Bolivia (Estado Plurinacional de)

Las peores inundaciones en décadas en Bolivia desplazan a las familias y perturban las vidas de los niños

Imagen del UNICEF
© UNICEF Bolivia/2007/Ramírez
Para escapar de las inundaciones, miles de familias de los departamentos de Santa Cruz y Beni, en Bolivia, viven en tiendas de campaña ubicadas al borde de las carreteras.

Por Sabine Dolan

NUEVA YORK, EEUU, 12 de marzo de 2007 – Muchas zonas del departamento de Beni, en Bolivia, están hoy completamente inundadas. Desde diciembre, las fuertes lluvias han provocado el desborde de los ríos principales de la zona, y han destruido cosechas y aislado a las comunidades. Numerosas cabezas de ganado han perecido ahogadas.

En todo el país, hasta 400.000 personas han sufrido los efectos de las peores inundaciones en 25 años.

La situación humanitaria sigue siendo grave en Beni, que se encuentran en la planicie amazónica de Bolivia. En la municipalidad de Trinidad, un 40% de las víctimas son niños y niñas que viven ahora con sus padres y madres en refugios provisionales establecidos en las escuelas públicas o en tiendas de campaña.

“De la noche a la mañana, el patio estaba lleno de agua”, dijo Lucien Sánchez, de 8 años, cuya familia tuvo que abandonar su hogar. “En la noche nos echamos a dormir y no había nada y cuando amaneció estábamos rodeados de agua y tuvimos que salirnos”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Bolivia/2007/Ramírez
Debido a las malas condiciones del agua y saneamiento, los niños y niñas de las zonas afectadas por las inundaciones en Bolivia son vulnerables a la diarrea y a las infecciones de las vías respiratorias.

Atención médica a la niñez

En las comunidades afectadas, las autoridades de salud están preocupadas ante la posibilidad de que se produzcan enfermedades relacionadas con el agua y el saneamiento. Su prioridad es proporcionar atención médica a los niños y niñas.

“Ahora hemos tenido muchos problemas: infecciones respiratorias agudas, infecciones en la piel típicas del barro y todos los  problemas acarreados por el agua”, dijo el Dr. Carlos Castedo, del Departamento de Salud de Beni. El Dr. Castedo señaló que las enfermedades digestivas y diarreicas estaban siendo cada vez más frecuentes entre los niños.

“Ahora nos espera lo más feo, cuando pasen las aguas y todas las infecciones vuelven a brotar otra vez”, añadió.

Reanudar la vida cotidiana

En los Departamentos de Santa Cruz, Beni y Cochabamba, UNICEF y sus aliados han proporcionado asistencia humanitaria en los sectores del agua, el saneamiento, la alimentación, la vivienda y la educación.

“El alto porcentaje de niñas y niños que están sufriendo a causa de las inundaciones en la ciudad de Trinidad significa que tenemos que concentrar nuestras actividades de respuesta a la situación de emergencia en el mantenimiento de la salud, la protección y la promoción del regreso de los niños a clase”, dijo el Representante de UNICEF en  Bolivia, Gordon Jonathan Lewis, durante una visita a Trinidad.

El Sr. Lewis señaló que UNICEF ha hecho todo los esfuerzos posibles encaminados a promocionar actividades escolares y de recreación entre los niños y niñas para ayudarles a reanudar sus vidas cotidianas.


 

 

Vídeo

12 de marzo de 2007:
La corresponsal de UNICEF, Carolina Ramirez, informa sobre la situación de las inundaciones en la municipalidad de Trinidad, en el departamento amazónico de Beni, Bolivia.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda