas psicológicas.

Después  de haber permanecido clausurada durante cuatro meses, finalmente  la Escuela Bioleu ha reabierto sus puertas y no solamente para los alumnos locales.  Junto a ellos, también asisten a la escuela 22 niños  desplazados de la región, que escaparon a la violencia reinante en sus aldeas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2011-0551/Asselin
Eden Poe Jr., de 13 años de edad, se aloja en una tienda de campaña de la Misión católica en la aldea occidental de Duékoué. Eden y su familia huyeron después de que su padre resultara muerto durante los violentos disturbios ocurridos después de las elecciones.

Ashkenaze Gouli Ouaigue, de 12  años  de edad, es uno de esos nuevos alumnos. Es oriundo de Duékoué, una aldea a 200 km de distancia. Se vio forzado a huir de su hogar una noche en que su familia fue atacada. Rememora: “Estaban matando a la gente. Mi padre y mi madre dijeron que teníamos que marcharnos. Mi padre es médico; tuvimos apenas tiempo de recoger sus documentos de identidad y huimos. Yo tuve que abandonar todas mis cosas en mi habitación”.

Niños en crisis

Después de haber escapado, la familia tuvo que atravesar a pie durante dos días el bosque, entre matorrales, , antes de llegar a una zona alejada del peligro, desde la cual pudieron continuar su recorrido en autobús.

Ashkenaze no tiene idea de cuándo podrá regresar a Duékoué, ni de lo que va a encontrar cuando finalmente regrese. Además, muchos otros niños están en la misma situación. Hay aproximadamente 1.200.000 niños necesitados de asistencia. Hasta ahora, solamente se ha detectado a unos 700 que carecen de cuidado parental  y a unos 500 que han sido víctimas de violencia sexual.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Côte d'Ivoire/2011/Asselin
En la aldea de Logoualé, Côte d’Ivoire, varios niños dibujan en un espacio acogedor para la infancia. Esas actividades ayudan a los niños a adaptarse y reincorporarse a la vida cotidiana.

Para ayudar a que esos niños reconstruyan sus vidas, UNICEF está esforzándose intensamente por procurar la curación de las heridas psicológicas causadas por la crisis.

En Logoualé, UNICEF ha establecido un espacio acogedor para la infancia en un edificio que era antes un hotel, donde se atiende cada día  a unos 200 niños. La organización no gubernamental  Métissage, que colabora con UNICEF, proporciona tres asesores psicosociales que atienden a los niños antes de que asistan a la escuela.

Superar el trauma

Muchos niños sienten la necesidad de hablar de lo que presenciaron. Los asesores tratan de escucharlos, tranquilizarlos y ayudarlos a reanudar sus vidas cotidianas. “Tratamos de distraer su atención y apartarla de los problemas de la crisis, de la guerra”, dice Sandrine Dion, integrante del grupo de asesores. “Algunos niños estaban en Duékoué y fueron testigos de muchas cosas, de modo que tratamos de ubicarlos en un ámbito que los haga olvidar lo que vieron y superar lo que los traumatizó”. 


 

 

Búsqueda