Panorama: Sierra Leona

La educación siembra las semillas de un futuro mejor para los adolescentes en Sierra Leona

La edición del “Estado Mundial de La Infancia” 2011 de UNICEF se titula: “La adolescencia: una época de oportunidades”. Con más de 1.000 millones de personas entre los 10 y los 19 años, esta serie de historias, ensayos y documentales de audio y vídeo se centra en el desarrollo y los derechos humanos de los adolescentes, al tiempo que busca acelerar y elevar su lucha contra la pobreza, la desigualdad y la discriminación por razones de género. A continuación uno de los ensayos.

KAILAHUN, Sierra Leona, 25 de febrero de 2011 - En este distrito rural de Kailahun todo el mundo participa de alguna manera en la agricultura, tanto los niños y niñas que ayudan a su madre a separar las semillas o los ancianos que escardan en el campo. Sin embargo, para David Vandy, de 15 años, la agricultura ya no sólo consiste en poner comida en la mesa. Se trata también de su educación.

VÍDEO (en inglés): La corresponsal de UNICEF, Kyle O'Donoghue, informa sobre la determinación de estudiar de David Vandy, de 15 años, un niño de una zona rural de Sierra Leona que planta y vende cultivos para ayudar a pagar sus propios costos escolares..  Véalo en RealPlayer

David creció en Dawa, un pequeño pueblo ubicado en la frontera de Sierra Leona con Liberia. No fue lejos de Dawa donde los primeros rebeldes cruzaron la frontera en 1991, marcando el inicio de 11 años de guerra civil en Sierra Leona.

Durante la guerra, Kailahun fue quizás la zona más afectada, ya que estuvo bajo la ocupación rebelde durante todo el conflicto. La mayoría de la gente huyó en medio de las matanzas, la tortura, la violación y el reclutamiento de niños soldados. David y su familia huyeron a Liberia.

La agricultura para pagar la escuela

Cuando volvieron en 2002, David le dijo a su padre que quería ir a la escuela. Sin embargo, todos los estudiantes de Sierra Leona tienen que cotizar una pequeña cuota de aproximadamente 1 dólar por cada término para pagar a los profesores no registrados y comprar útiles escolares. Para la familia de David, la tasa era inalcanzable.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
David Vandy, de 15 años, planta y vende cultivos para ayudar a pagar sus costos escolares en el pueblo de Dawa, situado en el distrito rural de Kailahun, Sierra Leona.

“Pero yo me dije, voy a ir a la escuela, me voy a obligar a ir a la escuela”, recuerda David.

Sin que nadie pudiera convencerlo de lo contrario, David fue al monte que hay cerca de la aldea y comenzó a desbrozar su propia parcela de tierra para cultivarla. Planta ajíes, cacao y yuca, y cuando están maduros los vende en un mercado cercano. David utiliza el dinero para financiar su propia educación.

Esperanza para el futuro

Como alumno de la que sólo es, desde que acabó la guerra, la segunda clase de enseñanza primaria en Dawa, David se muestra optimista sobre su futuro. “Cuando me gradúe en la escuela quiero ser maestro”, dice.

En caso de que David apruebe sus exámenes finales, se trasladará a la escuela secundaria en un pueblo cercano. Queda por saber si podrá pagarse sus viajes la cuota escolar.

A pesar de su deficiente infraestructura y la grave carencia de profesores capacitados, Sierra Leona se está esforzando por mejorar la educación. La estabilidad que ofrecen ocho años de paz es una señal de esperanza para la actual generación de adolescentes de este país.


 

 

Búsqueda