Rwanda

La Primera Dama de Rwanda premia a jóvenes mujeres por sus logros académicos

Imagen del UNICEF
© UNICEF Rwanda/2008/Rippe
La Primera Dama de Rwanda, Jeannette Kagame, felicita a una de las 58 niñas que recibieron premios a la excelencia académica.

Por Carol Douglis

MUHANGA, Rwanda, 12 de mayo de 2008 – A principios de este mes, 58 jóvenes tuvieron su momento de gloria cuando la Primera Dama de Rwanda, Jeannette Kagame, las premió por sus logros académicos sobresalientes.

La ceremonia, que contó con el patrocinio de UNICEF, se llevó a cabo en las afueras de Kigali y fue organizada por la Fundación Imbuto, creada por la Primera Dama para brindar apoyo a los proyectos de educación y bienestar social.

Se trata de la quinta ceremonia anual en que la Primera Dama de Rwanda hace entrega de los premios a las niñas seleccionadas por sus logros extraordinarios. Este año, se premió a 479 niñas provenientes de todas las provincias del país. Las más jóvenes recibieron una mochila llena de libros y elementos escolares, mientras que las alumnas secundarias premiadas obtuvieron computadoras portátiles y becas de capacitación en computación.

“Que estos obsequios sirvan para mejorar aún más el desempeño escolar de las niñas de todo el país", dijo la Sra. Kagame.

La educación de las niñas es una prioridad nacional

Pese a que las tasas de matriculación escolar primaria inicial de Rwanda son elevadas, la pobreza, la falta de capacitación de los maestros y los programas anticuados –así como ciertas costumbres y tradiciones– constituyen factores que contribuyen al aumento de las tasas de deserción escolar, especialmente entre las niñas.

Sin embargo, la educación de las niñas ha comenzado a adquirir prioridad en todo el país, gracias en parte a que la Constitución de Rwanda establece que por lo menos un 30% de los legisladores nacionales deben ser mujeres. En la actualidad, Rwanda tiene la proporción más elevada de mujeres legisladoras del mundo, ya que éstas ocupan el 49% de los puestos en el Parlamento y el 35% de los puestos en el Senado.

“Para que las mujeres puedan seguir ocupando cargos de liderazgo, debemos prepararlas a partir de la escuela primaria y durante todo el resto de su educación”, afirmó Théoneste Mutsindashyaka, Ministro de Estado de Educación Primaria y Secundaria.

Persisten los obstáculos

Los dirigentes rwandeses saben que para que su país pueda hacer realidad su visión de una economía pujante y basada en los conocimientos, serán necesarias tanto las aportaciones de los hombres como las de las mujeres. Actualmente, la mayoría de la población de Rwanda depende de la agricultura de subsistencia.

La Primera Dama exhortó a que se realicen mayores esfuerzos para eliminar el acoso sexual y la violencia contra los niños, que constituyen los obstáculos más graves para la asistencia de las niñas a la escuela. Otros obstáculos a la participación escolar de las niñas son la pobreza, las exigencias laborales y la creencia generalizada de que las niñas no pueden triunfar en sus estudios, especialmente en el campo de las ciencias.

Además, en Rwanda hay unos 100.000 niños y niñas que pertenecen a familias encabezadas por menores. Por lo general, la jefa del hogar es la hermana mayor, que no puede ir a la escuela aunque sus hermanos menores sí lo hagan.

Otro factor que influye en la deserción escolar de las niñas es la ausencia de instalaciones sanitarias adecuadas. Cuando las niñas deben compartir los retretes o letrinas con los varones suelen ser objeto de burlas y provocaciones. El Gobierno, UNICEF y sus aliados colaboran para mejorar esas instalaciones sanitarias escolares.

Un palacio de riquezas

“Si continúan en la senda de la excelencia académica”, dijo a las niñas el Dr. Joseph Foumbi, Representante de UNICEF en Rwanda, durante la ceremonia de entrega de los premios, “triunfarán y serán las mentoras de sus hermanas menores y de las generaciones por venir. Ustedes demostrarán que no está errado el antiguo proverbio rwandés que dice ‘Umukobwa ni nyampinga’, que una niña es un palacio de riquezas”.

Los premios forman parte de una iniciativa más amplia de UNICEF y las Naciones Unidas cuyo objetivo consiste en elevar los niveles educacionales en todo el país. UNICEF realiza esfuerzos para mejorar la calidad de la capacitación docente y ha colaborado con el Gobierno de Rwanda en la redacción del borrador de una Política de Educación de las Niñas, que podría ser aprobado en breve por el Parlamento.

Además de ello, UNICEF y sus aliados han colaborado con el Gobierno en la creación de 52 escuelas acogedoras para los niños y niñas. El éxito del programa de escuelas acogedoras para los niños ha impulsado al Gobierno a tratar de aplicarlo en unas 400 escuelas y a comenzar a emplear las normas de las escuelas acogedoras para los niños y niñas como patrón de calidad en las demás escuelas del país.


 

 

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda