Chile

UNICEF da apoyo psicológico a los niños tras el seísmo en Chile y suministra material escolar

Imagen del UNICEF
© UNICEF Chile/Yoao Muñoz
Una niña levanta orgullosa su nueva mochila y el material escolar que UNICEF ha suministrado en localidades como Isla Mocha, donde el maremoto posterior al seísmo que sacudió Chile destruyó todo excepto la escuela local.

SANTIAGO DE CHILE, Chile, 6 de mayo de 2010 – Dos meses después de que el quinto terremoto más grande en la historia de Chile desde que se tienen datos registrados y el consiguiente maremoto sacudieran el país, en Chile todos los niños finalmente están de vuelta en la escuela.

Para asegurar que el retrasado curso académico comience con el ánimo levantado, UNICEF proporciona 40.000 mochilas necesarias y material escolar, así como 150 conjuntos para niños en educación preescolar.

Mientras los niños han regresado a clase, los limitados recursos familiares habían hecho imposible que los padres compraran los materiales necesarios. UNICEF ha concentrado así sus esfuerzos en asegurar que los niños del sector más pobre de la población reciben la ayuda. Scarlett Espinoza, de 12 años de edad y natural de Constitución, en la región Maule, estaba entusiasmada cuando recibió su mochila nueva. Declaró agradecida: "necesitaba realmente cuadernos porque mis padres no tienen dinero para comprarme estos artículos. De modo que ¡muchísimas gracias por estos regalos!".

Los conjuntos educativos y mochilas escolares de UNICEF marcan una diferencia abismal

Imagen del UNICEF
© UNICEF Chile/Miguel Lagos
En el municipio de Nihue (Chile), payasos como el que aparece en la foto amenizaron las actividades de la "caravana de la alegría", destinadas a levantar el ánimo de los niños y aliviar el estrés psicológico debido al terremoto acaecido en Chile en marzo de 2010.

En Isla Mocha, la ola de 30 metros del maremoto destruyó todo a su paso excepto la escuela. Precisamente allí, UNICEF comenzó la entrega de 40.000 mochilas y material escolar para los más necesitados de las áreas afectadas.

UNICEF está distribuyendo más de 1 millón de materiales educativos sobre agua, prácticas higiénicas y apoyo emocional para niños, familias y profesionales que los atienden. Se proporcionaron 150 conjuntos de educación preescolar para niños con edad comprendida entre los 6 y los 13 años, para animar la conversación y las actividades entre los niños y sus cuidadores. “Los materiales son instrumentos que los profesionales usan para sentarse con los niños y escuchar a sus historias, una parte vital del proceso de recuperación emocional”, dijo el psicólogo experto de UNICEF. UNICEF también ha entregado 16 equipos recreativos a centros juveniles que han sufrido destrozos.

Esfuerzos en masa sobre el terreno para garantizar la restauración de la salud psicoemocional

Hasta la fecha, más de 260 réplicas de más de 5 grados en la escala de Richter y 19 de más de 6 siguen deteriorando la salud emocional de los niños y sus familias. En su respuesta, UNICEF lleva a cabo seminarios para más de 3.000 profesores, proveedores de asistencia médica y asistentes sociales que se centran en diagnosticar el estrés postraumático; ofrecer instrumentos y estrategias para ayudar a los niños y el modo para proteger sus derechos.

“Nuestros profesionales de la atención familiar necesitan un espacio para expresar sus propias emociones sobre el desastre con el fin de asistir mejor a los niños, y tienen ganas de aprender qué hacer, pues la mayoría no ha vivido una situación como ésta antes,” dijo Pía Ruiz-Tagle, una funcionaria del programa FOSIS del Ministerio de Planificación de Chile. Éste es un programa nacional centrado en las familias del sector más pobre de la población.

El 93% de los niños más pobres sufre estrés psicológico

Imagen del UNICEF
© UNICEF Chile/Yoao Muñoz
Unos niños de corta edad muestran sus cuadernos nuevos suministrados por UNICEF. Entre otras actividades, UNICEF proporcionó 150 conjuntos de educación preescolar para niños con edad comprendida entre los 6 y los 13 años, para animar la conversación y las actividades entre los niños y sus cuidadores.

Según el estudio encargado por UNICEF, La voz de los niños, niñas y adolescentes, el 93% de los niños de la zona afectada por los terremotos muestra signos de estrés emocional y nuevas fuentes indican que más del 80% de la población de Chile ha sufrido efectos psicológicos por culpa de ese desastre. Dos meses después que el terremoto y el consiguiente maremoto sacudieran el país sudamericano, Chile continúa su proceso de reconstrucción y UNICEF desempeña un papel central en las labores para restaurar la normalidad en las vidas de los niños y para brindar apoyo a las medidas adoptadas por las autoridades nacionales.

El estudio, representativo de todos los niños en las regiones azotadas por el desastre, ilustró las opiniones y experiencias de los niños de entre 12 y 15 años de edad en dos de las regiones más afectadas por el seísmo y el maremoto.

Los niños explicaron que la muerte y la destrucción fueron lo que más les impresionó y muchos recordaban el desastre con todo detalle. Camilo Vega que vive en la ciudad de Curanipe, en la región Maule, comentaba “ni siquiera sé lo que quiero hacer más tarde. Estoy preocupado por otro tsunami para poder salvarme, y a mi mamá y mis hermanos y primos”.  Él está dentro del 93% de niños que experimentan estrés emocional.

Mientras la reconstrucción sigue en curso y los servicios básicos se están restableciendo totalmente, él y los demás siguen teniendo miedo. Estos niños son el público objetivo de las labores de UNICEF, que incluyen una campaña de comunicación pública, una “caravana de la alegría”, y capacitación para 3.000 profesionales de puericultura y educadores con el fin de ayudar a los niños que sufren estrés tras una situación de desastre.

La encuesta también reveló que la mayoría de los niños está más preocupada por el efecto del desastre en las ciudades vecinas. Como gesto de solidaridad, mostraron su interés por que los niños de estas comunidades reciban toda la ayuda necesaria lo antes posible.

“La caravana de la alegría”

Imagen del UNICEF
© UNICEF Chile/Yoao Muñoz
Para asegurar que el retrasado curso académico comience con el ánimo levantado en Chile, UNICEF proporcionó 40.000 mochilas necesarias y material escolar, así como 150 conjuntos para niños en educación preescolar.

“La caravana de la alegría” de UNICEF es una serie de actividades que incluyen un cine itinerante, números musicales y sesión de risoterapia que visita 50 ciudades afectadas y a 30.000 niñas y niños. 

En Nihue, una ciudad 40 kilómetros de Chillán, José Hernández y Pablo Contreras, ambos de ocho año de edad, hablan de cuánto le gustaron los payasos. ¡“El payaso decidió jugar al fútbol, ¡mientras él montaba su monociclo!” explican entre carcajadas.

Eduardo Valenzuela, un dirigente comunitario explicó que “este tipo de actividad sirve para levantar el ánimo de los niños y de los progenitores que ven que sus niños se están divirtiendo”.

El mensaje de protección de UNICEF llega a más del 25% de Chile

Después de cubrir las necesidades inmediatas de niños y familias mediante la entrega de artículos esenciales –alimento, pañales, productos de higiene, etc.– UNICEF lanzó una campaña de educación pública sustantiva que ha llegado hasta 4,3 millones de personas, más del 25 % de la población del país. 

Mediante anuncios de interés público emitidos en televisión y creados utilizando personajes populares de los programas y anuncios de radio infantiles, el mensaje de UNICEF dirigido a todas las personas para que ayudaran a “reconstruir las vidas de los niños” se sigue transmitiendo en 39 canales de televisión diferentes y 26 emisoras de radio locales y nacionales.


 

 

Vídeo

Vea un vídeo de youtube sobre las actividades de apoyo psicosocial, respaldadas por UNICEF, para los niños víctimas del terremoto en Chile.
 Vea el VÍDEO

Búsqueda