Afganistán - País en crisis

UNICEF en acción

Imagen del UNICEF
© UNICEF HQ03-0002/Noorani
Asma Lateef holds her six-month old baby, Rahma, who suffers from an acute respiratory infection, at Baghdad's Al-Mansour Paediatric Teaching Hospital. Some 25 per cent of children under five in southern and central Iraq suffer from chronic malnutrition.

Desde el otoño de 2001, tan pronto como el gobierno talibán fue desalojado del poder en el Afganistán, el UNICEF comenzó a prestar asistencia a millones de niños y niñas en el país. Al comienzo, el UNICEF se centró en las necesidades humanitarias inmediatas, distribuyendo mantas, vestidos, medicinas, tiendas de campaña, colchones, generadores de electricidad, tabletas de purificación del agua, jabón y otros materiales esenciales.

Desde entonces, el UNICEF ha ampliado sus actividades para acelerar el regreso a la escuela de los niños y las niñas, vacunar a los menores de edad contra las enfermedades susceptibles de prevención, abordar el problema de la desnutrición, reducir la mortalidad derivada de la maternidad y proporcionar servicios psicosociales para ayudar a los niños y las niñas a superar el trauma que significa la guerra.

Lograr que los niños y las niñas regresen a la escuela

Desde finales de 2001, el UNICEF ha colaborado con el Ministerio Educación del Afganistán para lograr el regreso a la escuela de millones de niños y niñas. En 2002, el UNICEF dedicó cerca de 50 millones de dólares a la reparación de los edificios escolares, la preparación de planes de estudio, la distribución de materiales pedagógicos, el pago de los salarios de los maestros y a las actividades para asegurar que las niñas tengan acceso a la educación.

Mediante esta labor, se repararon cientos de escuelas, se abasteció a más de 1.000 escuelas de agua potable e instalaciones de saneamiento, se distribuyeron más de 8.500 tiendas de campaña para utilizarlas como aulas temporales y se enviaron por avión miles de toneladas de materiales pedagógicos a lo largo de todo el país.

Como resultado de estos esfuerzos, más de 3 millones de niños y niñas, un 60% de la población infantil, regresaron a las aulas en el Afganistán, una cifra que supera con creces las primeras estimaciones. Este año, el UNICEF concentra sus esfuerzos en el regreso de las niñas a la escuela.

Inmunización

A finales de 2001, el Afganistán tenía la segunda tasa más alta del mundo de mortalidad derivada del sarampión. El UNICEF coordinó una campaña de vacunación contra el sarampión y en agosto de 2002 había vacunado a alrededor de 8 millones de niños y de niñas, una actividad que logró salvar 30.000 vidas. El UNICEF vacunó también a más de 15 millones de niños y niñas contra la poliomielitis, una operación para la que se utilizaron cientos de animales, automóviles y motocicletas.

Desnutrición

El nivel de desnutrición que existe en el Afganistán es el cuarto más elevado en el mundo. Uno de cada 10 niños y niñas afganos parece desnutrición grave, más de la mitad sufre un retroceso en el crecimiento, y uno de cada cuatro muere antes de cumplir cinco años. La diarrea y las infecciones agudas de las vías respiratorias —trastornos agravados por la desnutrición— representan alrededor de un 41% de todos los casos de mortalidad infantil, y uno de cada tres niños afganos sufre carencia de yodo.

El UNICEF colabora con el Programa Mundial de Alimentos y varias organizaciones no gubernamentales para reducir la desnutrición por medio de la creación de centros de alimentación complementaria en los poblados y las ciudades del país. El UNICEF presta también apoyo técnico a los Ministerios de Salud Pública, Industria y Comercio sobre políticas desnutrición, yoduración de la sal, alimentación infantil y prácticas de atención infantil.

Reducir la mortalidad derivada de la maternidad

La mortalidad derivada de la maternidad es una de las principales causas de muerte en el Afganistán. Según un estudio reciente, más de un 40% de las muertes que se producen entre las mujeres en edad de procrear se deben a complicaciones que ocurren durante el embarazo y que se pueden evitar. El UNICEF trabaja con el Ministerio de Salud Publica del Afganistán para reducir la enorme tasa de mortalidad derivada de la maternidad mediante la mejora de la atención obstétrica que se ofrece a las mujeres en todo el país.

Apoyo psicosocial

El prolongado conflicto que ha sufrido el Afganistán ha afectado a los niños y las niñas de una manera que seguirá siendo aparente durante los próximos años. El UNICEF ha establecido “espacios acogedores para la infancia” en los campamentos para las personas desplazadas internamente, con el fin de ayudar a los niños y las niñas a recuperarse del trauma que significa la guerra. En esos lugares, los niños y, especialmente, las niñas, participan en actividades educativas y recreativas y reciben asesoramiento psicosocial.

En colaboración con el Ministerio de Justicia del Afganistán, el UNICEF ha comenzado a examinar el sistema de justicia juvenil y a preparar un programa piloto de rehabilitación para niños y niñas en conflicto con la ley. El UNICEF trata también de establecer un programa piloto destinado a la reintegración en la sociedad de los jóvenes afectados por la guerra, así como para promover un programa de concienciación sobre el peligro de las minas terrestres.


 

 

Búsqueda