Sudán

En Darfur, las matrículas escolares se duplican a pesar del agravamiento de la crisis

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ04-0240/Parker
Sentada en el suelo sobre un trozo de lona impermeable, una pequeña asiste a clase con otros niños desplazados en una escuela provisional en Darfur.

DARFUR, Sudán, 3 de marzo de 2005 – Durante los últimos seis meses, las matrículas escolares han aumentado más del doble en Darfur. Los menores de 18 años representan más de la mitad de la población desplazada en Darfur, y el UNICEF considera que brindarles educación es la clave para estabilizar sus vidas.

Desafortunadamente, la población afectada por el conflicto también se ha incrementado más del doble desde agosto. Según el UNICEF, la crisis en Darfur sigue siendo la emergencia más compleja del mundo, y se caracteriza por la inseguridad generalizada, el desplazamiento de la población y la dependencia de la ayuda humanitaria.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ04-0241/Parker
En el campamento El Meshtel de Darfur, una mujer retira la cáscara del grano que recogió del suelo tras la distribución de alimentos.

Grupos de milicianos han forzado a las comunidades del Sudán a abandonar sus aldeas y a huir a zonas urbanas o a campamentos del vecino Chad. Cálculos actuales indican que más de 210.000 refugiados permanecen en el Chad, mientras que la población desplazada en Darfur se ha elevado a cerca de 2,4 millones. De estas personas, 1,4 millón son menores de 18 años y 550.000 no han cumplido aún los cinco años de edad. El UNICEF ha advertido que, debido al creciente deterioro social y económico, estos niños son particularmente vulnerables a la violencia, el abuso, el hambre, las enfermedades y la explotación.

El UNICEF cree que la educación es la clave para estabilizar y normalizar la vida de los menores atrapados en el conflicto. “El UNICEF considera que, en las situaciones de emergencia, la educación es absolutamente vital, no solo porque proporciona a los niños la oportunidad de aprender, sino también porque normaliza un poco sus vidas. En estos centros, los niños y las niñas aprenden, cantan y bailan”, dice el Representante Especial del UNICEF para el Sudán, Keith McKenzie. Las escuelas proporcionan a los menores un medio seguro y protector, y ofrecen apoyo psicosocial a los estudiantes que lo necesitan.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ04-0265/Nesbitt
En el Chad permanecen más de 210.000 refugiados, mientras que la población desplazada en Darfur ha aumentado a cerca de 2,4 millones de personas.

El UNICEF se ha comprometido a reestablecer las actividades educativas para 300.000 niños y niñas de escuela primaria afectados por el conflicto, y para 50.000 niños de la comunidad anfitriona. A finales de febrero, y con apoyo del UNICEF, aproximadamente 167.241 niños afectados por el conflicto fueron matriculados en Darfur. “Alrededor del 30% de los niños y las niñas de escuela primaria ya están asistiendo a clase, y esto es un logro extraordinario. Sin embargo, debemos hacer lo posible para que todos los niños vuelvan a estudiar”, agregó McKenzie.

El UNICEF también ha advertido que se podría presentar una escasez grave de alimentos a causa de la inminente sequía. Los 2,6 millones de personas que han sido víctimas del desplazamiento por el conflicto corren peligro de perder la estación de siembra, debido a que aún están viviendo en los campamentos. “Esto quiere decir que esas personas necesitarán ayuda humanitaria durante los próximos 18 meses”, explicó McKenzie.


 

 

Audio (en inglés)

3 de marzo de 2005:
El Representante Especial del UNICEF para el Darfur, Keith McKenzie, habla sobre las actividades que lleva a cabo el UNICEF para que más niños de Darfur vuelvan a la escuela.

Ensayo fotográfico

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda