Afganistán - País en crisis

“La vuelta a la escuela” de 1,5 millones de niños afganos

Imagen del UNICEF
© UNICEF HQ01-0496/Noorani
Una profesora lee un libro de texto en voz alta a sus estudiantes.

En los idiomas locales del Afganistán se denomina “Sabak”, que significa el regreso de la enseñanza. El UNICEF lo llama “la vuelta a la escuela”.

Cualquiera sea el nombre con que se la denomine, el Afganistán se encuentra en medio de una campaña general destinada a matricular a los niños para el nuevo año escolar y a preparar las escuelas, las aulas, los docentes y los materiales pedagógicos para el inicio de las clases.

El 21 de marzo –Día de Año Nuevo afgano– el país celebró también el comienzo del nuevo año escolar. El 23 de marzo, se inauguró oficialmente las escuelas del país. El objetivo era ayudar a 1,78 millones de niños y niñas a regresar a la escuela. Los resultados iniciales indican que se han superado las expectativas iniciales, ya que la cifra total de alumnos que han regresado a la escuela es tres veces mayor.

El UNICEF y el Ministerio de Educación de Afganistán procuran ahora proporcionar más materiales a las escuelas y acelerar la distribución de libros de texto y recursos pedagógicos para satisfacer las necesidades. En preparación del curso que comienza en septiembre, se distribuirán 5.000 "Escuelas en una caja" entre 400.000 estudiantes y sus maestros.

El UNICEF desempeña un importante papel en la campaña “La vuelta a la escuela” que organizan el gobierno y el pueblo del Afganistán. La función principal del UNICEF consiste en asegurar la distribución de materiales pedagógicos –libros de texto, cuadernos, lápices, etc.– a cerca de un millón de niños. El UNICEF también ayuda a garantizar el suministro a los maestros de pizarras y materiales pedagógicos, y a que los educadores reciban capacitación sobre el nuevo plan de estudios que elaboraron las autoridades educacionales con la colaboración del UNICEF. También forma parte de este esfuerzo la distribución de tiendas de campaña que serán empleadas como aulas temporales. El UNICEF ha proporcionado cientos de tiendas de gran tamaño, así como letrinas portátiles, para asegurar que los niños y las niñas dispongan de escuelas acogedoras a las que consideren parte de su vida.

El UNICEF colabora también con la BBC en la realización de una serie de mensajes radiales (en los idiomas locales) que alientan a los padres y madres a que matriculen a sus hijos en la escuela, y que difundan toda la información necesaria sobre las nuevas escuelas. Las estaciones radiales locales del Afganistán emitirán también esos mensajes.

Muchos afganos están impacientes ante el inminente regreso a la escuela. En los poblados y ciudades de todo el país, desde Herat hasta Kabul, las escuelas ubicadas en los hogares, que posibilitaron que algunas niñas y niños estudiaran en secreto durante los años de gobierno de los talibanes, han permanecido abiertas durante los meses de invierno. Muchos edificios escolares, que durante mucho tiempo estuvieron silenciosos y vacíos, se están llenando de niños y niñas dispuestos a aprender de un reducido grupo de docentes empeñados a enseñar sin importarles las difíciles condiciones.

El flamante Ministerio de Educación trata de satisfacer la demanda de ayuda con el respaldo del UNICEF y otros aliados. El UNICEF ha distribuido carpetas de enseñanza y aprendizaje a cientos de escuelas en los hogares, ofreciendo así a los niños y niñas que no asisten a clases desde hace varios años la posibilidad de ponerse al día con su educación.

Asegurar que el 23 de marzo más de un 1,5 millones de niños asistan a la escuela, dispuestos a aprender, es una tarea mucho más complicada aun. El nuevo gobierno quiere que se trate de un acontecimiento de envergadura nacional; de un símbolo potente de compromiso con el futuro. Pero la campaña de regreso a la escuela no cuenta aún con todos los fondos necesarios.

La reconstrucción de los edificios escolares no es todavía el gasto principal. En lo inmediato, se puede emplear cualquier sitio seguro como lugar de enseñanza. Sin embargo, es preciso seleccionar, capacitar y pagar a los maestros. Los libros de texto están en proceso de impresión y se han realizado pedidos de materiales pedagógicos, que se están distribuyendo. Todo esto representa un enorme problema logístico para un país con una red deficiente de carreteras, una infraestructura debilitada, condiciones de vida difíciles y una grave proliferación de minas terrestres.

Sin embargo, el deseo de tener éxito es grande, y el UNICEF está haciendo todo lo que puede para ayudar. Muchos otros organismos de las Naciones Unidas, como el PNUD, la UNESCO, el PMA y la OCAH, así como diversas organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales, también dan su respaldo al Ministerio de Educación para que esta campaña tenga éxito.


 

 

Búsqueda