China

Después del terremoto, los estudiantes de Sichuan necesitan sentirse y estar seguros

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ08-0573/Dean
Varios adolescentes estudian para sus exámenes de ingreso a la Universidad de Chengdu, la capital de la provincia de Sichuan. Se trata de jóvenes que han quedado huérfanos o separados de sus familias como consecuencia del terremoto y viven de manera provisional en una escuela.

NUEVA YORK, Estados Unidos, 6 de junio de 2008 – UNICEF ha concluido su segunda misión de evaluación en la provincia china de Sichuan, recientemente afectada por un violento terremoto. El objetivo de la misión consistió en establecer cuáles son las necesidades más urgentes de millones de niños y niñas cuya educación se vio interrumpida por el sismo del mes pasado.

Los datos más recientes indican que el terremoto destruyó completamente casi 7.000 escuelas, mientras que otras 3.000 sufrieron daños de diversa gravedad. La mayoría de los alumnos de esas escuelas asiste ahora a clases en estructuras provisionales, y algunos se han mudado fuera de sus hogares para seguir asistiendo a la escuela.

Visitas a las comunidades

Durante el recorrido, David McLoughlin, Director Adjunto de la Oficina de UNICEF en China, se reunió con He Shaoyong, Director General Adjunto de la  Comisión de Educación de Sichuan. El Sr. McLoughlin también visitó diversas comunidades damnificadas por el terremoto, como:

  • Tongji, donde UNICEF patrocina una escuela de enseñanza a distancia
  • Xinxing, donde más de un millar de niños y niñas asisten a clases en instalaciones provisorias
  • Juyuan, donde el terremoto causó el derrumbe de una escuela secundaria y provocó la muerte de 900 alumnos, en tanto que otros 2.200 estudiantes de primaria sobrevivieron al derrumbe de su casa de estudios.

“Se trató de una misión dedicada a la educación. Queremos averiguar qué puede hacer el gobierno y qué recursos han logrado movilizar”, explicó el Sr. McLoughlin. “También deseamos saber qué es lo que hace falta y de qué manera se puede aprovechar la experiencia con que cuenta UNICEF”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF China/2008/Dean
En Mianyang, un grupo de niños y niñas que quedaron sin hogar debido al terremoto del 12 de mayo en una tienda de campaña que funciona provisionalmente como salón de clases. Según cálculos de UNICEF, el sismo destruyó o causó daños a unas 10.000 escuelas.

Las necesidades más urgentes

UNICEF y el Gobierno de China han establecido que se necesitan más materiales de enseñanza y aprendizaje, más estructuras y refugios provisionales, y más retretes e instalaciones sanitarias y de suministro de agua. También se deberían asignar recursos adicionales a las labores de preparación para las situaciones de emergencia y la capacitación de los docentes y demás personal escolar a fin de que puedan tratar de manera adecuada a los niños y niñas afectados por el terremoto y el estrés.

En Sichuan, por lo menos 400 niños y niñas huérfanos y otros 1.000 que quedaron separados de sus familias están alojados en escuelas y en las instalaciones de la Universidad de Sichuan en Chengdu. Pese a que el gobierno ha otorgado prioridad absoluta a la reanudación de las clases y ha autorizado a muchas escuelas a funcionar en dos turnos para poder acomodar más alumnos, un número indeterminado de niños y niñas aún no ha regresado a clases.

“Nos alegra que el gobierno haya dado prioridad al retorno de los estudiantes a las escuelas”, afirmó la Dra. Yin Yin Nwe, Representante de UNICEF en China y Presidenta del Equipo de Gestión de Situaciones de Desastre de las Naciones Unidas. “Eso ayudará en gran medida a que los niños y niñas recuperen cierta sensación de normalidad”.


 

 

Vídeo (en inglés)

5 de junio de 2008: Elizabeth Kiem, corresponsal de UNICEF, informa sobre los resultados de la segunda misión de evaluación de las consecuencias del reciente terremoto que llevó a cabo UNICEF en la provincia de Sichuan, China.
 VIDEO  altabaja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda