RD Congo - País en crisis

El UNICEF en acción

Imagen del UNICEF
© EU photo via UN

En mayo de 2003 se desencadenaron enfrentamientos en la provincia de Ituri, ubicada en la zona oriental del país. La lucha se extendió rápidamente a Bunia, la ciudad más grande de la región, y provocó la huida de 40.000 mujeres y niños aproximadamente. Se ha denunciado que miles de niños fueron testigos de atrocidades tales como el asesinato de sus madres, padres y hermanos.

Respuesta inmediata

El UNICEF respondió a esta crisis en las 48 horas posteriores mediante el envío por avión de provisiones a la región, con el fin de asistir a los civiles que habían quedado atrapados en el conflicto. Entre las provisiones enviadas figuraron más de 10 toneladas de botiquines con medicamentos esenciales, envases para almacenar agua, sueros intravenosos, tiendas de campaña, planchas de plástico, sales de rehidratación oral (para el tratamiento de la diarrea), bidones y productos para purificar el agua.

Luego de ayudar a instalar una clínica de emergencias para tratar a los heridos y varios centros de alimentación terapéutica para darles leche y sales de rehidratación oral a los niños desnutridos, UNICEF procedió a enviar por avión galletas con alto contenido de proteínas, así como planchas de plástico, para los desplazados.

Asimismo, el UNICEF instaló varios tanques de almacenamiento de agua para 40.000 personas y ayudó a construir letrinas y a reparar el sistema de abastecimiento de agua de Bunia. Además, la organización envió a un especialista en protección infantil para que comenzara a identificar a los niños que quedaron separados de sus familias durante el combate, a fin de ayudar a reunirlos con sus parientes. Más recientemente, el UNICEF instaló un centro para el tratamiento del cólera por si se desata una epidemia como la que afectó al país en septiembre de 2002.

Queda mucho más por hacer

Estas medidas han servido para salvarle la vida a miles de niños, pero aún queda mucho por hacer. Según algunos informes actuales, todavía quedan grupos armados en la República Democrática del Congo que obligan a miles de niños a participar en la lucha y a cometer atrocidades. Algunos de esos niños no han cumplido aún los 10 años. Según ciertas fuentes, un tercio de los niños del país se han visto obligados a tomar las armas. Asimismo, han comenzado a aparecer denuncias de que cientos de mujeres y niñas son víctimas de violaciones, mutilaciones y asesinatos en la provincia de Ituri.

Carol Bellamy, directora ejecutiva del UNICEF, solicitó a todas las partes del conflicto que pongan freno a los ataques contra los civiles, al reclutamiento de niños y a la destrucción de las escuelas y los centros de salud. Asimismo, exigió que se otorgue a las organizaciones humanitarias acceso total, seguro e irrestricto a todos los sectores vulnerables de la población.

Una de las mejores maneras de ayudar a los niños a hacer frente a la violencia brutal y al miedo permanente consiste en que regresen a la escuela. Esto brinda a los niños (y a sus padres y madres) cierto grado de rutina, y a la vez funciona como refugio durante el día, particularmente en el caso de las niñas, que están más expuestas a los ataques sexuales en el conflicto.

En junio, el UNICEF colaboró con la reapertura de varias instituciones escolares en Bunia y Beni para que unos 1.000 alumnos de escuela primaria pudieran rendir sus exámenes finales, y actualmente está enviando material para evitar que cierren.

La continuidad en la colaboración del UNICEF depende de la disponibilidad de fondos y donaciones destinados a esta situación de emergencia olvidada.


 

 

Llamamientos humanitarios

Los ultimos llamamientos para la asistencia humanitaria a los países y regiones en crisis estan disponibles en nuestras páginas Países en crisis (en inglés).
Búsqueda