Afganistán - País en crisis

Los niños del Afganistán sufren las consecuencias de la guerra

Imagen del UNICEF
© UNICEF HQ01-0508/Noorani
Abdul, 12, perdió su pierna derecha como producto de la explosión de una mina terrestre. La mina también acabó con la vida de su hermano, Mohammad, quién llevó la mina a su casa creyendo que era un juguete.

Una generación de niños afganos sufre las consecuencias de la guerra y la brutalidad. La pérdida del padre o la madre, o de los dos, ha agravado la vulnerabilidad de los niños, y se calcula que por lo menos un millón de ellos sufren traumas debido al conflicto.

Un estudio que se llevó a cabo en 1997 con el respaldo del UNICEF demostró que la mayoría de los niños menores de 16 años de Kabul sufría traumas bélicos psicosociales. El 99% de los niños había presenciado actos de violencia y el 65% había perdido un pariente cercano.

Las labores de protección y rehabilitación de los vulnerables niños afganos son de una importancia fundamental y constituyen uno de los componentes imprescindibles de la reconstrucción del país y la sociedad afgana.

El UNICEF ha prestado apoyo a:

  • La creación de un espacio acogedor para la niñez en el campamento Maslakh IDP cerca de Herat que incorpora oportunidades de educación –incluso clases de alfabetización para las niñas– y actividades recreativas como una estación de radio para niños y el desarrollo de orientación psicosocial.
  • Un rápido análisis del sistema de justicia juvenil en colaboración con el Ministerio de Justicia.
  • La creación de un programa piloto de rehabilitación para jóvenes en conflicto con la ley.
  • La creación de un programa piloto para la reintegración de jóvenes afectados por la guerra.
  • La preparación de programas para abordar los traumas relacionados con la guerra y aumentar la concienciación sobre las minas terrestres.

El UNICEF elabora programas para el tratamiento de los traumas relacionados con la guerra y para educar a los niños acerca de las minas terrestres. En todo el Afganistán hay millones de minas terrestres, bombas, proyectiles y granadas sin estallar. Se calcula que en 1998, las minas terrestres fueron causa de lesiones o de la muerte de 10 personas por día.

El UNICEF presta apoyo a sus aliados en una campaña rápida de concienciación sobre el peligro de las minas terrestres que ha permitido seleccionar 3.800 escuelas en todo el país mediante sesiones de concienciación de minas y municiones no detonadas y el desarrollo de las aptitudes de los maestros para la educación sobre la concienciación acerca del peligro de las minas.

Aunque los objetivos prioritarios inmediatos del UNICE son la supervivencia, la atención básica de la salud y la educación, el tratamiento de los traumas infantiles y la protección de los niños forman parte cada vez más importante de las labores del UNICEF en el Afganistán.


 

 

Búsqueda